Semana Santa 2016

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Por: P. Carlos Cox

Queridos amigos y hermanos:

Semana-Santa.jpgSe inicia la Semana Santa, la semana más importante del año; pero este año es especialmente importante porque nos permitirá unir nuestros dolores, angustias y temores al dolor, angustia y temor que vivió Jesús con nosotros y que en Él nos permitirá transformarlos lentamente en nueva vida y esperanza.

Jesús presentía que venía un dolor sobre Él: "El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará" (Mc 9,31), sin embargo no huyó de él, sino que lo afrontó.

Nosotros siempre sabemos que pueden haber desgracias y dolores en nuestra vida, pero no siempre estamos anímicamente preparados, tendemos a olvidarnos a no hacerle frente.

La situación que estamos viviendo en nuestra patria, en muchas de nuestras familias, lugarres de trabajo nos coloca cara a cara con el dolor, con nuestra contingencia, con nuestras debilidades. Naturalmente eso puede traer temor, angustia y desesperanza. ¿Cómo enfrentó Jesús el dolor y la traición en esta Semana Santa?

Se colocó en manos de Dios nuestro Padre diciendo: "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen" (Lc 23,34). "Créanme yo estoy en el Padre y el Padre está en mí" (Jn 14,11). "Como el Padre me amó yo los he amado a ustedes" (Jn 15,9) y tantas otras palabras de Jesús expresadas especialmente en los capítulos 14 al 17 del Evangelio de San Juan, hasta ese momento dramático de su entrega total cuando gritó: "Padre, en tus manos entrego mi espíritu" (Lc 23,46)

Así en estos días Dios nos ha traído su cercanía en los miles de hombres y mujeres, jóvenes y personas mayores que han volcado su apoyo, compañía y ayuda a los más afectados. ¡Cuántos rostros de cercanía, de consuelo, de generosidad no hemos experimentado!

Ellos son el apoyo, consuelo y cercanía para afrontar el dolor, la pérdida, la incertidumbre acompañando y experimentando que Dios nunca nos suelta de su mano.

Por eso el drama doloroso, de entrega confiada y total en la cruz sucede la realidad de la resurrección. ¡Él vence la muerte y el dolor! En Él, en su cercanía y fuerza irrumpe nueva vida y esperanza en nosotros.

Esta Semana Santa por lo tanto, es una ocasión privilegiada de unir nuestros dolores y aflicción a Jesús, a tomarnos juntos de la mano amorosa de María, de la mano de Dios, nuestro Padre y experimentar como Él nos regalará esperanza y nueva vida.

Sin trackbacks

URL de TrackBack: http://www.todomujer.cl/cgi-bin/mt/mt-tb.cgi/693

Escribir un comentario

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer