Felipe Kast, 32 años, futuro ministro de Mideplan "Mi generación no está de adorno"

| 3 comentarios | 0 TrackBacks

Felipe Kast 001.jpgEl miembro más joven del gabinete de Piñera se declara "profundamente liberal" y revela que ha invitado a concertacionistas a formar parte de su cartera. "No quiero comerme la torta solo", explica. También recuerda el legado de su padre, critica a los grupos de privilegiados y habla de los prejuicios que ya no tiene sobre Cuba.

Felipe José Kast Sommerhoff pudo no haber sido el ministro más joven del Presidente electo Sebastián Piñera. También pudo no ser economista UC, ni doctorado en Políticas Públicas en Harvard, ni investigador especialista en temas de pobreza del Instituto Libertad y Desarrollo.

Pudo incluso, no ser Felipe Kast.

Cuando nació, a sus padres le entregaron una guagua equivocada. Era el tercer hijo de Cecilia Sommerhoff y del ministro de Odeplan del régimen militar, Miguel Kast. Ellos lo habían visto brevemente al nacer. Por eso, cuando una enfermera les trajo un niño que no era Felipe, ellos sospecharon que algo no andaba bien.

"Podría no haber sido yo. Es decir, podría haber sido yo donde fuera... pero no habría tenido el mismo nombre", dice, 32 años después, en una oficina del ex comando de Piñera, tras la primera reunión del próximo gabinete.

El recién nombrado ministro de Mideplan -futuro ministerio de Desarrollo Social- mira hoy con sorpresa cómo la misma cartera que ocupara su padre se cruza en su exitosa carrera académica que lo ha llevado a ser consultor del Banco Mundial y a integrar el Poverty Action Lab, centro de investigación para la superación de la pobreza del MIT y la UC.

Y, no obstante el parecido físico y de trayectoria con el mítico líder del gremialismo, asegura no sentirse en deuda con su padre: "Él está re bien en el cielo". El peso, dice, lo siente con otros, con "el 40 por ciento más pobre" de chilenos.

Ajeno a Pinochet, o de pararse más a la derecha o la izquierda que su emblemático tío diputado José Antonio -enemigo acérrimo de la píldora del día después-, Felipe Kast sólo pierde la afabilidad cuando habla de miseria y falta de oportunidades. "Es grave cuando los grupos de privilegiados se protegen a sí mismos", dice, "y no rayan la cancha de la misma forma para todos (...). Es pecado de omisión", remata.

Más técnico que político (se declara independiente), afirma que le encantaría contar con gente del actual ministerio de Planificación en su trabajo. "Hay gente muy buena", dice.

-¿Va a sumar concertacionistas a su ministerio?

-Sí, lo he hecho, y lo están pensando. Algunos son amigos, otros son personas muy valiosas, que trabajan muy bien y a quienes les tengo mucho respeto. No quiero comerme la torta solo.

EL PESO DEL PADRE

-Su padre fue mentor del gremialismo, usted colaboró en la campaña presidencial de Lavín, es cercano a Larroulet y uno de sus tíos es un diputado UDI. ¿Por qué usted no milita en ese partido?

-Básicamente porque me he abocado a la tarea más técnica que es lo que también hace Larroulet. No me he sentido llamado a tener una vida partidista y he focalizado mis esfuerzos académicos, intelectuales y de acción en temas relacionados con la pobreza. Me siento mucho más cómodo siendo independiente, con visiones y posturas muy cercanas a la Coalición y a la centroderecha, pero siempre independiente.

-¿Quiere seguir siendo independiente?

-Quiero seguir independiente.

-Su padre fue ministro de Odeplan a los 29 años. ¿Qué le provoca este nombramiento suyo en la misma cartera?

-Es bonito, mi madre se emociona mucho más que yo. No lo conocí mucho, él murió cuando yo tenía seis años. Lo que sí me dejó mi papá son cosas tal vez mucho más profundas que el cargo. Él decía que estamos de paso, por eso hay que andar más liviano de equipaje y vivir la vida apasionadamente. Tratar de gastarse los segundos que uno tiene en la Tierra en algo que valga la pena. Entonces, eso sí es emocionante porque tengo una oportunidad muy grande y una prueba muy concreta de evaluar si es que ayudo o no.

-¿Siente que debe probar algo?

-No. Sí me daría profunda tristeza que no fuésemos efectivos en lograr reducir las brechas que existen en Chile. Es un sentido profundo de responsabilidad por los chilenos, no con mi papá, ni con nadie. Siento que tengo la suerte de que me hayan puesto en un lugar donde tengo bastante experiencia.

-¿Qué le dijo su padrastro, Javier Etcheberry (ex ministro de OO.PP. de Lagos), ante su nombramiento?

-Estaba muy contento. Es muy cercano a mí. Ha sido un pilar en mi vida, potentísimo. Me ha dado infinitos consejos. Quiero mucho a mi padre, pero también soy admirador de Javier Etcheberry.

-Es el más joven del gabinete. ¿Cómo es ser parte de esta generación ante la antigua derecha asociada a Pinochet?

-Es un orgullo ser parte de esta generación que ha tomado las armas en sus manos, en el buen sentido de la palabra, y ha hecho muchas cosas desde la sociedad civil donde no tuvo espacios activos en política, porque muchos no se han sentido cómodos, ni se han sentido llamados. Pero la política es una herramienta muy poderosa para hacer cambios, y de ahí viene este acercamiento mío a las políticas públicas, porque es un espacio muy potente para hacer cambios sustanciales en la calidad de vida de muchos chilenos que no lo pasan tan bien. Por lo mismo, me siento muy contento de que nuestra generación, en este proyecto político particular del gobierno de Sebastián Piñera, esté teniendo una influencia muy grande, somos bastante protagonistas de este proyecto. Mi generación no está de adorno.

-"No tolerar la injusticia social y menos aún los privilegios", es uno de los principios que usted aprendió de su padre. Sin embargo, la Concertación ha criticado que el gabinete del que forma parte está compuesto por personas privilegiadas por el modelo neoliberal, que ha creado profundas desigualdades en Chile. En ese sentido, ¿no es una paradoja integrar este gabinete?

-No, porque en el fondo siento que lo grave es que esas personas que reciben privilegios no se rebelen contra el sistema. El sistema del libre mercado ha reducido muchas inequidades, contrariamente a lo que muchos dicen. Los pecados de omisión que hemos cometido han hecho que esta sociedad de privilegios permanezca en el tiempo. La verdadera integración se logra cuando pones todas las herramientas a tu disposición en pos de aquellos más desfavorecidos. Te dedicas a nivelar la cancha, y ésa es la deuda que tenemos. Aquí, hay muchos que tendrán que ser generosos y poner mucho para que efectivamente esta movilidad social que queremos se genere.

-Los pecados de omisión que señala, ¿son faltas de la derecha?

-Me refiero a todos. Es una tesis que da para largo, pero me encantaría que se instalara una cultura en Chile de que nos juzguen no solamente por aquello que estamos haciendo bien o mal, sino por aquello que no estamos haciendo. Por ejemplo, si en los próximos cuatro años mantenemos la calidad de la educación como está hoy día, que eso sea un pecado de omisión, y grave.

-Parte de la gente de su sector no tiene noción real de lo que es ser pobre en Chile, a diferencia suya que acompañaba de niño a su padre a los campamentos. ¿Cómo percibe esto?

-Eso es un poco una caricatura, sin negar el hecho de que hay sectores de la sociedad que viven enquistados en su mundo. Eso lo encuentro muy mal. Tenemos la tarea de invitar a Chile a que sea una sociedad mucho más integrada y con soluciones reales. Encuentro gravísimo que generemos una sociedad segregada, pero no lo asocio a sectores políticos. Conozco a gente de diversos colores que quiere vivir igual de enquistada. Por eso, esta caricatura de que la gente de derecha está asociada a estos sectores me parece injusta. Tenemos una responsabilidad todos, y no sólo el Estado. Muchos jóvenes, incluso aquellos que están sobre la "cota mil", han sido de las generaciones más activas en los campamentos. Por eso, no me queda tan claro afirmar que los sectores que te apoyan no conozcan la pobreza.

-¿Se considera conservador o liberal?

-Soy profundamente liberal, en el sentido de que me encanta respetar la libertad de todas las personas; acoger a todas las diversidades individuales y que, como ciudadanos, aspiremos a hacer bien las cosas, porque hay cosas que no son neutras. Por ejemplo, ser un buen padre. Ahora que soy padre de tres hijos me doy cuenta de que encuentro bueno que la sociedad me transmita que ser un buen padre o buen marido o hacer bien mi pega o ser emprendedor y ponerle empeño, hace una sociedad donde se puede construir. Y no una donde nos echamos y pedimos derecho a todo, pero no tengo responsabilidades con el resto.

-¿Qué medidas de la Concertación aplaude y cuáles no?

-Aplaudo mucho la idea de aumentar la cobertura educacional a nivel preescolar, de la primera infancia, esas son cosas que se deben hacer porque la calidad del servicio que antes se estaba dando no era suficiente. Y no aplaudo el tema de la coordinación y de la evaluación de la política social. Hoy se evalúa relativamente poco el gasto social, entonces ahí hay espacios donde se puede avanzar mucho y es donde nosotros queremos hacer la diferencia.

Su vida en Cuba

Motivado por conocer el otro lado de la moneda, Kast estuvo todo el año 1999 en Cuba estudiando marxismo. Allí se reunió con gente de Schoenstatt, aunque hoy, dice, está desvinculado del movimiento. En la isla también conoció a su esposa, Emelia Puga, ingeniera civil con quien tiene tres hijos: Miguel (4), Emelia (3) y Pedro (7 meses).

-Tomé todo el track de marxismo que los estudiantes de economía de la Universidad de La Habana deben cursar. Cinco ramos, entre los cuales tres eran de marxismo y dos de economía. Me fui un año completo a estudiar allá, en un intercambio, cuando estaba en la Universidad Católica.

-De lo que vio en Cuba, ¿qué aplicaría usted en Chile?

-Tiene que ver con la educación. La ciudadanía en Cuba, a pesar de la falta de libertad, tenía una capacidad de diálogo y crítica muy fuerte, en favor o en contra del régimen. Había una integración social que en Chile falta mucho. Necesitamos una ciudadanía más empoderada y participativa. Y no ésta cosa vertical donde existe el ciudadano de un lado y el Estado de otro.

-¿Hay algo que usted rescate del marxismo?

-Se puede rescatar mucho. Más allá de lo programático, es su capacidad de reflexión. El marxismo tiene una mirada de largo plazo, que no se dio como se esperaba. Nosotros pensamos más a corto plazo. El marxismo, en general, tiene una visión más histórica de la evolución de la dialéctica de la sociedad. Me sirvió mucho para sacarme ese molde cortoplacista.

-¿Qué lecciones le dejó su paso por Cuba?

-Lo más importante fue matar muchos mitos sobre caricaturas humanas. No conocía a nadie y mis amigos fueron muy abiertos. Es un pueblo muy gozador, humano y transparente, que se ríe mucho de sí mismo. Me alivianó mucho el equipaje.

Por Beatriz Burgos.
Fuente: Revista El Sábado, El Mercurio
13 de Febrero de 2010

Sin trackbacks

URL de TrackBack: http://www.todomujer.cl/cgi-bin/mt/mt-tb.cgi/227

3 comentarios

ojalá que en el invierno de 2011 no dejen al 30% de los pensionadps del INP sin bono de invierno, fué la más grande injusticia y no se nos hizo caso ,La Sra Diputada y Jefe de la Cáma de Diputados Alejandra Sepúlveda fué a hablar con el Sr.Ministro de Interior con un grupo de pensionados y no pasó nada, parece que ellos nunca van a llegar a viejos, no tuvimos reajuste ni bono, parece que somos un producto desechable, ojalá la Primera Dama nos tome bajo su alero.

Heya! I understand this is somewhat off-topic but I needed to ask.
Does building a well-established blog like yours require a
massive amount work? I'm completely new to writing a blog
however I do write in my diary on a daily basis. I'd
like to start a blog so I can share my personal experience and views online.

Please let me know if you have any recommendations or tips for
new aspiring bloggers. Appreciate it!

Muchas gracias por escribirnos.

En cuanto a su consulta siempre montar un sitio web requiere trabajo e investigación.

La plataforma que yo uso es movabletype que cuenta con buena asistencia técnica. Llevo años trabajando con ellos y quien me da el soporte siempre ha sido muy responsable y cumplidor.

Con todo me da la sensación que hay otras plataformas como wordpress.com o wix que son gratis en las plantillas más básicas que permiten desarrolar un buen sitio web.

Otra opción es trabajar con blogs como lo que tiene google.

Según he leído wordpress es bastante apreciado por las características que tiene.

Por otra parte siempre es bueno formar un equipo que pueda colaborar con artículos sino se hace muy pesado a menos que quiera publicar lo que va meditando y escribiendo en su cuaderno para compartirlo con los demás. El mundo necesita siempre de una nueva mirada o de ojos críticos que nos lleven a plantearnos como estamos viviendo y haciendo donde vamos para no perder nuestra humanidad.

Le deseo mucha suerte con su proyecto.

M. Beatriz Letelier
Editora

Escribir un comentario

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer