Sociedades Anónimas

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Finalmente y terminando con la revisión de los principales tipos de sociedades, en esta oportunidad veremos brevemente las características principales de las sociedades anónimas.

Algunas ideas básicas

Este tipo de sociedades, se denominan sociedades de capital, ya que en ellas la persona de los socios no debería tener mayor importancia, sino solamente la reunión de un fondo común para desarrollar un negocio. Estas son a menudo empresas de muchas personas, y en las cuales los partícipes no se llaman socios, sino accionistas, y su participación en la sociedad está representada por acciones, que corresponden a una parte del capital social. Para participar en estas sociedades no es necesario modificar su escritura, como sucede en las sociedades de personas como la de responsabilidad limitada; en este caso, basta con que una persona compre acciones a otro accionista, lo que se materializa por un documento que incluso puede ser privado (traspaso de acciones), que se notifica al gerente de la sociedad, para que éste registre al nuevo accionista.

Estas sociedades se rigen por la ley 18.046

Como se constituye una Sociedad Anónima

Estas sociedades se constituyen por escritura pública, en la que las personas que deciden formarla indican su nombre completo, nacionalidad, estado civil, profesión y domicilio.

Al igual que en el caso de las demás sociedades, es recomendable que las mujeres que constituyan este tipo de empresas, sean separadas de bienes, o por lo menos tengan un ingreso producto de algún trabajo demostrable con boletas, recibos de sueldo u otros, que les permita aportar dinero o bienes a la sociedad.

La escritura debe señalar el nombre de la sociedad, el que debe terminar con las palabras "Sociedad Anónima" o la abreviación "S.A." También debe indicarse el objeto de la compañía, esto es, la indicación de la clase de negocios a los cuales se dedicará; el domicilio principal que tendrá la sociedad, sin perjuicio de que pueda además tener oficinas o sucursales en otros lugares; el capital y el número de acciones en que se divide; la duración de la sociedad, la que normalmente es de carácter indefinido. Estas sociedades como veremos en detalle más adelante, se administran por un órgano o grupo de personas que se llama "directorio", por lo que en la escritura debe señalarse cuántos serán los miembros de este directorio (no pueden ser menos de 3), y la frecuencia con que se reunirán, cuántos de sus miembros deben asistir para que la sesión sea válida, y el quórum (cantidad de votos) que se requieren para tomar las decisiones. En la escritura de constitución se indica también quienes formarán ese primer directorio y en que forma los accionistas suscriben las acciones en que se dividió el capital y como las van a pagar.

Un resumen de esta escritura (extracto), se publica en el Diario Oficial por una sola vez, y se inscribe en el Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces del lugar que se ha indicado como domicilio de la empresa. Tanto la publicación como la inscripción deben hacerse dentro del plazo de 60 días contados desde la fecha que tiene la escritura pública de constitución de la sociedad. Hecho lo anterior, es necesario sacar el rut a la empresa en el Servicio de Impuestos Internos.

Organos de la sociedad anónima

En la sociedad anónima es posible distinguir dos órganos a saber: la Junta de Accionistas y el Directorio.

La Junta de Accionistas es la asamblea compuesta por la totalidad de las personas que poseen acciones en un determinado momento. Las Juntas de Accionistas, de acuerdo con la ley, pueden ser ordinarias o extraordinaria. Las primeras deben reunirse una vez al año para aprobar el balance de la empresa, elegir a los miembros del directorio, distribuir las utilidades, dividendos para los socios, etc. Las Juntas Extraordinarias se reúnen cuando la situación lo amerite, por ejemplo para modificar el estatuto social, otorgar garantías a terceros etc.

El Directorio es el órgano que administra la compañía, como es precisamente esto, un órgano, tiene que designar apoderados a los cuales debe otorgarles facultades para que operen en la práctica (el directorio no puede comprar cosas, ni firmar cheques). De estos apoderados el más importante es el Gerente, que es el representante legal de la compañía, y el encargado de llevar a la práctica las decisiones del directorio.

Estas sociedades son algo más complejas en su manejo y administración, por lo tanto no se justifican para negocios pequeños.


María del Carmen Rozas Ortúzar
Abogado

Sin trackbacks

URL de TrackBack: http://www.todomujer.cl/cgi-bin/mt/mt-tb.cgi/370

Escribir un comentario

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer