Archivos Septiembre 2005

¡Mujer DETENTE!

| 0 comentarios | 0 TrackBacks


En medio de un mundo y una realidad que exige desde muchos aspectos, tanto el hombre como la mujer están llamados a dar cumplimiento a múltiples roles y funciones; y a responder a una gran diversidad de expectativas que va planteando la sociedad.

Focalizándonos en la realidad de la mujer, es posible apreciar que de ella hoy se espera que sea una excelente profesional con un rendimiento de alto nivel, generadora de ideas brillantes y constante actualización; una persona culta, informada y con una opinión clara; también una buena amiga y compañera con quien compartir momentos de diversión, de alegría y también de dolor; sin duda, una dueña de casa que dirija su hogar o contribuya en la que habita con nuevas ideas de decoración, recetas de cocina y todo dentro de un presupuesto austero; además, si es madre y esposa, o hija y hermana, que cuide de sus seres queridos con dedicación y acertadas prácticas; ojalá deportista, con buen estado físico y figura agradable; asimismo un ser humano con una gran sensibilidad, capacidad de escucha y acogida a otros.

stop1.jpgY así podríamos seguir abultando el listado de atributos que son esperados de la mujer en nuestra sociedad actual. En medio de este torbellino de roles la mujer no puede dejar de detenerse cada cierto tiempo a preguntarse cuál es el sentido de su vida; cuáles son sus anhelos y aspiraciones más altas, para que desde ahí pueda orientar y organizar su vida de cada día. Es decir, deber ser o hacerse dueña de la vida que tiene en sus manos e ir dándole sentido, cuidando de no sólo vivirla a pasos apurados, sino de vivirla, en su grandeza, disfrutando de los momentos, de las alegrías, de los logros y desafíos y del intercambio con cada persona con quien interactúa.

Invitamos a cada mujer a no olvidarlo y, aunque cueste, tomar esta sana costumbre de detenerse cada cierto tiempo, cada semana, cada quincena o cada mes, a mirar y admirar esa vida que le ha sido regalada.

Por: Paulina Bañados O.

EL ODREN NO IPMOTRA

| 0 comentarios | 0 TrackBacks


SGEUN UN ETSDUIO DE UNA UIVENRSDIAD IGNLSEA, NO IPMOTRA EL ODREN EN EL QUE LAS LTEARS ETSAN ERSCIATS, LA UICNA CSOA IPORMTNATE ES QUE LA PMRIREA Y LA UTLIMA LTERA ESETN ECSRITAS EN LA PSIOCION COCRRTEA. EL RSTEO PEUDEN ETSAR TTAOLMNTEE MAL Y AUN A SI PORDAS LERELO SIN POBRLEAMS. ETSO ES PQUORE NO LEMEOS CADA LTERA POR SI MSIMA, SNIO LA PAALBRA EN UN TDOO.

En PRESNOAMELNTE ME PREACE ICRNEILBE.


TNATOS AOÑS DE COLGEIO PEDRDIOS¡¡¡¡

SLAUODS

Fábula China

| 0 comentarios | 0 TrackBacks


Se cuenta que allá para el año 250 A.C., en la China antigua, un príncipe de la región norte del país estaba por ser coronado emperador, pero de acuerdo con la ley, él debía casarse. Sabiendo esto, él decidió hacer una competencia entre las muchachas de la corte para ver quién sería digna de su propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que recibiría en una celebración especial a todas las pretendientes y lanzaría un desafío.

Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años, escuchó los comentarios sobre los preparativos. Sintió una leve tristeza porque sabía que su joven hija tenía un sentimiento profundo de amor por el príncipe. Al llegar a la casa y contar los hechos a la joven, se asombró al saber que ella quería ir a la celebración. Sin poder creerlo le preguntó: "¿Hija mía, que vas a hacer allá? Todas las muchachas más bellas y ricas de la corte estarán allí. Sácate esa idea ins ensata de la cabeza. Sé que debes estar sufriendo, pero no hagas que el sufrimiento se vuelva locura" Y la hija respondió: "No, querida madre, no estoy sufriendo y tampoco estoy loca. Yo sé que jamás seré escogida, pero es mi oportunidad de estar por lo menos por algunos momentos cerca del príncipe. Esto me hará feliz"

Por la noche la joven llegó al palacio. Allí estaban todas las muchachas más bellas, con las más bellas ropas, con las más bellas joyas y con las más determinadas intenciones. Entonces, finalmente, el príncipe anunció el desafío: "Daré a cada una de ustedes una semilla. Aquella que me traiga la flor más bella dentro de seis meses será escogida por mí, esposa y futura emperatriz de China"

La propuesta del príncipe seguía las tradiciones de aquel pueblo, que valoraba mucho la especialidad de cultivar algo, sean: costumbres, amistades, relaciones, etc. El tiempo pasó y la dulce joven, como no tenía mucha habilidad en las artes de la jardine ría, cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla, pues sabía que si la belleza de la flor surgía como su amor, no tendría que preocuparse con el resultado. Pasaron tres meses y nada brotó. La joven intentó todos los métodos que conocía pero nada había nacido. Día tras día veía más lejos su sueño, pero su amor era más profundo. Por fin, pasaron los seis meses y nada había brotado. Consciente de su esfuerzo y dedicación la muchacha le comunicó a su madre que sin importar las circunstancias ella regresaría al palacio en la fecha y hora acordadas sólo para estar cerca del príncipe por unos momentos.

En la hora señalada estaba allí, con su vaso vacío. Todas las otras pretendientes tenían una flor, cada una más bella que la otra, de las más variadas formas y colores. Ella estaba admirada. Nunca había visto una escena tan bella. Finalmente, llegó el momento esperado y el príncipe observó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después de pasar por todas, una a una, anunció su resultado. Aquella bella joven con su vaso vacío sería su futura esposa. Todos los presentes tuvieron las más inesperadas reacciones. Nadie entendía por qué él había escogido justamente a aquella que no había cultivado nada. Entonces, con calma el príncipe explicó: "Esta fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en emperatriz: la flor de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran estériles"

Maravilloso relato, ¿no? En tiempos donde lo importante parecen ser los resultados, los logros, lo visible, cultivar el valor de la honestidad parece un valor perdido... Somos capaces de inventar los más variados argumentos para excusarnos, por no decir "me equivoqué, tienes razón, no sé acerca de esto". Opinamos sobre todo, juzgamos a todos... la "viveza" se ha convertido en un valor, encubriendo la mentira, el engaño, la falta de honestidad para con nosotros mismos... La verdad, la sinceridad, la humildad... no son virtudes exacerbadas en los cartoons para niños, ni en las publicidades para adultos hemos confundido el significado de la palabra ÉXITO.

Si he terminado mi día siendo leal a mí mismo, sin traicionar mis creencias y mis sentimientos, sin dejar de ser quien soy para quedar bien u obtener resultados... ese ha sido un día de éxito. Puedes hacer de este, un día exitoso... de ti depende.

¿Tienes algún cuento propio o que quieras compartir con nosotros? Envíalo a editora@todomujer.cl.


Entrevista con Barry Reisberg, especialista de la Universidad de Nueva York Mal de Alzheimer: "Lo más importante es educar a la familia"

Lo afirma el creador de la escala que permite identificar la evolución de la enfermedad

-¿Se puede mejorar la calidad de vida de la persona con Alzheimer?

-Absolutamente... De hecho, hoy se puede ayudar de muchas maneras. Una, y muy importante, es un diagnóstico preciso para conocer en qué etapa de la enfermedad está cada paciente, ya que todo el proceso se puede manejar bien con tratamientos que no siempre incluyen fármacos. Es lo que llamamos la "ciencia para el manejo de los pacientes con Alzheimer".

Con respuestas precisas para un mal desconcertante, que suele asociarse con la vejez (del 15 al 20% de los casos aparece entre los 50 y los 55 años por herencia), el psiquiatra geriátrico Barry Reisberg dialogó con LA NACION durante su reciente visita al país para dar charlas sobre este desorden cognitivo que avanza impasible contra la memoria, el pensamiento y la conducta, hasta "robar" la independencia para vivir.

Entre los aportes del doctor Reisberg al conocimiento del Alzheimer, está la escala para evaluar la etapa en la que se halla un paciente. Conocida como Escala de Deterioro Global o FAST, describe las siete fases de progreso del mal. Reconocerlas en cada paciente permite pronosticar su evolución y ahorrar angustias a los familiares.

"Esto ayuda a la familia a vencer temores de un futuro que es desconocido y permite mejorar mucho la calidad de los cuidados porque es un proceso que puede durar unos 20 años y, en cada fase, los pacientes necesitan recibir la atención adecuada", comentó Reisberg, director clínico del Centro Silberstein de Investigación del Envejecimiento y la Demencia, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York (NYU, según sus siglas en inglés).

Según el neurólogo Héctor Figini, experto local en afecciones de la tercera edad, presente en la entrevista a pedido de Reisberg por sus aportes al conocimiento de los reflejos, "el límite más difícil de establecer es el que separa el envejecimiento y la demencia". De allí, señaló, la importancia para el diagnóstico de la información que provee la familia sobre las actividades y el comportamiento de la persona. Se estima que entre el 5% y el 8% de los mayores de 65 padecen Alzheimer y el 30% de los mayores de 85.

Paso a paso

En la etapa más temprana, que pasa inadvertida, el mal aún no produce trastornos cognitivos evidentes: el paciente trabaja y se relaciona sin problemas. En la segunda fase, que se confunde con el envejecimiento normal, olvida nombres y lugares, dónde guardó objetos y compromisos.

La tercera etapa delata la existencia incipiente del problema: aumentan los olvidos y se pierde la orientación. En la cuarta, que es cuando la mayoría de los familiares consulta al médico, la persona se confunde al hacer compras y pagar. La enfermedad se transforma en moderada cuando la persona no puede elegir la ropa según el clima o el momento del día ni manejar el automóvil. La falta de independencia para las tareas cotidianas es típica de la quinta fase y es la que confirma el diagnóstico.

La severidad aumenta en las dos últimas etapas. En la sexta fase, la persona pierde la capacidad de vestirse, de bañarse, de asearse al salir y tiene incontinencia. La séptima fase es terminal: pierde el lenguaje (habla con monosílabos hasta producir sólo sonidos), la locomoción (al año no puede mantenerse sentada) y la conciencia. Tampoco sonríe ni reconoce a familiares u objetos personales. Como un recién nacido, no puede mantener la cabeza erguida.

"El mal se parece a una regresión en el desarrollo normal, por lo que podemos aplicar sus reglas al Alzheimer -explicó Reisberg, a cargo del Programa de Educación y Recursos de la Enfermedad de Alzheimer, en la NYU-. Un chico y un paciente con Alzheimer pueden resolver las mismas pruebas de desarrollo cognitivo, metabolismo y reflejos."

Volver a la niñez

Denominada "retrogénesis" por Reisberg, esa regresión progresiva devuelve al paciente a la niñez. Es un fenómeno que permite comprender mejor qué mecanismos alteran el funcionamiento del cerebro, el metabolismo y los reflejos.

"Para un chico, los cuidados de su mamá pesan en el desarrollo -puso como ejemplo-. Lo mismo pasa con quien está en la séptima fase: es común que los familiares no sepan cómo reaccionar, ya que quieren darle los mejores cuidados, pero no entienden al paciente, que comprende todo lo que se le dice y mucho más de lo que puede decir. Lo mismo pasa con los movimientos: cuando se lo deja inmóvil en una cama, aparecen las deformidades."

Por esto la ciencia para el manejo de los pacientes con Alzheimer sostiene que es a la familia a la primera que hay que educar. "Así podrán comprender qué piensa y cómo se comporta el paciente", concluyó el investigador.

Por Fabiola Czubaj
De la Redacción de LA NACION

¿Desgaste normal o patológico?

"No todo trastorno de la memoria es Alzheimer -afirmó el doctor Arturo Famulari, director asociado de la Fundación Argentina para las Enfermedades Neurológicas del Envejecimiento-. Una cosa es el trastorno de la memoria y otra, la alteración del rendimiento que ese trastorno produce." Si los olvidos se solucionan con una agenda u otra estrategia para recordar, sólo se trata del desgaste natural de la edad, del estrés o las preocupaciones, como la falta de dinero para llegar a fin de mes. Lo mismo ocurre si se corrigen al intentar recordar sin esfuerzo. "El especialista estudiará la memoria, los reflejos y otras funciones para decidir si es una forma incipiente de Alzheimer o el desgaste normal del cerebro por los años", dijo.

Fuente: La Nación, Argentina


Hellmuth Petsche, especialista de la Universidad de Viena en cuestiones de la actividad cerebral, efectuó electroencefalogramas en veinte mujeres y hombres cuya profesión era la interpretación simultánea y constató diferencias básicas entre ellos y ellas en la manera de escuchar, comprender, traducir y hablar.

Las mujeres trabajan más con el hemisferio derecho del cerebro, competente para la creatividad y musicalidad, y que funciona más bien de modo integral, asociativo y emocional.

Los hombres, por su parte, recurren más veces al hemisferio izquierdo, al que se atribuyen las facultades del pensar lógico y analista, la escritura y los cálculos.

Las mujeres tienen más capacidad intuitiva para interpretar las señales comunicativas en otras personas cuando hablan y, en unos ensayos con vídeos, acertaron más veces cuando se trataba de comentar los sentimientos que expresaban los actores de escenas observadas sin poder escuchar el diálogo.

El investigador comenta que los cerebros de hombres y mujeres incluso se desarrollan de manera distinta, en parte debido a las hormonas, por lo que las niñas aprenden a leer más fácilmente que los niños, mientras que ellos están más dotados de fuerza de imaginación para concebir espacios y para las conclusiones matemáticas.

Otra explicación de estas características, proveniente de la psicología social y la lingüística, se halla en que los dos sexos son educados de manera distinta y por ello tienen estilos diferentes al hablar.

Las chicas suelen usar frecuentemente afirmaciones indirectas como "no podríamos...", "no estaría mal si...", las preguntas breves para confirmar su punto de vista como "*no te parece?", o recurren a la retórica para hacerse entender, mientras que el estilo masculino es más bien directo y dominante.

En vez de enfrentarse con él a punta de pistola verbal, con un "qué te pasa, hombre, háblame por fin", los especialistas recomiendan esperar para que se preste a la conversación un momento favorable, dando un paseo juntos o durante cualquier actividad compartida que fomente un ambiente relajado.

Fuente: LaTercera / Tendencias
EFE

El niño

| 0 comentarios | 0 TrackBacks


Había una vez un niño que iba al colegio. Era un niño muy pequeño. Y la escuela era muy grande. Pero cuando el niño vio que podía entrar en su aula directamente desde la puerta principal se sintió feliz, y la escuela ya no le pareció tan grande.

Una mañana, cuando el niño llevaba ya un tiempo en el colegio, la maestra dijo :

- Hoy vamos a hacer un dibujo.

-¡Qué bueno!, -pensó el niño. Le gustaba hacer dibujos. Podía dibujar de todo : leones y tigres, pollos y vacas, trenes y barcos. Y sacó su caja de crayones y empezó a dibujar.

Pero la maestra dijo:

- ¡Esperen! ¡No empiecen todavía!

Y el niño esperó a que los demás estuvieran listos.

-Ahora - dijo la maestra -, vamos a hacer flores

-¡Qué bueno!, pensó el niño. Le gustaba hacer flores, y empezó a hacer flores lindísimas, con sus crayones rojo, anaranjado y azul.

Pero la maestra dijo :

- ¡Esperen! -Yo les mostraré cómo.

Y dibujó una flor en el pizarrón. Era roja, con un tallo verde.

- Listo - dijo la maestra -. Ahora pueden empezar.

El niño miró la flor de su maestra. Después miró su propia flor, le gustaba más la suya que la de la maestra. Pero no lo dijo, simplemente dio vuelta a la hoja e hizo una flor como la de la maestra. Era roja, con un tallo verde.

Otro día, cuando el niño había abierto la puerta de la clase, él solito, la maestra dijo,

- Hoy vamos a hacer algo con plastilina.

-¡Qué bien!, pensó el niño. Le gustaba la plastilina. Podía hacer de todo con plastilina : víboras y muñecos de nieve, elefantes y ratones, autos y camiones... y empezó a apretar y tironear su bola de plastilina.

Pero la maestra dijo :

- ¡Esperen! ¡No empiecen todavía!

Y el niño esperó a que todos estuvieran listos.

-Ahora - dijo la maestra -, vamos a hacer un plato

-¡Qué bueno!, pensó el niño. Le gustaba hacer platos, y empezó a hacer algunos de todas las formas y todos los tamaños.

Pero la maestra dijo :

-¡Esperen! Yo les mostraré cómo.

Y les mostró a todos cómo hacer un plato hondo..

- Listo - dijo la maestra -. Ahora pueden empezar.

El niño miró el plato de la maestra. Después miró el suyo. Le gustaban más sus platos que el de la maestra, pero no lo dijo, simplemente volvió a formar nuevamente una bola con su plastilina, e hizo un plato como el de la maestra. Era un plato hondo.

Y muy pronto el niño aprendió a esperar y a obsevar, y a hacer las cosas como su maestra. Y muy pronto dejó de hacer cosas solo.

Y entonces ocurrió que el niño y su familia se mudaron a otra casa, en otra ciudad y el niño tuvo que ir a otra escuela.

Esta escuela era aún más grande que la otra, y no había una puerta directa hasta su clase. Tenía que subir unas escaleras muy altas y caminar por un corredor hasta llegar a su aula.

Y el primer día que asistió a clase la maestra dijo::

- Hoy vamos a hacer un dibujo.

"¡Qué bueno!", pensó el niño. Y esperó que la maestra le dijera qué hacer, pero la maestra no dijo nada. Sólo caminaba por el aula.

Cuando llegó hasta el niño le dijo:
- ¿No quieres hacer un dibujo?
- Sí - dijo el niño -¿Qué vamos a hacer?
- No lo sé hasta que no lo hagas, -dijo maestra.
- ¿Cómo lo hago? -preguntó el niño.
- Bueno, como quieras, -dijo maestra.
- ¿Y de qué color? -preguntó el niño.
- Cualquier color - dijo la maestra-, -sí todos hicieran el mismo dibujo, y usaran los mismos colores, ¿cómo sabría quién hizo cada cosa, y cuál es cuál?
- No lo sé - dijo el niño. Y empezó a hacer flores color rosa, anaranjado y azul.

Le gustaba su nueva escuela, no se ha que no tenía puerta directa desde afuera.

¿Cómo quererse?

| 0 comentarios | 0 TrackBacks


Quiero aprender a oírte sin juzgarte,
Quiero que me enseñes a opinar sin darte consejos,
Quiero que aprendas a confiar en mí; sin exigirme,
Quiero enseñarte a ayudarme sin intentar decidir por mí,
Quiero aprender a cuidarte sin anularte,
Quiero que me enseñes a mirarte sin proyectar cosas en ti,
Quiero que aprendas a animarme sin empujarme,
Quiero enseñarte a abrazarme sin asfixiarme,
Quiero aprender a sostenerte sin hacerme cargo de ti,
Quiero que me enseñes cómo protegerte sin mentiras,
Quiero aprender a acercarme a ti sin invadirte,
Quiero que aprendamos a aceptar las cosas del otro que
más nos disgustan, tanto como para no pretender cambiarlas,
Quiero que hoy, después de lo aprendido yo de ti y tú
de mí, seamos capaces de elegirnos otra vez sin condiciones.

Jorge Bucay


Atención: muchachas, lindas, finas y preciosas les tengo que contar algo fabuloso, sorprendente, cachai loca...........

Mi suegra se va cuatro meses a Noruega. ¡Qué felicidad más grande! parte el próximo domingo a la casa de una amiga, que esta viviendo con su hija. Pobre yerno en la que se fue a meter (dos suegras).

Mi suegro está feliz ¿tu creís que le da pena? ¡Jamás! Ahora se puede salir del régimen, no tiene que soportar acompañarla a clases de piano... por favor..... nadie puede... ya me invitó a un asado a su parcela con sus amigos, mi señora también cayó y jura que es para que lo acompañe en esta tristeza.

Además mi suegro no es nada de tonto y nos invitó alojar a su casa, estos cuatro meses, así él, tiene la chiva de quedarse en la parcela ya que nosotros estamos en su casa. Y yo ni tonto: lo tapo y me atienden de lo lindo, no haré aseo ni planchado durante este tiempo.

Mis más preciadas y descansadas vacaciones sin ella... rico o no........ más encima el pesado de mi cuñado que está en el colegio se va de viaje de estudios por dos semanas. Esto es increíble les juro que ya parto a comprarme compro un kino antes de que se me escape esta suerte.

Han sido unas noticias espectaculares, como, será que invite a comer a mi señora a un restaurante (para celebrar) super pituco. Mientras comíamos se me acerca un gallo, me saluda y resulta ser un compañero de curso que no lo veía hace más de diez años y era enfermo de pesado; pero con tanta suerte que era el dueño y nos hizo un 50% de descuento.

Llegamos a la casa y encuentro en el pasillo un sobre que decía lo siguiente: Usted a acumulado puntos en su tarjeta de crédito, en la cual, postula internamente en nuestro concurso ganándose un fin de semana en Punta del Este. Es demasiada buena suerte y yo que pago el mínimo y estoy copado.

Tanto es así que siento unos besos en mi cara súper ricos y ahí lo fabuloso y sorprendente de todo esto queda arruinado con los lameos de mi perro en mi cara, a las seis de la mañana para que lo sacara a hacer sus necesidades. Terminando mi lindo sueño de noticias buenas............. más tarde nos invitó mi suegra almorzar ¡la quería puro matar........!

Saludos cordiales,

Yeyey.con


Oh Trinidad Santa,

Te damos gracias por haber concedido a la Iglesia al Papa Juan Pablo II y porque en él has reflejado la ternura de Tu paternidad, la gloria de la cruz de Cristo y el esplendor del Espíritu de amor.

Él, confiando totalmente en tu infinita misericordia y en la maternal intercesión de María, nos ha mostrado una imagen viva de Jesús Buen Pastor, indicándonos la santidad, alto grado de la vida cristiana ordinaria, como camino para alcanzar la comunión eterna Contigo.

Concédenos, por su intercesión, y si es Tu voluntad, el favor que imploramos, con la esperanza de que sea pronto incluido en el número de tus santos.

Amén


Para el hombre es una buena idea el vivir juntos y, aunque puede que sea bueno para los dos, no se habla necesariamente de matrimonio.

Es común escuchar que los hombres huyen del compromiso y que son las mujeres quienes pelean por los ramos e indican quién será la próxima novia cuando van a un matrimonio. Al parecer esta apreciación no está tan errada.

Según una investigación realizada por la profesora de sociología de la U. de Michigan (EE.UU.), Pamela Smock, experta en temas de convivencia, esto tiene una explicación: las mujeres tienden a ver la cohabitación como un paso previo al matrimonio, mientras que sus parejas lo definen como algo que tienen que hacer antes de cualquier tipo de compromiso.

Parte del proceso

Esta conclusión es corroborada por expertos chilenos, quienes ven en la práctica cómo se da cada vez más esta diferencia de expectativas dentro de la pareja. "La mujer percibe el convivir como una parte del proceso hacia un proyecto de pareja; en cambio el hombre lo ve como el proyecto", confirma la psicóloga Marta Soto, docente de la U. Andrés Bello. "Lo que ofrece el hombre es mal interpretado por la mujer. Para el hombre es una buena idea convivir juntos y eso puede que efectivamente sea bueno para los dos, pero no se habla de matrimonio", añade la especialista.

Miedo al compromiso

Otro factor que influye en esta diferencia de expectativas es que el hombre actualmente, asegura el siquiatra de parejas Juan Ariel Zúñiga, "tiene bastante más temor al compromiso que antes. La convivencia se tiende a ver como algo mucho menos formal y deciden ese camino para, entre comillas, tener la misma libertad y sentirse un poco solteros, sin ningún compromiso legal y que los ate en forma definitiva".

Según Zúñiga, "los hombres tienden a ver los compromisos legales con consecuencias mucho más graves para ellos que para las mujeres. Los hombres hasta para pololear están escasos: incluso un pololeo lo sienten como mucho compromiso".

La psicóloga Marta Soto tiene una apreciación similar: "Yo creo que los hombres le temen al compromiso. La legalización implica estar juntos de otra forma, sobre todo en términos económicos, lo que implica comprometerse o proyectarse no individualmente y hemos generado una sociedad muy individualista, donde hay personas que tienden a velar por sus propios intereses". Agrega que la convivencia sostiene esa idea, es una cláusula de escape: "Es como decir podemos vivir juntos, pero yo me compro mi auto, mis cosas, mi departamento y tú te compras los tuyos".

Conversación previa

El tema de las expectativas debería discutirse antes de convivir, pero en la práctica, señala Juan Ariel Zúñiga, "cuando a los hombres los empiezan a apretar con el compromiso, a lo más llegan a transar con vivir primero uno o dos años y después nos casamos, pero esa promesa es un poco en el aire".

Marta Soto añade entre los conflictos que se dan está por ejemplo, "el que pase un tiempo, unos dos años promedio, y la mujer empiece a pedir la segunda etapa, que sería pasar al matrimonio y el otro se niega, porque nunca estuvo dentro de los planes", concluye.

Aída Worthington
Fuente: La Tercera

 

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer