Archivos Abril 2003


sagrada familia.jpgEl 21 de octubre de 2001 en la basílica de San Pedro, el Papa Juan Pablo II beatificó al matrimonio de Luigi Beltrame Quattrocci (1880-1951) y María Corsini (1884-1965), siendo éste el primero que goza de ese estado. Pero si retrocedemos en el tiempo, nos hallamos con la primera familia santa: "La Sagrada Familia". Trasladémonos al 25 de diciembre, a la ciudad de Belén. Hallamos a una madre, María, a un padre, José, y a un pequeño niño que acaba de nacer, Jesús. José y María contemplan a su niño y comparten la felicidad de ser padres con unos pastores y reyes magos que vienen a conocer al niño y que le traen regalos -oro, incienso y mirra-. Jesús, María y José son la Sagrada Familia, y para nosotros como cristianos, ellos son nuestro modelo a seguir para hacer de nuestra familia un hogar santo.

María, como toda mujer, debió realizar las mismas tareas que cualquier mamá: dar de mamar, cambiar pañales, cuidar el sueño del pequeño Jesús, preocuparse de las labores domésticas, atender a José cuando llegaba al hogar después de una intensa jornada de trabajo. No sólo compartió las alegrías de este Niño, también debió compartir su sufrimiento: primero, debió aprender a ser padre y madre cuando quedó viuda, aunque el verdadero padre de Jesús era Dios, debió vivir en silencio y con mucho dolor las criticas que le hacían a Jesús y ver cómo lo crucificaban, pero al mismo tiempo fue testigo de la mayor felicidad al saber y ver, que su hijo había resucitado.

María, fue una mujer especial, que supo acatar los mandatos de Dios, sin poner quejas ni resistencia; al contrario, colocó todo su amor para cumplir lo que Dios le había mandado.

luigi y maria q.jpgRasgos de Santidad

En la Homilía celebrada en la ceremonia de beatificación, el Papa señaló, que "la existencia del hombre está orientada al encuentro con Dios" y esto se manifiesta claramente en este matrimonio italiano de la primera mitad del siglo XX.

Si nos preguntamos cuáles son las huellas que nos hacen ver en este matrimonio rasgos de santidad, observamos que muchos de ellos son aplicables a las familias cristiana, pero la diferencia está en el amor a Dios:

- El matrimonio ha sido establecido por Dios. La Biblia enseña que Dios después de haber creado a Adán, dijo: "No es bueno que el hombre esté solo. Hagámosle una compañera semejante a él" (Gn. 2,18) y añade "por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y vendrán a ser los dos una sola carne" (Gn. 2,24).

Luigi Beltrame nació en Catania, en el sur de Italia, el 12 de enero de 1880 y María en Florencia el 24 de junio en 1884. Los dos fueron criados en el seno de una familia católica y desde pequeños practicaron fervientemente su fe, asistiendo todos los domingos a Misa y participando de los sacramentos. Se conocieron en Roma, en 1899, cuando eran adolescentes y al poco tiempo, iniciaron su noviazgo. El 25 de noviembre de 1905 se casaron en la basílica romana de Santa María Mayor.Estuvieron casados durante cincuenta años.

Eran una pareja normal con las aficiones típicas de la clase media romana desde la política hasta la música, que se apoyaban el uno en el otro para sacar adelante a sus cuatro hijos. No fundaron ninguna orden religiosa, ni tuvieron experiencias místicas, pero convirtieron su trabajo en servicio habitual a los demás y volcaron todo su cariño en la vida familiar. La santidad de ambos creció en pareja -antes de casarse Luigi no vivía su fe cristiana con especial fervor-.

- La fidelidad es un gran valor humano y una gran virtud que hace posible el despliegue auténtico de la personalidad y la felicidad familiar. Uno de sus hijos, Cesare, recuerda que cuando su padre se iba de viaje a Sicilia, era suficiente que llegara a Nápoles para que enviara un mensaje a María, en el que contaba a su mujer lo mucho que la echaba de menos.

- La fertilidad es la bendición original dada por Dios al hombre y a la mujer. Es un don divino, como también lo es la maternidad, y no es solo asunto de la mujer, es una realidad que debe ser vivida en conjunto con el padre y la madre. En los primeros cuatro años de matrimonios nacieron tres hijos: Filippo (1906),Cesare(1909)y Stefania (1908-1993), pero en 1913, la joven familia atravesó un momento doloroso y bastante incierto cuando el cuarto embarazo de María tuvo serias complicaciones y los médicos pronosticaban que no sobreviría al parto, ni tampoco el hijo que llevaba en su vientre. Aunque los doctores manifestaron que un aborto podría salvar la vida de María, ésta consultando con su esposo, decidió confiar en la protección divina de Dios. Y, si bien es cierto el embarazo fue duro, tanto madre e hijo milagrosamente sobrevivieron. Esta experiencia llevó a toda la familia a consolidar su vida de fe y trabajar duro por sus anhelos de santidad. Y fue así, como nació en 1914 Enrichetta.

Luigi y María, hicieron de su familia una auténtica iglesia doméstica, abierta a la vida, a la oración, al testimonio del Evangelio. Prueba de ellos es que de los cuatros hijos que tuvieron, tres de ellos tomaron el camino del sacerdocio o la vida religiosa: Filippo(padre Tarcisio),Cesare (padre Paulino) y Stefania (Sor María Cecilia).

- La espiritualidad. Los beatos esposos, inspirándose en la palabra de Dios y en el testimonio de los santos, vivieron una vida ordinaria de modo extraordinario. En medio de las alegrías y las preocupaciones de una familia normal, supieron llevar una existencia extraordinariamente rica en espiritualidad. En el centro, la Eucaristía diaria, a la que se añadían la devoción filial a la Virgen María, invocada con el rosario que rezaban todos los días por la tarde, y la referencia a sabios consejeros espirituales. Así supieron acompañar a sus hijos en el discernimiento vocacional, entrenándolos para valorarlo todo "de tejas para arriba", como simpáticamente solían decir.

luigi y maria q1.jpgSegún Cesare "Entre papá y mamá se dio una especie de carrera en el crecimiento espiritual. Ella comenzó en la parrilla de salida, pues vivía ya una intensa experiencia de fe, mientras que él era ciertamente un buen hombre, recto y honesto, pero no muy practicante. A través de la vida matrimonial, con la decisiva ayuda de su director espiritual, también él se echó a correr y ambos alcanzaron elevadas metas de espiritualidad. Por poner un ejemplo: mamá contaba cómo, cuando comenzaron a participar diariamente en la misa matutina, papá le decía "buenos días" al salir de la iglesia, como si sólo entonces comenzara la jornada".

- La caridad es el alma de la santidad, hace más aceptable la renuncia, más ágil el combate espiritual, más generosa. La pareja era conocida en círculos de iglesia por su ayuda a disidentes políticos bajo el fascismo. Fueron miembros de numerosas organizaciones caritativas y sociales auspiciadas por la iglesia. Luigi fue vice-abogado general del Estado italiano, amigo personal de muchos de los políticos que, después de la Segunda Guerra Mundial, impulsaron el renacimiento de Italia tras el fascismo de Musolini, como Alcide de Gasperi o Luigi Gedda. Y María, era profesora y escritora de temas de educación; estuvo comprometida en varias asociaciones, como la Acción católica Femenina, y trabajó como voluntaria asistiendo a los etíopes en dicho país durante la segunda guerra mundial.

Seguramente, hay más rasgos de santidad que podríamos encontrar en este matrimonio, sin embargo lo importante hoy en día, es defender el matrimonio y vivirlo bajo el alero de Dios, y no olvidar que desde el momento que recibimos el sacramento ante el altar, Dios toma nuestros corazones y lo funde en uno solo para que corramos en un mismo sentido y dirección. Y que con esa gracia que recibimos, seamos capaces de construir nuestra propia iglesia doméstica, la cual nos ayudará a ser fuertes en la fe en Cristo.

Actualmente, la Congregación para la Causa de los Santos, señala que existe otra pareja de esposos que podrían ser elevados a los altares: Louis y Zeile Martín, los padres de Santa Teresa de Lisieux. Esto nos enseña, que como católicos, debemos seguir contemplando la imagen de la Sagrada Familia, para que ablande nuestros corazones e ilumine nuestra fe, para constituir no solo un matrimonio santo sino un hogar santo.

Bibliografía:
http://www.aciprensa.com/testigosdefe/beltrame.htm
http://www.aciprensa.com/testigosdefe/beltrame.htm
www.iglesia.org/articulos/santos/b_lym_betrameq.php

La Mujer, compañera y colaboradora de la vida

Nuestro país está viviendo tiempos fuertes, de profundos y grandes cambios culturales y valóricos, que lentamente le van dan un rostro distinto a nuestra patria. Se trata de cambios que van expresando una honda transformación de mentalidad y de la visión del ser humano, que influyen directamente en el interior de cada persona, de cada familia y en la sociedad.

¿Qué papel jugamos nosotras en todo esto? Sin duda que uno muy importante. Según las estadísticas del censo del año 2002 la población femenina es mayor que la masculina y los hogares que tienen como jefe a una mujer han aumentado hasta el 31,5% (esto incluye las familias monoparentales). ¿Cómo poder decir, entonces, que en gran parte los cambios culturales no pasan por nuestro corazón, por nuestras manos, por nuestro ser?

Si bien, a la mujer le es más difícil acceder a los más altos puestos públicos y en la empresa privada por muchos y distintos motivos, no por eso vamos a olvidar cuanta influencia tenemos en nuestro medio familiar, social, laboral y político. Mal que mal todo hombre depende en mayor o menor grado de alguna mujer y viceversa.

Por eso es de tanta importancia que cuidemos y hagamos todo lo posible por mantener y acrecentar los dones que Dios nos regaló al crearnos mujeres. Como tales tenemos la misión de humanizar y complementar al hombre ayudando a gestar una cultura con alma, donde el ser humano sea La_Madre_Cuida.gif
considerado, acogido, querido por ser quien es y no por cuánto vale o produce. Somos la compañera, muchas veces silenciosa, de muchos hombres, que desde un segundo plano estamos atentas para ayudarlos a servir a los demás. Somos esa colaboradora, siempre presente y fiel, que asume los desafíos que la vida le depara sin volverles la espalda, sin olvidar que es nuestro esfuerzo constante y muchas veces sacrificado el que hará que otros puedan tener un hogar y una vida dignas para vivir. Como madres, esposas, hijas, hermanas, primas... secretarias, asesoras, dependientes, vendedoras, gerentes, directoras, profesoras... tenemos mucho que aportar si vivimos cada día con la conciencia que somos compañeras y colaboradoras en cada tarea que Dios deposita en nuestras manos.


entrar en el silencio.jpg"El fruto del silencio es la oración,
el fruto de la oración es la fe,
el fruto de la fe es el amor,
el fruto del amor es el servicio,
el fruto del servicio es la paz."

Madre Teresa de Calcuta

maternidad_soplo_de_vida.jpgEn los últimos años se ha venido constatando un cambio en el comportamiento de los niños. Sin duda que hoy ellos son más informados de lo que nosotros lo éramos a su edad y tienen más conciencia de sus derechos. También existe una relación más horizontal con sus padres que la que anteriormente había entre las distintas generaciones.

No cabe duda que muchos padres se sienten desorientados frente a estos niños que manejan las situaciones según sus caprichos. La pregunta que todo padre y madre se hacen en este caso es “¿qué estoy haciendo mal qué no logro que me obedezca?” o “qué hago para qué me escuche?”

El problema está más en nosotros que en ellos. Muchos hemos dejado de creer en los pilares que sostienen la verdadera maternidad, los que son necesarios para construir un verdadero hogar. Como mujeres y madres es necesario que para poder educar a nuestros hijos bien primero hayamos tomado conciencia de lo qué es la maternidad y el cómo poder conquistarla interiormente

La maternidad, al igual que la paternidad, se caracteriza primero que todo porque engendra vida. Esto da origen a una relación básica: el de la maternidad y de la filialidad. Ser madre significa ejercer la autoridad, servir, proteger y cultivar la vida. La madre es colaboradora e instrumento de la paternidad divina y, por lo tanto, reflejo de la misma para sus hijos.

Sus características:

• La maternidad se caracteriza por tener un contacto vital con el hijo, con “su” vida, en la que respetamos su “originalidad”, el sello con que Dios lo marcó desde la eternidad o dicho de otra forma con su proyecto de vida originario.

• La madre cuida de todo y de todos sin angustiarse. Sabe hacer grandes y pequeños sacrificios por los suyos; sacrificios que son por amor y tomados en “libertad interior”, que tienen su origen en el “sí” de la concepción.

• Desarrolla la vida del que le ha sido confiado y que es independiente de ella. Reconoce al otro como algo ajeno a ella, como un ser humano que tiene derecho a buscar su propio camino y no a realizar los sueños de sus padres.

• Demuestra con hechos concretos el amor que se les tiene.

• Con cuidado y sabiduría va permitiendo que sus hijos se vayan independizando y que amplíen sus horizontes haciéndose cada vez más innecesaria a medida que ellos crecen.

• Se gana la autoridad sobre ellos más que por sus palabras, que son muy necesarias, por el ejemplo de vida que les da y por el amor que les En la medida que la madre cultive más y más una armonía entre lo que cree y lo que vive más probabilidades tiene de poder ser una persona a la que siempre recurrirán buscando cobijamiento.

• Confía en sus hijos y está siempre pendiente de cómo conducirlos para que ellos puedan realizarse plenamente en cada epata de sus vidas. Con sabiduría cuida y vela por afianzar todo lo noble y bueno que tienen, más allá de sus fracasos, errores y desengaños.

• Sabe poner límites. Exige y causa dolor, pero lo hace en el amor y por el amor, pues “quien no ama no tiene derecho a castigar”. Las palabras de don Bosco tienen en este contexto un profundo sentido: “Si quieres que se te obedezca, debes lograr ser amado (lo mismo vale en relación a todas las demás virtudes). Si queréis ser amados, entonces, debéis amar. Y esto sólo no basta. Debéis dar un paso más. Vuestros hijos no sólo han de ser amados por vosotros, sino que deben llegar a darse cuenta de ellos. ¿cómo se llega a dar esto? Debéis preguntárselo a vuestro corazón, él lo sabe.”

• Por esto es importante que los padres acuerden entre ellos los límites con anterioridad, que no se contradigan en frente de los hijos y que en caso necesario suspendan la respuesta que se le dará hasta poder conversarlo entre ambos.

• Su actitud sencilla y serena frente a la vida es la que hará que sus hijos quieran recurrir a ella.

• Cultiva la cercanía necesaria para poder acogerlos y recibirlos siempre; pero también la lejanía que marca la diferencia entre ser un igual –como lo son los hermanos- y entre ser madre e hijo.

Toda maternidad se apoya en la paternidad que regala el padre de familia. Por eso es importante ayudar a que nuestros esposos profundicen su paternidad que se reflejará en un cuidado personal y profundo por los suyos, que sabrá guiar, apoyar, apuntalar, exigir según lo vaya necesitando la vida de los hijos. Dejémonos complementar por nuestros maridos para que podamos cada uno ejercer sanamente tanto la maternidad como la paternidad.

Ser madre nos quita tiempo para poder realizar las actividades a las que nos gustaría abandonarnos si no les dedicáramos tanto tiempo a nuestros hijos. No se trata de estar todo el día encima de ellos, pero sí de ponerlos al centro de nuestro corazón tal como nos tiene Dios en el suyo.

Si queremos un mundo mejor y que nuestros hijos sean buenos padres, empresarios, ciudadanos, cuidemos primero de regalarles el poder experimentar una maternidad educada y encarnada a través de nuestras vidas.

Aporte de Patricia Paiva

Las últimas semanas en Estados Unidos

En las últimas semanas hemos visto una disminución de la tasa de política monetaria a un 1% por parte del Federal Reserve y la aseveración que aun hay espacio técnico para llevarla a menos del 0,5% si fuera necesario, alejando la posibilidad de medidas menos ortodoxas como la compra directa de títulos de deuda de largo plazo. Además en julio empezó a regir la rebaja tributaria en el país del Norte, la que tendrá un impacto directo en el poder adquisitivo de los consumidores. Los descuentos por planilla ya son menores este mes y algunas familias empiezan a recibir cheques como créditos por el número de hijos; a su vez quienes tienen ingresos por dividendos saben que su declaración de impuestos del próximo año será más aliviada.

Lo anterior no puede más que reforzar la reactivación que se esperaba para el segundo semestre de este año -del cual ya ha pasado un mes- y que el Federal Reserve Americano pronostica entre el 3,5% y 4,0% para lo que queda del año y sobre el 4,0% para el 2004. Sin embargo, las cifras económicas aún no dan testimonio claro de una recuperación tan vigorosa; quizás la reciente alza en las tasas de interés a largo plazo puede considerarse como la primera indicación al respecto.

Desgraciadamente el empleo no mejora y a estas alturas parece claro que, producto de las alzas de costos laborales en materia como pensiones y salud, en un contexto de baja inflación, ésta será una recuperación con poca creación de empleo, lo cual es una complicación política adicional para el Presidente Bush. En las próximas semanas deberíamos ver datos definitivos de un segundo semestre más dinámico o indicaciones en el sentido de que la reactivación se posterga algunos meses, en cuyo caso serán anunciadas o adoptadas, nuevas medidas de estímulo. De lo que sí podemos estar seguros, es que, algunos meses antes o después, veremos una aceleración económica en el país del norte.

Las últimas semanas en Chile

Para Chile el período también fue noticioso. Parece que la transición psicológica de los elevados crecimientos que tuvimos por media generación a un desempeño más modesto se está completando. El acomodo de los consumidores a un entorno de menor empleo y menores alzas de salarios parece haber terminado y ya se les ve dispuestos a adquirir bienes y endeudarse. Las empresas ya absorbieron sus inversiones hechas para crecimientos mayores y las actuales expansiones de la capacidad productiva son más moderadas. Los precios de los activos se ajustaron a la nueva realidad y ya han podido volver a crecer. En los últimos días hemos visto dos acontecimientos que muestran cómo el Gobierno está actuando de la misma forma, desechando la opción de un programa que permita al país volver a crecer aceleradamente, pero actuando con prudencia de modo de evitar el estancamiento y el caos. Los mayores impuestos y los avances importantes en lograr un tratado de Libre Comercio con Estados Unidos son lo más relevante del mes que termina.

Más impuestos

Lo que pareció una opinión fuera de contexto del Ministro de Hacienda hace algunos meses, ya es realidad. El IVA subirá en un punto a partir de octubre. El gobierno se mantiene fiel a su posición ideológica de que un Estado más grande es mejor. Incluso da como ejemplo las altas participaciones del gasto del gobierno en países europeos y en general en países desarrollados. Olvida que esos países pueden probablemente soportar dichos gastos hoy porque ya crecieron y que la relación crecimiento del gasto y desarrollo no es real, sino que se debe a los incentivos del sistema político. Quienes logran contenerla por el tiempo suficiente se desarrollan, los demás siguen en la lista de casos perdidos. Desde la importante contención del gasto público de los años 80, que permitió bajar impuestos en todos los frentes sean aranceles, IVA, cotizaciones salariales, impuesto a la renta de empresas, etc., ya se ha retrocedido en gran medida, con excepción del comercio exterior. Esta realidad y una serie de indefiniciones y retrocesos en aspectos microeconómicos explican por qué la década del jaguar ha quedado atrás.

Lo bueno, sin embargo, es que se haya optado por el gasto financiado frente a la alternativa de la irresponsabilidad y que el impuesto aprobado en esta ocasión, el IVA, es uno de los que menos distorsiona dada la realidad que vive Chile hoy. A su vez es valioso que se haya iniciado una discusión más de fondo sobre el gasto del Gobierno y del manejo de sus empresas donde destacan los cuestionamientos que ha habido a CODELCO y su desempeño.

Estos aspectos positivos son los que permiten entender por qué si Estados Unidos baja sus impuestos para asegurar la reactivación, en Chile esperamos acompañarlo pese a haberlos subido. Me parece que este supuesto es razonable y es por ello que podemos proyectar, que aunque sin la velocidad del pasado, la economía chilena verá períodos de mayor crecimiento en los próximos meses.

Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos

La semana pasada se cumplió una de las etapas más difíciles al aprobarse en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el Acuerdo de Libre Comercio con Chile, conjuntamente con el de Singapur. Afortunadamente la aprobación fue bastante más holgada que el único voto que dio a Bush la autorización especial para negociar. La aprobación en el Senado Americano y el voto en el Congreso Chileno aún están pendientes, pero debieran lograrse y dentro de este año Estados Unidos debiera ser nuestro socio.
Nuestra economía es ya bastante abierta, de modo que el efecto distará de tener el dramatismo y el impacto que tuvo para México a comienzos de los 90. Será sin embargo un elemento de estabilidad adicional en la estrategia de desarrollo chileno que nos ayudará en el largo plazo. Desgraciadamente en nuestro país se ve difícil lograr el grado de unanimidad que otras decisiones de comercio exterior han tenido en el pasado. En efecto, un fallo de la OMC por una disputa con Argentina en temas agrícolas ha generado una discusión que se mezcla con el Tratado de Libre Comercio con el país del norte. Como un testimonio a la relevancia de este Acuerdo espero que sea posible separar ambas materias. Los plazos que contempla el acuerdo y las herramientas de política que éste no afecta ni limita, ameritan que su aprobación no se enturbie con un tema que, si bien relevante, no está directamente relacionado con el Tratado de Libre Comercio

Fuente: Economia y Negocios, Martes, 29 de Julio, 2003

El hijo

| 0 comentarios | 0 TrackBacks


El hijo.jpgUn hombre rico y su hijo tenían gran pasión por el arte. Tenían de todo en su colección; desde Picasso hasta Rafael. Muy a menudo, se sentaban juntos a admirar las grandes obras de arte, desgraciadamente, el hijo fue a la guerra.

Fue muy valiente y murió en la batalla mientras rescataba a otro soldado. El padre recibió la noticia y sufrió profundamente la muerte de su único hijo. Un mes más tarde, justo antes de la Navidad, alguien tocó a la puerta. Un joven con un gran paquete en sus manos dijo al padre: Señor, usted no me conoce, pero yo soy el soldado por quien su hijo dio la vida.


Claves para disfrutar la vida.jpg* Evite encerrarse en sí mismo.

* Establezca lazos de amistad.

* No viva de acuerdo al libreto de los otros.

* Reduzca el sentido de la importancia.

* Sea menos exigente con su expectativa.

* Controle las pretensiones excesivas.

* Evite las situaciones de autoexigencias.

* Perdónese en el fracaso.

* Evite idealizarse e idealizar a los demás.

* No exagere con la seriedad de los roles asumidos.

* No se preocupe demasiado por sí mismo.

* Desarrolle el sentido del humor.

* No agrande los problemas.

* Sea abierto y flexible.

* Opere con una noción positiva del futuro.

* No se obsesione.

* No persevere en lo máximo, sino lo óptimo.

* Acepte los cambios. No le tema al miedo.

* No viva apurado.

* Dese un tiempo, siempre hay tiempo para todo.

 

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer