Novedades en la categoría Artículo

¡Vamos a la playa!

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Es la naturaleza la que da la nobleza en la conducta; pero la educación, con todo, enseña las reglas. Eurípides.

Dicen los expertos en protocolo que los buenos modales, la cortesía y el saber estar en cada circunstancia son como un código común basado en el respeto por uno mismo y por el que tienes enfrente.

No solo para hacer la vida diaria mucho más agradable, sino porque el respeto por los demás nos hace más libres y más tolerantes.

No estamos solos en el mundo. Y nuestros gestos, la forma de vestir y de comer, los saludos, apagar el móvil en cines, teatros o reuniones de trabajo, ceder el asiento del autobús a una mujer embarazada o dejar paso a los ancianos, no son costumbres trasnochadas, sino detalles de urbanidad, de convivencia, a las que todavía hoy, en pleno S. XXI, es recomendable prestar atención.

Nadie duda que las costumbres han cambiado y que la naturalidad ha enterrado los comportamientos encorsetados de antaño. Pero, aun así, parece que todos estamos de acuerdo en que para vivir de forma civilizada y tolerante es aconsejable un comportamiento socialmente correcto en la mesa, en el trabajo, al volante, con el móvil, … con el que podamos demostrar, sin exageraciones, el respeto a los demás como deseamos que nos respeten a nosotros.

Pues bien, ahora que muchos de nosotros comenzamos nuestras más que merecidas vacaciones y que, para ello, elegimos pasar unos días de playa con nuestra familia, ¿qué les parece si recordamos algunos aspectos en los que parece más necesario insistir en estos momentos para TODOS podamos disfrutar en la playa?

BUENAS MANERAS EN LA PLAYA

- Busque un sitio tranquilo donde pasar el día y disfrutar de su familia.

-Si tiene niños pequeños, asegúrese que no molesten a los demás. Si es necesario busque un lugar más apartado donde sus hijos puedan jugar, correr y divertirse, como lo que son…niños

- Coloque la sombrilla sin invadir el espacio del vecino. Si para ello tiene que madrugar un poco más, recuerde el refrán: “Si quieres con buen pie empezar…tienes que ser puntual”.
- Intente dejar la ropa, las chancletas y las bolsas más o menos recogidas, de manera que no entorpezcan el paso y la estética. Las varillas de la sombrilla son una opción estupenda

- No ponga la música a todo volumen, ni grite a los niños, ni mucho menos se pelee con sus hijos adolescentes en público. No hay nada más molesto cuando se está tumbado en la playa.

- No deje a su perro o gato por la playa. Recuerde que hay niños, personas mayores o incluso, personas con enfermedades alérgicas a las que les puede molestar.

- No toque, ni deje tocar a sus niños, las cosas de los demás sin permiso. Si sus hijos se empeñan, mejor dicho, se emperran en utilizar el cubo y la pala del hijo del vecino, haga que se la pidan por favor y que den las gracias cuando la devuelvan.

- Tápese la boca cuando, amodorrado por el sol, le entren ganas de bostezar.

-No hable con la boca llena ni haga ruidos al beber.

-No escupa en la arena.

- No eructe. Recuerde que no hace falta ser “hombre orquesta” para que todos sepan que ha bebido Coca-cola.

- Si fuma, intente que el humo no alcance al vecino de toalla. Recuerde que puede pedirle al vigilante un cenicero de estos en forma de cono para guardar las colillas.

- Piense que al sacudir toallas o levantar arena de playa al andar, ésta puede ser llevada por el aire y molestar a los que tiene a su alrededor.

- Vigile sus conversaciones o chistes “subiditos de tono”. Recuerde que la playa es un espacio abarrotado de niños y los pequeños, y más aún los adolescentes, tienen el oído muy fino.

- Respete escrupulosamente las normas de seguridad aconsejadas por los socorristas o los “vigilantes de la playa”.Es una cuestión de prudencia, sobretodo teniendo en cuenta la cantidad de niños pequeños que hay en la playa.

- Evite posturas provocativas o vulgares para no ofender la sensibilidad de los que están a su alrededor. Por ejemplo, queda muy ordinario tumbarse boca arriba con las piernas “demasiado” abiertas para que le dé el sol en la parte interna de éstas. Sea elegante, por favor.

- Nunca se ría del vecino ni lo señale con el dedo (en especial de las mujeres “raras” que llevan el bañador de una pieza).

- Sea respetuoso en el vestir evitando extravagancias, vulgaridades y exhibiciones de la intimidad que puedan molestar a los demás. Recuerde que no está solo y que el uso del 'top-less' o los bañadores tipo “chulo de playa” reflejan la personalidad de cada uno y su buen o mal gusto.

Como dicen los grandes modistos: es más atractivo insinuar que enseñar.

Y por último, y muy importante, antes de abandonar la playa recuerde dejar su “parcela” tan limpia como la encontró. Recoger las latas de bebida, las colillas o los papeles, y tirarlos al contenedor más cercano, sólo cuesta unos segundos.

RECUERDE: TODOS MERECEMOS DISFRUTAR DE UN DÍA DE PLAYA


http://www.menudospeques.net/images/recursos_infantiles/poesias/ninos_arena.jpg


Los antiguos creían que el hombre depositaba semillas en la mujer, y que ésta ofrecía su vientre como una tierra fecunda para la nueva vida. Si todo iba bien (buena semilla, buena tierra), nacían los hijos. Desde luego, también los antiguos sabían que los problemas eran muchos: a veces la mujer no era fértil (la tierra no estaba preparada), o el niño no nacía, o nacía con muchos defectos físicos.

Hoy sabemos que tanto el hombre como la mujer aportan algo (mucho) en el nacimiento de cada hijo. El cromosoma afortunado que penetró en un óvulo el glorioso día de nuestra fecundación dejó su información genética allí, en un óvulo, y se mezcló con los genes de nuestra madre. De la combinación misteriosa y "casual" que allí se produjo se originó nuestro ADN, nuestro código de vida física. El color del pelo, la agudeza visual, la estatura, la fuerza física, la capacidad de hablar más o menos, nuestro sexo... Todo estaba allí, en ese momento en el que nuestra vida iniciaba, perdida en los espacios del sistema reproductor femenino.

Luego empezamos a crecer. Al inicio, nos "duplicamos" muchas veces, pero éramos casi nada, apenas un milímetro. Navegábamos por las trompas de Fallopio, camino hacia el útero, mientras mamá preparaba nuestra acogida para la siguiente etapa de desarrollo. En el útero encontramos todo listo: paredes acogedoras, alimento abundante, un sistema de protección y apoyo. Aunque éramos distintos de nuestra madre, aprendimos a convivir sin grandes problemas, si bien mamá tuvo que pasar algunos malos momentos. Sabemos que su sistema inmunitario quedó debilitado, precisamente porque se lo pedimos, para que no nos perjudicase. Pero también sabemos que aceptó este sacrificio porque nos amaba, y aquí estamos hoy, vivos, gracias a su heroísmo.

Luego, el "enganche", que no fue cosa fácil. La aventura de la vida depende de muchos factores, tantos que tenemos que reconocer que resulta mucho más fácil no nacer que nacer. Pero la cosa "funcionó", y quedamos fijos allí, en lo profundo del útero. Seguimos nuestro crecimiento. Pronto preparamos todo un equipo de células de protección y apoyo, la placenta, para que pudiésemos crecer más seguros y tranquilos. Mamá empezó a darse cuenta de nuestra presencia, se lo dijo a papá, y la alegría de los dos era una señal más de lo hermosa que es la vida.

Con el pasar de los días, de las semanas y de los meses crecimos. Si al inicio parecíamos casi nada, como un pequeño ratoncito, pronto mejoramos nuestra "presencia": se veían nuestras manos, nuestros pies, nuestra cabecita. Se preparaban ya los ojos, los oídos, la nariz. Nuestro corazón empezó a trabajar, y cada vez nos gustaba más el latido fuerte y confortante del corazón de nuestra madre. Incluso después de un tiempo empezamos a escuchar las voces de mamá, de papá, y hasta la música que en casa nos ponían. Pero también había momentos de dificultad. Tal vez sufría nuestra madre por dolores de columna, o su salud estaba en peligro ante la posibilidad de algún cáncer o alguna enfermedad del corazón. Gracias a Dios, el amor supo soportar todo. La vida iba hacia adelante.

Algunos de nosotros tuvieron prisa, y nacieron antes de tiempo. Providencialmente, en muchos lugares existen incubadoras que permiten salvar a los que nacen prematuros. Además, cada vez se descubren nuevas técnicas para operar o curar algunas enfermedades de los niños, antes de que nazcan, o inmediatamente después de su nacimiento.

La mayoría nacimos después de nueve meses. Fue un momento emocionante y difícil. Mamá tuvo que sufrir, sobre todo si alguno de nosotros éramos "cabezones", para que saliésemos por fin, a la vista de todos los que nos querían. También nosotros lloramos en un mundo nuevo, con más luz, con un aire al que tuvimos que acostumbrarnos en pocos segundos. Pero, de nuevo, el cariño nos rodeó. Unas manos nos tomaron y nos llevaron pronto al pecho que se convirtió en nuestra primera comida, y pudimos mirar, frente a frente, unos ojos que nos amaban como nadie en este mundo.

Cada vida humana inicia de un modo misterioso y fascinante. La existencia es una aventura desde la concepción hasta la muerte. Si es verdad que cada minuto está lleno de peligros y de asechanzas, y que basta muy poco para que muramos, también es verdad que el amor nos acogió y nos ha permitido vivir hasta el día de hoy.

Al final, sólo nos queda dar las gracias por la vida. Al Dios que nos pensó, a los padres que nos quisieron, a los médicos, a las enfermeras, a los amigos y familiares. Vivir es bello si somos amados. Entonces comprenderemos que otros esperan nuestro amor, aunque midan pocos centímetros o hayan nacido con alguna grave enfermedad.

La vida continuará mientras haya amor. A cada uno le toca poner todo lo que está de su parte para que el amor siga regando cada rincón de nuestro planeta, para que otros puedan participar en esta aventura; para que cada niño sea respetado en su vida y en su dignidad, para que sea amado y pueda luego, también él, amar a otros como a él le amaron, como nos amaron a nosotros, así, como éramos, como somos, sin condiciones...

Fuente: es.catholic.net
Autor: P. Fernando Pascual

Ellas, según ellos

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Ellas: un marco tan amplio como las mujeres, ellos: el actor Víctor Laplace y el músico Kevin Johansen. Dos hombres que trabajan de lo que les gusta y que se expresan a través de su arte opinaron sobre la pasión femenina.

Unos minutos de reflexión se toman Johansen y Laplace para hablar sobre ellas, ninguno quiere opinar por que sí nada más. "La pasión femenina es muy de frente", consideró el músico en diálogo con LANACION.com mientras que el actor Víctor Laplace sostuvo que el "apasionamiento femenino, asusta un poco al hombre".

El cantautor Johansen, argentino por opción y oriundo de Alaska, con una sutil y cálida manera de contar historias en el formato breve de una canción, dedica varios de sus temas musicales a amores, desencuentros y por qué no a desdramatizar algunas separaciones.

"Yo aprecio a la pasión de donde venga, cuando es muy frontal y cuando es sincera, porque puede ser una pasión desmedida exagerada... porque sí, y te toca a vos de casualidad porque te cruzaste", explicó, entre risas. Y agregó: "Creo que al contrario de lo que se supone 'que el varón que es más extrovertido y la mujer más introvertida', yo creo que la mujer se va más de boca y se desboca... El hombre tiene una pasión mas internalizada y es ahí cuando le sale un poco el artista".

Al hablar de grandes mujeres apasionadas, antes de aclarar que hay muchas, el cantante menciona a dos: Virginia Wolf y Violeta Parra, aunque no se olvida de hacer referencia a la argentina Eva Perón.

Por su parte, Laplace, que cuenta con más de 62 películas en su haber y varios programas televisivos y obras de teatro, no duda al nombrar a mujeres apasionadas a varias de sus compañeras de trabajo como Bárbara Mujica, Ana María Picchio, Soledad Silveyra, Sandra Ballesteros, María Rosa Gallo y China Zorrilla.

"Me gusta ver a mujeres apasionadas, con hombres al lado o sin ellos, que han resistido con pasión a través de los tiempos. Reconozco y veo parejas, de 20 años, de 30 años, que la han luchado, y me parece que la pasión es eso: la lucha cotidiana".

Azul Cecinini
Video

Johansen y Laplace opinan sobre las pasiones femeninas en LANACION.com

Jorge Reyes Zapata Abogado


En los últimos días he tenido ocasión de conocer unos trabajos realizados por la Fundación Norteamericana de estudios públicos, Heritage. En un esfuerzo notable se ha confeccionado por ellos lo que denominaron el "

Las consecuencias de pertenecer, de ser rechazado y de la indiferencia están ilustrados en estos gráficos. Datos exhiben, en forma repetida y consistente, que los niveles más altos de resultados favorables, positivos de vidas plenas y felices son de aquellas familias en las que los padres se pertenecen el uno al otro y a sus hijos: de la llamada familia natural.

Queda como evidencia palmaria que en estas familias tanto los adultos como los niños tienen menos probabilidades de vivir en la pobreza, menos probabilidades de depender de la beneficencia. Aun más, los niños de esas familias tienen mayor probabilidad de tener éxitos académicos y menos probabilidad de caer en depresiones.

Aunque estos gráficos son de correlación - lo son deliberadamente, para dar mejor una imagen de lo que está sucediendo con los niños americanos-, los estudios de regresión y de exploración causal realizados por los mejores sociólogos del país del norte y especialistas en familia encuentran, en forma repetida, que la familia natural es el mejor lugar para el desarrollo de los niños.

Cuando los padres se rechazan el uno al otro por el divorcio u ocurren los nacimientos marginados del matrimonio, queda demostrado que en un número muy elevado las potencias de los niños no se desarrollan como debieran, y se presentan en un modo reiterado resultados importantes en delincuencia, adicciones, abuso y fracaso. Cuando los padres y madres se pertenecen en matrimonio, sus hijos exhiben niveles superiores de prosperidad.

El estudio muestra que en 1950 de cada cien niños que nacieron ese año, 12 se encontraron en una familia quebrada, cuatro nacieron fuera del matrimonio y ocho sufrieron el divorcio de sus padres. Al llegar al año 2000, el número había subido cinco veces y de cada cien niños nacidos, 60 entraron a una familia rota, 33 nacidos a padres solteros y 27 sufrieron el divorcio de sus padres. Este, de un modo elocuente, es el triste legado de la ley del divorcio.

Tenemos que concluir, entonces, que en los últimos cincuenta años Norteamérica ha cambiado; de ser en forma preponderante una "cultura de la pertenencia" ha pasado a ser ahora una "cultura del rechazo".

No hay área alguna de preocupación gubernamental, no hay un solo presupuesto de un programa importante que no aumente cuando se rompen los matrimonios, o cuando los padres se rechazan mutuamente. Recoger los platos rotos no es sólo la obligación de la familia rota, sino de todos los contribuyentes y de toda la sociedad. Dados estos resultados, podemos decir que este cambio cultural --este último experimento de América con la libertad- ha sido un fracaso enorme.

Norteamérica ha comenzado a restaurar las condiciones en las que pueda crecer nuevamente una cultura de la pertenencia, con todos los ingredientes de ella. El experimento Americano de la verdadera libertad, y que ha ayudado a dar forma a los ideales de esa nación, está llamado, nuevamente, a desarrollar un rol de avanzada en esta materia.


Si Dios es Uno solo y se ha revelado en Jesucristo, ¿por qué ha permitido tantas religiones? Esta es una de las preguntas que podría plantear la Jornada de oración en Asís a la que Juan Pablo II ha dado su propia respuesta.

Se la planteó el periodista italiano Vittorio Messori en el libro «Cruzando el umbral de la esperanza» (Plaza & Janés, 1994). El pontífice dedicó cuatro capítulos a responderla.

En el libro el Papa afirma que «en vez de sorprenderse de que la Providencia permita tal variedad de religiones, deberíamos más bien maravillarnos de los numerosos elementos comunes que se encuentran en ellas».

Cristo vino al mundo para todos los pueblos, dice el Papa, «los ha redimido a todos y tiene ciertamente Sus caminos para llegar a cada uno de ellos, en la actual etapa escatológica de la historia de la salvación. De hecho, en aquellas regiones muchos lo aceptan y muchos más tienen en Él una fe implícita (cf. Hebreos 11,6)».

Presentamos a continuación la opinión que expresa el Papa en el libro «Cruzando el umbral de la esperanza» sobre las diferentes religiones.

Periodista: Margot Valenzuela V.

Cada vez que nos enfrentamos a nuestros ansiados y merecidos días de vacaciones pensamos en las distintas opciones que el mercado nos ofrece para descansar: tours por Chile y el extranjero, playas, campo y cruceros. Son innumerables las alternativas que se nos ofrecen, eso sí de acuerdo al presupuesto de cada familia.

Muchas veces creemos que una forma de descansar es olvidarnos de todo lo que nos agobió durante el año: estudios, trabajo, aglomeraciones, bocinazos, entre otras características propias de la ciudad. Esto implica que, muchas veces, nuestra labor como cristianos sufra un leve relajo. Dejamos de asistir a misa, de pagar el uno por ciento o de brindar una mano amiga al prójimo, pues sólo queremos descansar y dejar a un lado lo cotidiano.

Sin embargo, existen personas que, si bien son pocas, cada año aumenta más. Se preocupan de hacer de su período de vacaciones una instancia para aprender, dar y recibir. Son los misioneros: tanto jóvenes como adultos que durante su descanso se dedican a entregar algo de sí a aquellos que más lo necesitan.

La idea de misionar no es algo nuevo. Como sabemos, durante el período de conquista del siglo XVI tanto jesuitas como franciscanos viajaron a estos lejanos territorios con el fin de dar a conocer el evangelio a quienes eran considerados, en el viejo mundo, "indios infieles". Así fue como se establecieron en América latina y lograron difundir el catolicismo.

En la actualidad los trabajos de verano, si bien no son iguales a los realizados por los misioneros españoles de antaño, han logrado consolidarse y contar con un gran apoyo de los universitarios, como así también de los empresarios. Es así como con el tiempo, esta idea ha logrado expandirse en la mayoría de las universidades, tanto estatales como privadas.

Con este trabajo se logra cumplir diversos objetivos. En primer lugar, se entrega una cierta cantidad de medias aguas para los pobladores de las distintas comunidades donde se acude. De la misma manera, se entrega un poco de ayuda espiritual rezando con la gente y compartiendo con los niños. Otro punto, que se consigue en este tipo de trabajos es formar a los futuros profesionales con una mejor y mayor conciencia social. Es decir, se pretende que sean los estudiantes de hoy quienes estén preocupados de esa realidad lejana, aunque ya conocida; pudiendo así, efectuar proyectos para disminuir la pobreza y, además, en el caso de los cristianos, difundir las palabras de Jesucristo. Esa es, en cierta forma, la iniciativa que promueven, los jóvenes de: Un techo para Chile.

Otra forma de trabajo similar, de brindar ayuda, son las Misiones Familiares Católicas, donde se integra a la familia, en su totalidad. El objetivo principal es responder al llamado de Dios respecto de la vocación misionera ad gentes, obedeciendo al mandato de Jesucristo "ir por todo el mundo y anunciar la Buena Nueva a toda la creación" (Mc 16, 15). Estos misioneros colaboran en la actividad pastoral asumiendo la nueva evangelización.

En el caso de Schöenstatt, las misiones comenzaron en 1977 gracias a la iniciativa de un grupo de matrimonios ayudados por el Padre Hernán Alessandri. La razón que los motivó fue buscar una actividad en común con sus hijos para unirse más como familia. La experiencia dio excelentes resultados, tanto así, que permaneció vigente alrededor de doce años. Luego, en 1989 la experiencia se repitió con un nuevo grupo guiado por el padre Luis Ramírez, cuyos integrantes continúan trabajando.

La forma en que llevan a cabo la misión es fruto de un arduo trabajo previo. Se preparan contenidos, temas de crecimiento de la fe y obras de teatro, las cuales están orientadas a mostrar que el hombre es un instrumento de Dios. La idea es acercar a quienes se han alejado de la iglesia por diversos motivos. Según confiesa Andrés Vergara, misionero de Schöenstatt, las personas se distancian, porque el párroco del lugar es un hombre muy mayor o, simplemente, porque no hay iglesias cercanas.

La misión en sí, se realiza acudiendo a distintos lugares del país. Incluso en ocasiones, realizan viajes al extranjero. Una vez que arriban al lugar se inician una serie de actividades con los matrimonios. Además de acercarles, por ejemplo, la confesión, se reza antes de cada comida, acuden todos juntos a misa, y los niños comparten experiencias, entre otras cosas.

El objetivo principal de esta obra es provocar un encuentro al interior de la familia misionera y, de la misma forma, predicar el evangelio en todos los lugares donde se desconoce. De esta manera, se logran abrir nuevas puertas, creando una gran cadena en torno a Jesucristo. Patricia Gutiérrez, una estudiante de pedagogía básica de la Universidad Católica, quien ha participado en más de una ocasión de esta labor asegura: "nunca podré describir como esta experiencia me tocó a mi y a mi familia. Me conmovió por ejemplo la pobreza de algunos lugares donde he ido y sobre todo el gran amor que la gente siente por la iglesia, creo que eso es lo que más me motiva a continuar".

Sin duda, la labor realizada por las familias misioneras entrega beneficios importantes: ser una familia que se compromete, se reconcilia y refleja el amor de Dios. Además, forma en el servicio cristiano, ayuda a crecer y a celebrar la fe, como así también, a obedecer el llamado del Papa Juan Pablo II, quien en más de una ocasión ha dicho: "La familia cristiana, es misionera o no es cristiana".

El misionar es una manera completamente distinta de pasar las vacaciones. Tal vez, no obtengamos un "tono fascinante", ni podamos estar desconectados del mundo, pero los beneficios que, como familia, nos puede llegar a entregar son innumerables, valiosos y, por sobre todo, nos ayuda a entender que, más allá de la burbuja en que cada uno de nosotros vive, hay un mundo muy complejo y carente de lo que nosotros imaginamos, esperando a las familias cristianas que les brindarán una mano para sacarlos adelante.

Conversión ecológica

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

jpii01.jpeg
El domingo 10 noviembre 2002 el Papa Juan Pablo II pidió una conversión ecológica que lleve del abuso a la salvaguarda de los recursos naturales, y alabó el «servicio primario» que ofrecen los agricultores a la sociedad. Solicitó a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro a la hora del Angelus “un cambio radical cultural”. “Del abuso indiscriminado de los recursos -dijo- es necesario "convertirse" a la administración responsable de los bienes que nos ofrece la creación”

Su llamamiento tenía lugar con motivo de la celebración en Italia de la Jornada de Acción de Gracias, promovida por la Confederación Nacional de Agricultores: “Es bello y un deber dar gracias a Dios por los dones recibidos en el curso del año y reconocer el trabajo de los hombres y mujeres que los producen en la tierra con su trabajo»

«Con frecuencia -denunció-, los agricultores no son tenidos en cuenta por las sociedades industriales, y sin embargo merecen el aprecio común por el servicio primario que rinden a toda la familia humana». «La custodia de la creación es un compromiso del que todos tienen que sentirse responsables», añadió, pues «no debemos olvidar nunca que la tierra es de Dios, si bien la ha puesto en las manos del hombre para que la gobierne”

El pontífice recordó por último que el año 2002 ha sido declarado por las Naciones Unidas «Año de la Montaña».: “Las montañas son capaces desde siempre de fascinar el espíritu humano, hasta el punto de ser consideradas en la Biblia como un lugar privilegiado para el encuentro con Dios -aseguró-. Se convierten de este modo en el símbolo de la elevación del hombre al Creador”

2k1020_achumani_bolivia.jpeg«Las montañas, sin embargo, no son sólo un lugar de descanso y de vacaciones: para muchas personas son el ambiente del cansancio diario, afrontado con frecuencia en la soledad y el aislamiento” “Las montañas constituyen un patrimonio de todos, y deben ser respetadas por todos, amadas y salvaguardadas con atención -concluyó-. Se trata, de hecho, de un bien común, cuya integridad es preciosa para toda la humanidad».

Es conocida la particular afección que el Papa Juan Pablo II ha tenido desde su juventud por las montañas, por lo que esta reflexión adquiere una fuerza vital aun mayor.
Fuente: ZENIT.ORG

Colección Documentos BERIT del Instituto de la Familia de la Universidad Santo Tomás
Santiago de Chile.- Av. Ejército 146, Santiago: Tel: 3624825; Fax: 3601376;
E-mail:mmartinm@ust.cl

Aporte de Patricia Paiva

Las últimas semanas en Estados Unidos

En las últimas semanas hemos visto una disminución de la tasa de política monetaria a un 1% por parte del Federal Reserve y la aseveración que aun hay espacio técnico para llevarla a menos del 0,5% si fuera necesario, alejando la posibilidad de medidas menos ortodoxas como la compra directa de títulos de deuda de largo plazo. Además en julio empezó a regir la rebaja tributaria en el país del Norte, la que tendrá un impacto directo en el poder adquisitivo de los consumidores. Los descuentos por planilla ya son menores este mes y algunas familias empiezan a recibir cheques como créditos por el número de hijos; a su vez quienes tienen ingresos por dividendos saben que su declaración de impuestos del próximo año será más aliviada.

Lo anterior no puede más que reforzar la reactivación que se esperaba para el segundo semestre de este año -del cual ya ha pasado un mes- y que el Federal Reserve Americano pronostica entre el 3,5% y 4,0% para lo que queda del año y sobre el 4,0% para el 2004. Sin embargo, las cifras económicas aún no dan testimonio claro de una recuperación tan vigorosa; quizás la reciente alza en las tasas de interés a largo plazo puede considerarse como la primera indicación al respecto.

Desgraciadamente el empleo no mejora y a estas alturas parece claro que, producto de las alzas de costos laborales en materia como pensiones y salud, en un contexto de baja inflación, ésta será una recuperación con poca creación de empleo, lo cual es una complicación política adicional para el Presidente Bush. En las próximas semanas deberíamos ver datos definitivos de un segundo semestre más dinámico o indicaciones en el sentido de que la reactivación se posterga algunos meses, en cuyo caso serán anunciadas o adoptadas, nuevas medidas de estímulo. De lo que sí podemos estar seguros, es que, algunos meses antes o después, veremos una aceleración económica en el país del norte.

Las últimas semanas en Chile

Para Chile el período también fue noticioso. Parece que la transición psicológica de los elevados crecimientos que tuvimos por media generación a un desempeño más modesto se está completando. El acomodo de los consumidores a un entorno de menor empleo y menores alzas de salarios parece haber terminado y ya se les ve dispuestos a adquirir bienes y endeudarse. Las empresas ya absorbieron sus inversiones hechas para crecimientos mayores y las actuales expansiones de la capacidad productiva son más moderadas. Los precios de los activos se ajustaron a la nueva realidad y ya han podido volver a crecer. En los últimos días hemos visto dos acontecimientos que muestran cómo el Gobierno está actuando de la misma forma, desechando la opción de un programa que permita al país volver a crecer aceleradamente, pero actuando con prudencia de modo de evitar el estancamiento y el caos. Los mayores impuestos y los avances importantes en lograr un tratado de Libre Comercio con Estados Unidos son lo más relevante del mes que termina.

Más impuestos

Lo que pareció una opinión fuera de contexto del Ministro de Hacienda hace algunos meses, ya es realidad. El IVA subirá en un punto a partir de octubre. El gobierno se mantiene fiel a su posición ideológica de que un Estado más grande es mejor. Incluso da como ejemplo las altas participaciones del gasto del gobierno en países europeos y en general en países desarrollados. Olvida que esos países pueden probablemente soportar dichos gastos hoy porque ya crecieron y que la relación crecimiento del gasto y desarrollo no es real, sino que se debe a los incentivos del sistema político. Quienes logran contenerla por el tiempo suficiente se desarrollan, los demás siguen en la lista de casos perdidos. Desde la importante contención del gasto público de los años 80, que permitió bajar impuestos en todos los frentes sean aranceles, IVA, cotizaciones salariales, impuesto a la renta de empresas, etc., ya se ha retrocedido en gran medida, con excepción del comercio exterior. Esta realidad y una serie de indefiniciones y retrocesos en aspectos microeconómicos explican por qué la década del jaguar ha quedado atrás.

Lo bueno, sin embargo, es que se haya optado por el gasto financiado frente a la alternativa de la irresponsabilidad y que el impuesto aprobado en esta ocasión, el IVA, es uno de los que menos distorsiona dada la realidad que vive Chile hoy. A su vez es valioso que se haya iniciado una discusión más de fondo sobre el gasto del Gobierno y del manejo de sus empresas donde destacan los cuestionamientos que ha habido a CODELCO y su desempeño.

Estos aspectos positivos son los que permiten entender por qué si Estados Unidos baja sus impuestos para asegurar la reactivación, en Chile esperamos acompañarlo pese a haberlos subido. Me parece que este supuesto es razonable y es por ello que podemos proyectar, que aunque sin la velocidad del pasado, la economía chilena verá períodos de mayor crecimiento en los próximos meses.

Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos

La semana pasada se cumplió una de las etapas más difíciles al aprobarse en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el Acuerdo de Libre Comercio con Chile, conjuntamente con el de Singapur. Afortunadamente la aprobación fue bastante más holgada que el único voto que dio a Bush la autorización especial para negociar. La aprobación en el Senado Americano y el voto en el Congreso Chileno aún están pendientes, pero debieran lograrse y dentro de este año Estados Unidos debiera ser nuestro socio.
Nuestra economía es ya bastante abierta, de modo que el efecto distará de tener el dramatismo y el impacto que tuvo para México a comienzos de los 90. Será sin embargo un elemento de estabilidad adicional en la estrategia de desarrollo chileno que nos ayudará en el largo plazo. Desgraciadamente en nuestro país se ve difícil lograr el grado de unanimidad que otras decisiones de comercio exterior han tenido en el pasado. En efecto, un fallo de la OMC por una disputa con Argentina en temas agrícolas ha generado una discusión que se mezcla con el Tratado de Libre Comercio con el país del norte. Como un testimonio a la relevancia de este Acuerdo espero que sea posible separar ambas materias. Los plazos que contempla el acuerdo y las herramientas de política que éste no afecta ni limita, ameritan que su aprobación no se enturbie con un tema que, si bien relevante, no está directamente relacionado con el Tratado de Libre Comercio

Fuente: Economia y Negocios, Martes, 29 de Julio, 2003

 

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer