Archivos Octubre 2002

Autor: Silvio Avilez Gallo

12b.jpgLa maternidad es el sentimiento más fuerte que puede experimentar una mujer. Es, asimismo, un misterio oculto a nuestros ojos pero no por ello menos maravilloso que conmueve las fibras más íntimas de la mujer y la hace sentirse plenamente realizada. La maternidad, a la vez misterio y maravilla, don y responsabilidad, amor y sacrificio, entrega y abnegación, deja una huella indeleble en el alma de quien alguna vez ha sentido moverse en sus entrañas el diminuto e indefenso ser que viene a completar la unión de sus progenitores. Inclusive en los animales inferiores la maternidad, como instinto natural, está tan arraigada a la especie que la visión de una hembra cuidando amorosamente de sus crías nos conmueve y despierta ternura, como también nos entristece la suerte del pequeñuelo que a veces es abandonado por su madre, venciendo el instinto natural, por razones que no acabamos de comprender.

Si el sentimiento maternal es tan fuerte aun en los seres supuestamente irracionales, con mayor razón quedamos anonadados, asombrados e indignados ante el terrible espectáculo de un niñito abandonado por su madre como un desperdicio o algo inútil e indeseable. También nos conmueven las muestras de solidaridad de aquellas personas que acuden en ayuda del desechado, como también el calvario que deben recorrer los matrimonios que no han sido bendecidos con hijos para acoger como propios los frutos rechazados por madres desnaturalizadas.

Renunciar deliberadamente a la maternidad mediante el aborto no es solamente un crimen contra la dignidad del hijo nonato sino también una grave ofensa a Dios, que es el Autor de la vida. Por el relajamiento de las costumbres en la sociedad hedonista actual muchas niñas inician tempranamente una activa vida sexual, sin medir las consecuencias de sus actos, y cuando se dan cuenta de que producto de esa irresponsabilidad hay una nueva vida en sus entrañas, resulta inconcebible que recurran a los servicios de "especialistas" para deshacerse de ese "estorbo" como quien desecha una cosa indeseada e inservible. Más increíble aún es constatar que hay organizaciones que reciben ayuda nacional e internacional para dedicarse a la lucrativa industria de la muerte, con el socorrido pretexto de "proteger" supuestos "derechos reproductivos" de sus clientes.

Algunos profesionales de la medicina, que contrariando el juramento hipocrático, se dedican a prestar este tipo de "servicio" sostienen, con asombrosa liviandad y absoluto desconocimiento de la psicología, que el aborto casi nunca deja secuelas en la fallida madre. No importa que se califique el aborto como "procedimiento terapéutico" o se lo disfrace con otras denominaciones eufemísticas, se trata siempre de una agresión invasiva que genera en la paciente una serie de reacciones fuertes con graves alteraciones emocionales que suelen requerir ulterior tratamiento psicológico o psiquiátrico y dejan no pocas veces huellas permanentes en la personalidad de la abortante, salvo naturalmente que se trate de alguien que carezca de principios morales o padezca de trastornos psicopáticos o psicóticos.

En un mundo donde se habla hasta la saciedad del respeto por los derechos humanos, resulta una incongruencia que no se respete el primero de los derechos --el derecho a la vida-- en seres inocentes que no han pedido venir al mundo. Tal actitud, típicamente farisaica e hipócrita, merece repudio porque el aborto es un crimen contra el más frágil de los seres humanos. Enarbolar, como conquista, el supuesto derecho a eliminar a indefensos --niños-- o desvalidos --ancianos-- equivale a vanagloriarse de algo que debería ser, por el contrario, motivo de profunda vergüenza. Pero también es verdad que vivimos en un mundo al revés...

Santiago de Chile, octubre de 2002

 

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer