Higiene del Alma

| 3 comentarios | 0 TrackBacks

Preocupa mucho la higiene del cuerpo. Nuestra época es particularmente sensible a la asepsia, a la limpieza, al aire incontaminado, al ambiente limpio. Es natural. El ser humano ha superado épocas de ignorancia y desidia. La calidad de vida se nos impone como una tarea rigurosa a la que todo ser desarrollado aspira y en la medida en que sus fuerzas se lo permiten, trata de hacer sensible a su alrededor. ¡Fuera la inmundicia! ¡Muerte a la suciedad! Tal vez el grito colectivo frente a los basurales en el gran Santiago sea la mejor expresión de ese espíritu de limpieza que nos acompaña, nos asiste y nos identifica.

higiene_del_alma.jpgHay también una higiene del alma, invisible, sutil, de corte más bien higiene del alma.jpgprofundo que afecta por igual a todos y que, sin embargo, no es tan perceptible como la otra. La limpieza así como la inmundicia del alma tiene que ver con la imaginación, la fantasía, la palabra, los gestos, las representaciones que muestran el espíritu interior de las personas y los grupos. A ella pertenecen otras limpiezas que merodean los universales de la verdad, de la unidad, del bien y de la belleza, para concretarlas en los universales filosóficos que todos tácitamente compartimos.

Hay mucha fantasía desatada en imágenes, que chocan contra las sensibilidades finas, hay mucha palabra desembozada que rastrea en los basurales de la coprolalia, hay mucha acción y hábito que se van haciendo costumbre, procedentes de la misma inclinación poco veraz, poco buena y poco bella. No es exagerado afirmar que nuestro mundo globalizado, el de las comunicaciones instantáneas y pluriformes, está infectado de inmundicia de muchos órdenes. ¡Cuánta basura a nuestro alrededor, presentada, sugerida o servida, sin posibilidad de escape, en la calle, en la casa a través de cables y señales inalámbricas.

Decir la verdad y actuar de acuerdo a lo que decimos, preferir el bien y actuar en conformidad a lo bueno, favorecer la unidad y no la división y finalmente optar por la belleza en vez de hacerlo por lo feo, son las manifestaciones que distinguen un alma limpia de una sucia. Son, en su conjunto, las opciones libres del hombre que manifiestan la higiene del alma.

Un conocido autor americano - Soglow - ha consagrado una frase proverbio de validez universal que bien pudiera ser el test de la higiene del alma a la que nos referimos, como contrapartida de la más conocida higiene del cuerpo. Dice asi: "Cuida tus pensamientos, que se convierten en palabras; cuida tus palabras, porque se convierten en actos; cuida tus actos, porque se convierten en hábitos; cuida tus hábitos, porque se convierten en carácter; cuida, finalmente tu carácter porque en él te juegas tu destino". En jerga moral podriamos traducirlo como una invitación a limpiar o purificar desde adentro la intención, con el fin de suscitar buenas acciones. Certeramente, Soglow ha dispuesto una secuencia lógica que pertenece a la sabiduría universal y que por su lógica racional puede ser suscrita por toda filosofía humana de cualquier procedencia: Toda ella nos asegura que la higiene del alma tiene su raíz en el pensamiento y culmina en el carácter de la persona. Correspondencia que nos lleva a predecir en nosotros mismos la conducta que tendremos y anticipar los resultados positivos o negativos de nuestra conducta.

Pensar bien, pensar rectamente, pensar positivamente, pensar limpiamente, he ahí el secreto de palabras, acciones y hábitos buenos, rectos, positivos y limpios. Las acciones y los hábitos siguen al pensamiento y a las palabras que los enuncian como la carreta a los bueyes, como la sonrisa al gozo interior, como la rigidez facial a la ira.

Habría que añadir, por cierto, que los pensamientos se alimentan con imágenes, con palabras y acciones ajenas, con propuestas que vienen de nuestros maestros de cada día; padres, amigos, líderes, profesores, comunicadores, artistas, políticos, consejeros, críticos, aduladores y en general de todos los que nos rodean cada día..

En la contingencia de cada día, la que nos toca vivir que no es ni mejor ni peor que la de ayer, cabe preguntarse por esta higiene del alma, un poco menos percibida y sentida que la del cuerpo, pero tan necesaria para la convivencia saludable, como la estrictamente corporal.

Frente a las enormes inmundicias en el ámbito del espíritu, como pueden verse, por ejemplo en nuestros medios masivos de entretenimiento y a veces en nuestra convivencia ciudadana, ¿podremos esperar que haya una voluntad unánime de la muchedumbre, que se oponga con la misma tenacidad a los basurales del espíritu? ¿Cuántas poblaciones estarían dispuestas a salir a la calle para exigir que la suciedad que nos llega hasta el alma, de adultos y de niños, de mujeres y hombres, sea rechazada con igual vigor y persistencia?

Es una reflexión que se me ocurre plantear a propósito de vertederos, basurales y otras inmundicias que atentan contra la higiene del cuerpo. Es muy sano cuidar nuestro cuerpo. El antiguo aforismo decía: "Mens sana in corpore sano", porque presuponía que el interés más perseguido por el hombre decía relación a su mente, a su espíritu. Hoy, los hechos parecen contradecir esta sentencia. Al acentuar tanto el "corpus sanum", pareciera advertirse un descuido en cuanto a la sanidad del espíritu. Tal vez sea necesario insistir en esta tarea. Es preciso insistir en la higiene del alma.

Autor: Jesús Ginés

Sin trackbacks

URL de TrackBack: http://www.todomujer.cl/cgi-bin/mt/mt-tb.cgi/71

3 comentarios

Maybe you should make changes to the webpage subject Higiene del Alma - Todo Mujer to something more catching for your content you create. I liked the post however.

I’d be inclined to go along with with you here. Which is not something I usually do! I enjoy reading a post that will make people think. Also, thanks for allowing me to speak my mind!

Escribir un comentario

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer