Archivos Septiembre 2006


Marcela Paz
(1902 -1985)

Por Tatiana Milstein Chateau
Historiadora, Cidoc


Septiembre, mes de la patria. Llega su inicio y se comienza a percibir un clima folklórico, donde afloran las tradiciones de nuestra tierra: en las esquinas de las calles aparecen los comerciantes vendiendo banderitas de Chile, los volantines comienzan a encumbrarse en nuestros cielos azulados, en las radios resuena nuestra música y poco a poco todo se prepara para el gran día, "el 18 de Septiembre", cuando celebramos el nacimiento de Chile. Y cómo lo hacemos, reunidos en familia o con amigos y en torno a un gran asado. Así celebramos este acontecimiento. Sin embargo, terminado el "18", nos olvidamos de nuestra patria y nos sumergimos en nuestro propio mundo, que muchas veces es muy distante de esos valores patrios que en estos días recordamos.

Hoy queremos replantearnos la forma de hacer patria, de cultivar nuestras tradiciones, y observar que ellas pueden estar presentes a lo largo de todo el año y por toda la vida.. En este caso particular, queremos hacer patria a través de una escritora chilena, Marcela Paz, que dedicó su vida a cuidar a su familia y sacarla adelante cuando quedó viuda, y también y más aun, a dar alegrías y entretención a muchos niños cuando dio a luz a uno, de nueve años, que muy pronto se convirtió en el personaje más querido ellos y porque no decir, también de los adultos; nos referimos a Papelucho.

Queremos retroceder en el tiempo y trasladarnos a 1947, cuando nace a la luz pública Papelucho, "hijo literario" de Marcela Paz, cuyo nombre es Esther Huneeus Salas. Nació en Santiago a principios del siglo pasado, un 28 de febrero de 1902, en el seno de una familia tradicional, conformada por Francisco Huneeus y María Teresa Salas y 8 hermanos. Según la costumbre de la época no asistió al colegio, recibiendo una educación particular en su casa, donde destacaban los idiomas, el piano y la cultura europea. Durante su juventud y adultez asistió esporádicamente a cursos dictados en la Escuela de Bellas Artes.

Desde pequeña tuvo la inquietud de escribir. Prueba de ello es que su padre - Francisco Huneeus- le pedía a menudo sus cuadernos prestados y de esta forma entretener a sus amigos leyéndoles sus escritos. Al comenzar con su oficio literario utilizó diversos pseudónimos -Paula de la Sierra, Lukim Retse, P. Neka y Juanita Godoy- hasta que decidió optar finalmente por el de Marcela Paz, por ser admiradora de la escritora francesa Marcelle Auclair y Paz porque según ella, necesitaba tener un poco de paz. Con este pseudónimo comenzó aparecer en diversas publicaciones: en "El Diario Ilustrado", en la revista de circulación masiva para niños y jóvenes "El Peneca", y posteriormente en "Mampato", también dirigida al público infantil. Luego, y al poco tiempo de comenzada su labor como escritora, en 1933, conquistó un destacado sitial gracias a la publicación de "Tiempo, Papel y Lápiz", su primera novela. Ella era una selección de relatos que no tenía otra pretensión que la de entretener. Inclusive, la autora advierte al comenzar el libro: "Pido a mis lectores benevolencia para este libro pasatiempo, descuidado de estilo, incoherente, disparatado, fácil de digerir".

Durante su trayectoria literaria recibió numerosas distinciones, pero las más importante fueron, el diploma de honor "Hans Christian Andersen", concedido en 1968 por el Congreso Internacional de la Fundación IBBY de Suiza, una organización que promueve la literatura infantil de calidad y que fue otorgado por primera vez a un autor latinoamericano, y el Premio Nacional de Literatura en 1982, como un reconocimiento a su infatigable desempeño en el mundo de las letras y por haberse dedicado al cultivo de la literatura infantil creando un personaje literario de alcances nacionales y universales y que ha sido traducido a varios idiomas.

Como mujer y madre, sus 5 hijos la recuerdan como una persona sencilla, muy replegada en su intimidad, pero que siempre recibía con los brazos abiertos. Para ellos era una "mamá potente", y sin embargo una mala dueña de casa: "le daba lo mismo lo que se iba a comer y a tal punto que ni si quiera sabía cocer papas". Todo ello lo suplía con el talento de la entretención, "de esas que cantan canciones con letra original, narran cuentos inventados y cuentan chistes propios". Sus amigos la evocan como una mujer de mucha espiritualidad, solidaria, de respeto por lo otros, y que, como el Espíritu Santo, tenía un gran don de consejo, "era muy sabia y muy católica". Su humor era irónico, "calladita, pero muy aguda y perspicaz". En pocas palabras decía cosas muy fuertes, que tenían mucho contenido. Podríamos concluir que lo más importante fue el profundo contacto que estableció con sus hijos, pero que al mismo tiempo, no significaba estar encima de ellos o jugando todo el rato. Los dejaba hacer, dándoles muchas posibilidades, y ellos creen que la herencia materna más grandiosa que les dejó fue haberles transmitido la sensación de que eran capaces de hacer lo que se les ocurriera, "desde arreglar una plancha a parchar una muralla".

Una Madre Literaria de alcance mundial

Papelucho nace de forma casi impensada. Poco antes de casarse, su novio, José Luis Claro, le regaló una agenda. En ella, decidió escribir el diario de vida de este niño imaginario y que se hizo conocido a través del concurso de cuentos que realizó la Editorial Rapa Nui en 1947. Sin embargo, Papelucho había sido escrito en 1933 y la versión que se editó ese año para el concurso es sólo un extracto de la original. A partir de ese momento surgirán nuevos títulos: "Papelucho casi huérfano", "Papelucho historiador", "Papelucho detective", "Papelucho en la clínica", "Papelucho perdido", "Papelucho, mi hermana Ji", "Papelucho misionero", "Diario secreto de Papelucho y el marciano", "Papelucho, mi hermano Hippi", "Papelucho en vacaciones", "Papelucho ¿soy dix-leso?".

Papelucho, es un niño imaginario, de nueve años y del cual, según Marcela Paz señaló en una oportunidad: "Estuve encinta de él desde siempre. Tiene los ojos rasgados e inquietos, parecidos a los ojos de su mamá, el pelo como erizo, las orejas grandes, la nariz y las cejas apenas visibles, dientes de conejo asomándose entre la gran boca". Posee las mismas inquietudes y rasgos de cualquier niño real: es un pequeño travieso, ingenioso, divertido, hiperkinético y buen amigo. A veces se lo encuentra malhumorado y otras alegre, y como todo niño, busca asomarse al mundo de los adultos sin perder la curiosidad, el ingenio y vitalidad que son propios de su edad. "Su madre literaria", hizo de éste su hijo predilecto, y para poder transformarse en su cómplice, debió convertirse en un niño más, colocándose a la altura de ellos en cuanto edad, intereses y sueños, para de esta forma no olvidar nunca la espiritualidad o alma de un niño. Podemos decir que su tremenda imaginación encontró esta vertiente literaria porque tenía la habilidad de hablar, pero desde el niño, sin que se notara que era una adulta. Su gran habilidad fue la de expresar el mundo infantil, que es fundamentalmente de imaginación.

Papelucho le valió el halago de la crítica, a tal punto, que a pocos años de su primera publicación, el escritor Raúl Silva Castro mencionó: "La inquietud de los chicos, sus bromas y payasadas, que suelen perturbar a los mayores, aparecen descritas de mano maestra. Basta este libro para consagrar a su autora entre los novelistas de las nuevas generaciones".

Además de Papelucho, Marcela Paz ha sido conocida por otros libros como por ejemplo: El soldadito rojo, La vuelta de Sebastián, Los Pecosos, Los secretos de Catita, Muselina Pérez Soto, Soy colorina, Perico trepa por Chile. Todos ellos han tenido como tema central los niños.

Haciendo Patria a través de Marcela Paz

Se preguntarán, porque en este mes de Septiembre, queremos hacer patria a través de Marcela Paz.

Marcela Paz, desde que recibió el premio Nacional de Literatura, ha quedado catalogada como parte de nuestra historia, porque se le reconoció públicamente su labor que ya venía realizando al dar a luz a Papelucho, quien se transformó rápidamente en el regalón, no solo de los niños, sino también de muchos adultos, quienes con entusiasmo seguían cada paso de este pequeño de mechas tiesas. Papelucho permitió a toda una generación seguir soñando y disfrutando las cosas sencillas que suceden en el día a día. Y lo más importante, ver un niño alegre, de buenos valores, y que frente a las dificultades no se amilana, sino que sabe salir adelante.

Además, y según la propia autora, escribió las aventuras de Papelucho pensando en lo mucho que había sufrido de niña leyendo Oliver Twist, convencida de que a los niños hay que entretenerlos y educarlos sin exponerlos a historias tan tristes. Este motivo es probablemente uno de los más importantes por el cual su obra se ha convertido en texto obligado en todas las escuelas y colegios del país.

Marcela Paz, merece por lo último una reflexión en estos días, porque Papelucho nunca pasará de moda, ya que su forma de vivir y ver las cosas es aplicable a toda época y circunstancia. Por medio de él Esther Huneeus entregó todo su amor a los niños y comprendió que el futuro de una sociedad se hace por medio de ellos y son quienes merecen un mayor grado de atención por parte de los adultos, y que mejor forma de educarlos que entreteniéndolos contándoles las travesuras ingenuas de un niño sensible, el cual busca regalar al lector un momento de alegría.

Bibliografía:
www.familia.cl
www.profesorenlinea.cl/biografias/MarcelaPaz.htm

Con la gran final del rodeo y la presentación del show de Pedro Messone, finaliza hoy a las 20:00 horas, la duodécima versión de la Semana de la Chilenidad, organizada por la comuna de Las Condes, Vitacura y la Federación de Criadores de Caballos Chilenos.

El espectáculo, ideado especialmente para ser disfrutado junto a la familia, contó con atractivas actividades, tales como la esquirla de ovejas, la granja educativa para niños, presentaciones de hipoterapia y el rodeo padre e hijo.

Pero entre los eventos más disfrutados y aplaudidos por el público estuvo la presentación de la Escuadra de Artes Ecuestres Internacionales, con representantes de Argentina, Brasil, Perú, Uruguay y Chile, además de la exposición de caballos peruanos de paso.

El alcalde de Las Condes, Francisco de la Maza, aseguró que "ésta ha sido la semana más profesional que hemos tenido, porque se nota todo nuestro conocimiento al ver que las familias han disfrutado".

Además, estimó que alrededor de 500 mil serían las personas que habrían disfrutado durante toda esta semana de las actividades en el parque Padre Hurtado.

Para evitar que las familias no se pierdan el espectáculo, desde hoy los menores de edad podrán entrar gratis si son acompañados de un adulto.

Fuente: El Mercurio
SYLVANA PALOMINO

 

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer