Cambio de vida

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Un amigo mío decidió, tras dos años en un trabajo, cambiar de empresa ya que allí donde se encontraba no le habían preguntado nunca ni por sus hijos ni por su familia. La decisión la tomó luego de una larga enfermedad que sufrió uno de sus niños. Al ver el poco interés de sus colegas por él, decidió buscar pega en otra parte. "El trabajo es importante, pero no puedo estar con personas que se interesan apenas por saber mi nombre". No habrá sido la única razón, pero sin duda fue la gota que rebalsó el vaso. Me he topado con gente que ha cambiado de trabajo porque le resultaba intolerable la frialdad de su jefe o la de sus colegas; y a otros que, aún teniendo mejores posibilidades laborales, permanecen donde están por el ambiente grato y amable su oficina o empresa. "Prefiero llegar a la casa con el estomago distendido y el corazón contento y con menos plata antes que, tal vez con más, pero enredado como un moño".

Somos más dependientes de las emociones y sentimientos de lo que pensamos. A algunos les gusta jugar el papel de rudos, fríos y calculadores. Les gusta pasar por indiferentes, aparentando que los estados de ánimo, las condiciones laborales o el "ambiente" no influyen para nada en ellos. Pero he llegado a la conclusión de que ese tipo de personajes existen en las películas no más. La mayoría de la gente es de “carne y hueso”, más sensible de lo que parece y más susceptible e influenciable de lo que aparentan. Sí, gracias a Dios aún somos humanos.

No es fácil el cultivo de las relaciones humanas. Supone vencer un cierto pudor, romper una coraza de pseudo-formalidades y atreverse a comentar con los demás algo más que el partido de fútbol del domingo o la subida del dólar. Corremos el riesgo de mostrar debilidades, darnos a conocer tal cual somos, con nuestras alegrías y tristezas. Pero vale la pena el riesgo, si con ello logramos relaciones sólidas y francas. Y no se trata de ventear todo tipo de problemas familiares ni de pasarse en tertulias sobre avatares domésticos, sino de conocer a quien tengo a mi lado buena parte del día. Dos personas sólo conversan cuando se interpelan mutuamente, cuando le hablan al otro y se involucran algo en lo que es. Lo demás es intercambio de información, con lo que no lograremos mucho más que lo que obtendríamos consultando un periódico.

Pero me equivoco en algo. No es tan necesaria la conversación larga y distendida para lograr relaciones humanas de calidad. Ellas también se cultivan con detalles tan sencillos como el saludo matinal, compartiendo el café de mediodía o almorzando con aquellos que se encuentran solos. De paso le subimos el ánimo a quien se encuentra alicaído o pasando por una mala racha.
Subestimamos con facilidad los pequeños detalles de la vida cotidiana pensando que aportan poco a la vida laboral, que "no producen" ni "aportan beneficio alguno". Pero no es así. No soy economista, pero no me cabe la menor duda que un buen y positivo ambiente laboral reporta más beneficios de los que se cree. Los que pasan por la vida con cara de ajetreados, de muy ocupados y sin interesarse mayormente por los demás no son de los que más producen en una oficina. Sólo dan lata y una triste impresión. Y esto del buen ambiente laboral no depende sólo del jefe o "de los otros". Mi cuota de responsabilidad resulta tan importante como la del resto. Nubarrones grises tenemos suficiente con nuestro smog como para producir más en nuestros metros cuadrados de trabajo.

Padre Hugo Tagle-Moreno
Para: Todomujer.cl
(derechos reservados)

Sin trackbacks

URL de TrackBack: http://www.todomujer.cl/cgi-bin/mt/mt-tb.cgi/103

Escribir un comentario

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer