Novedades en la categoría Editorial

A ti mujer que das vida, seas madre biológica o no, que acompañas, apoyas, sostienes a quienes que lo necesitan, que gracias a tu corazón noble, generoso y valiente le das alma al mundo queremos decirte FELIZ DÍA DE LA MUJER porque haces mucho por tantos. Porque tu prioridad es el bienestar de los tuyos y de los que te rodean.

Y en esta línea queremos saludar a la que es modelo de las mujeres en su modo de actuar y enfrentar la vida la Santísima Virgen María. Ella, nuestra Madre, nos muestra el camino a seguir para que podamos a ser la mejor mujer y persona que según lo que Dios sembró en nosotras al momento de ser concebidas.

madreembarazada.jpg

Mucho se ha recorrido desde que comenzó el movimiento feministas cuyas demandas eran radicalmente distintas a las actuales y que estaban relacionadas con mejoras laborales, salariales,etc... para llegar a la más cruenta de todas que busca legalizar el aborto en todos los países. Al respecto esta frase lo retrata tal como es "Cuando consideramos que las mujeres son tratadas como una propiedad, es degradante para las mujeres que tratemos los hijos como una propiedad que se puede desechar como queramos." (Elizabeth Cady Stanton -feministas pro vida-, 1815-1902, fue una de las pioneras del movimiento por los derechos de la mujer en Estados Unidos)

"El feminismo verdadero consiste en respetar a las mujeres por su unicidad, y esto incluye su capacidad única de dar la vida" (Sarah Hudson, -feminista pro vida- directora del National Campus Life Network en Canadá occidental)

"La revolución feminista ha convertido a la mujer en ese tipo de hombre que a mí me entristecía cuando era joven, ese que tenía que trabajar de nueve a cinco de manera aburrida y nunca era dueño de su destino. Ahí es donde acabó su revolución, su asalto al poder." Así lo ve Norman Mailer (1923-2007) Afamado escritor estadounidense...

El femisnismo ha logrado cosas muy buenas para las mujeres como lo son el derecho a la ciudadanía, el derecho del voto, acceso a la educación, la igualdad que va creciendo entre hombre y mujer, las mejoras en cuanto a las condiciones laborales en las cuales las mujeres tenían que trabajar y que por la falta de ellas en muchos países inmumerables mujeres murieron en grandes accidentes como incendios, derrumbes, etc...

Lo que falta por recorrer es una camino que tenemos que hacer con estrategia e inteligencia para alcanzar en armonía con la sociedad los cambios y logros que queremos alcanzar siempre que no dañen a los demás.

Calor de madre en Navidad

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

navidad3.jpg
Diciembre es un mes que evoca muchas cosas: el calor del verano y el olor a cocina de la abuela. Regresan los ruido de los niños dando vueltas y jugando por la casa ahora que terminaron el año escolar. Los jóvenes de cuarto medio están rindiendo su PSU y sienten, que tras los 12 años de estudio, ahora se juegan todo su futuro.Es también tiempo de exámenes para los que son universitarios y de planear las vacaciones. Es también el tiempo en que vivimos fuertemente el ser familia, marcado en especial por la Navidad y el Año Nuevo. Es tiempo de regalar, de gozar, de compartir.

Como mujeres vivimos este mes con una mezcla de sentimientos en el corazón. Por un lado queremos estar con los nuestros, crear hogar para ellos; pero, por otra parte, el correr de una lado a otro nos agota. Quizás por esa presión que vivimos al cumplir varias labores al mismo tiempo (trabajar, ser dueñas de casa, esposas, amigas, hermanas, hijas, compañeras) es que se acentúa aún más nuestra verdadera maternidad, si la vivimos bien, o nuestro maternalismo, que evita que estas fiestas se puedan enriquecer con la originalidad de cada uno de los nuestros.

Por ser un período más exigente es que conviene reforzar los rasgos propios de la maternidad: el acoger al otro pero, al mismo tiempo, estimularlo a que contribuya al ambiente navideño con su sello personal; el ser alma de nuestros hogares ayudando a que sea un lugar de encuentro para toda la familia sin presiones ni demandas agobiantes, el estar abierta a dar el "sí" frente a los compromisos que nuestros hijos y esposos tienen en esta época para que sientan que la Navidad y el Año Nuevo más que correr de un lado para otro es la oportunidad de dejarse tiempo para compartir con los que queremos.

En este tiempo procuremos abrir espacios, busquemos soluciones ingeniosas y sencillas, que involucren a los demás en las fiestas sin presionarlos a que realicen las cosas como yo quiero, asumiendo la realidad de ellos, volviendo a darle un significado a nuestras tradiciones familiares. Pongamos al servicio de este tiempo nuestra maternidad de manera de ayudar al crecimiento de la vida de nuestro hogar y con el fin de que todos puedan gozar de unas fiestas entretenidas, quizás no tan llena de regalos, pero sí de paz, amor y tranquilidad


Hace unos pocos días escuché el comentario de que generosa es la “fulana”, una mujer dispuesta a postergarse o sacrificarse, desde el punto de vista de quien lo comentaba, para poder tener más hijos. Que era increíble que toda su vida y sus decisiones estuvieran traspasadas por esta opción de vida. ¡Cuántas veces comentamos entre nosotros lo increíble que nos parece que un determinado matrimonio opte por tener varios niños! Y a veces lo llegamos a decir con un dejo de pena: “pobrecita, siempre que la veo está embarazada”, como si fuera algo semejante una enfermedad. O que decir del ambiente de las empresas donde, a veces, le hacen sentir a la mujer embarazada que es una irresponsable por haber queda esperando otro niño: ¡cómo no toma en cuenta las molestias que causa a raíz de eso!

Hoy vivimos en un mundo en el que hemos dejado a Dios fuera de nuestras vidas. Sólo cuando se experimenta a Dios como alguien cercano por haber ido construyendo voluntariamente una historia de la mano con El, y lo percibimos como alguien personal, cálido se puede uno a “arriesgar” a traer más niños a este mundo. Se hace porque se confía que Dios nos dará los medios a través de nuestro trabajo y opciones en nuestro estilo de vida matrimonial, para poder cuidarlos y educarlos, aún cuando hoy no sepamos si mañana podremos tener la misma situación económica.

Desde este punto de vista la maternidad es un acto arriesgado y, a su vez, generoso porque ponemos en primer lugar al “otro” que aún no ha llegado, pero que anhelamos que venga para que comparta con nosotros la alegría de formar una familia. Y generoso, además porque cuidar de cada vida exige muchas renuncias diarias: a horas de sueño, a planes que yo haya hecho para ese día, a cosas que me gustaría tener y que renuncio para darle a cada hijo una alegría en algo concreto que él quiera o necesite, sólo por citar algunos ejemplos. Tengo que forzarme a morir cada vez más para que esa vida que se nos ha confiado pueda crecer sana, alegre, querida y confiada. Ese es el mayor acto de generosidad: mi muerte por sus vidas.

En este mes de la madre queremos agradecer a todas aquellas mujeres que se han arriesgado a ser madres biológicas, madres adoptivas y madres espirituales. Gracias porque con su ejemplo y entrega de corazón hacen posible que nuestra patria vuelva a sus verdaderos valores, que recupere su alma. Ellas nos regalan la mejor riqueza que tenemos: nuestros hijos.

Atrevámonos y arriesguémonos en nuestra maternidad para que ella pueda realizarse en plenitud en nosotras tal como Dios la soñó.

Bienvenido el verano. Año nuevo, vida nueva. Tenemos el regalo de poder empezar el año gozando de unas merecidas vacaciones junto a nuestras familias. Esta es una excelente oportunidad para conversar, de redescubrirnos mutuamente, de saber en que está cada uno de los nuestros, de hacerlos sentir que los queremos de verdad a través de los muchos gestos de cariño que les podamos regalar.

ano_nuevo_vida_nueva.jpgEste año aprovechemos de empezar con las pilas bien puestas. Hay familias que se van a misionar durante una
semana, otros a la playa, otros aprovechan de disfrutar de los panoramas que les ofrecen sus ciudades. Aprovechemos estos días, en que cambiamos de actividad, de evaluar el año que terminó y optemos por al menos una cosa que quisiéramos cambiar en nosotros para ayudar a fortalecer nuestras familias.

Aprovechemos este tiempo para conversar, pasear, compartir, de tratar de estar de "verdad" con el otro: ya sea pequeño como un niño o grande como un papá o un abuelito. Todos quieren y necesitan ser escuchados. Hagamos un alto en el camino, silenciemos un poco nuestras voces para poder saber que es lo que cada miembro de nuestra familia está viviendo.

Gocemos con los regalos diarios que nos entregan los más pequeños y como ellos, ojalá, podamos imitar su corazón de niños que se asombran ante las maravillas que el mundo cada día les ofrece.

Empecemos bien, viviendo un estilo de vacacionar sano y entretenido, para poder empezar el año con nuevas fuerzas y esperanzas.

¡Mujer DETENTE!

| 0 comentarios | 0 TrackBacks


En medio de un mundo y una realidad que exige desde muchos aspectos, tanto el hombre como la mujer están llamados a dar cumplimiento a múltiples roles y funciones; y a responder a una gran diversidad de expectativas que va planteando la sociedad.

Focalizándonos en la realidad de la mujer, es posible apreciar que de ella hoy se espera que sea una excelente profesional con un rendimiento de alto nivel, generadora de ideas brillantes y constante actualización; una persona culta, informada y con una opinión clara; también una buena amiga y compañera con quien compartir momentos de diversión, de alegría y también de dolor; sin duda, una dueña de casa que dirija su hogar o contribuya en la que habita con nuevas ideas de decoración, recetas de cocina y todo dentro de un presupuesto austero; además, si es madre y esposa, o hija y hermana, que cuide de sus seres queridos con dedicación y acertadas prácticas; ojalá deportista, con buen estado físico y figura agradable; asimismo un ser humano con una gran sensibilidad, capacidad de escucha y acogida a otros.

stop1.jpgY así podríamos seguir abultando el listado de atributos que son esperados de la mujer en nuestra sociedad actual. En medio de este torbellino de roles la mujer no puede dejar de detenerse cada cierto tiempo a preguntarse cuál es el sentido de su vida; cuáles son sus anhelos y aspiraciones más altas, para que desde ahí pueda orientar y organizar su vida de cada día. Es decir, deber ser o hacerse dueña de la vida que tiene en sus manos e ir dándole sentido, cuidando de no sólo vivirla a pasos apurados, sino de vivirla, en su grandeza, disfrutando de los momentos, de las alegrías, de los logros y desafíos y del intercambio con cada persona con quien interactúa.

Invitamos a cada mujer a no olvidarlo y, aunque cueste, tomar esta sana costumbre de detenerse cada cierto tiempo, cada semana, cada quincena o cada mes, a mirar y admirar esa vida que le ha sido regalada.

Por: Paulina Bañados O.


Por Claudia Concha

mama_trabajadora.jpgHemos sido testigos de cómo la mujer ha ido incorporándose al mundo laboral fuera de su casa y de su familia; tanto en el sector privado como en el público.

Hoy son muchas las empresas que tienen mujeres en sus cargos directivos y gerenciales, con gran responsabilidad por el desarrollo del negocio. El mes pasado fue ratificada Eliana Rozas como Director Ejecutivo de Canal 13, cargo que siempre había sido ocupado por hombres. También encontramos mujeres ocupando cargos de director en instituciones como el Banco Central, Grupo Santander Chile, y otros.

A raíz de este incremento de mujeres que trabajan fuera de su hogar, muchos medios escritos han creado secciones especiales para la mujer, destacando el aporte que dan en su lugar de trabajo, sin descuidar a sus familias; se han formado fundaciones e instituciones (creadas por grupos de mujeres) para apoyar a las madres y mujeres en su gestión. Recientemente se suscribió un convenio de colaboración entre la Universidad del Desarrollo y el Club de Mujeres Empresarias; otro grupo de mujeres hará gira de negocios por el exterior.

También se han creado concursos, en los cuales se premia a las mejores empresas cuyas políticas apuntan a dar facilidades a las madres que trabajan.

Mucho se ha avanzado en nuestra sociedad para acoger a la mujer en el ámbito de los negocios y económico, pero uno de los temas aún pendientes es la diferencia de remuneración entre hombres y mujeres que ocupan el mismo cargo. Dos estudios aparecidos durante el mes de mayo reflejan esta situación, posicionándose nuestro país en uno de los lugares más bajos.

A pesar de esta desigualdad, la mujer quiere dar su aporte a la sociedad no sólo desde su familia sino que desde todos los ámbitos y seguir trabajando para que las condiciones laborales y salariales sean justas y de acuerdo a su condición.

Mujer ... hoy

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

mujer_hoy.jpg
A propósito de los debates y las candidaturas femeninas, surge hoy que las ideas de “detrás de un gran hombre hay una gran mujer” o de la “mujer detrás del trono” forman parte del pasado, y han dado paso a la salida de la mujer por necesidad, o por deseo de realización profesional, al ámbito público, codo a codo con el hombre, compitiendo con armas y propuestas que se asimilan a las masculinas. Cabe preguntarse, si esta necesidad de éxito profesional que se manifiesta en muchas mujeres, surge en contraposición a la falta de reconocimiento y falta de apoyo económico que ha tenido la callada labor de la esposa que cuida el hogar o la de la madre que atiende hijos y familia en sus necesidades espirituales y materiales.

Las invito a reflexionar y a darnos su opinión:

•¿Siente hoy la mujer, que es en el espacio público dónde debe colaborar a la construcción de la sociedad?

• ¿Es posible dar a este espacio una inflexión femenina, limando las asperezas del mundo masculino?.

• Para el éxito de un gran proyecto, que es el proyecto país. ¿Es posible atender los cargos públicos a la vez de esos detalles mínimos y delicados de la labor de madre y esposa y que son los cimientos de este proyecto?.

• Estos nuevos retos, ¿caen dentro del natural ser de la mujer? ¿Es posible que abordándolos logre mayor estabilidad emocional y sea más feliz?

Autor: María Angélica Olavarría

A lo largo de todo nuestro país diariamente se levantan de sus cálidas camas miles de mujeres, que entre bostezo y bostezo, preparan el desayuno, cuidan que cada uno de sus hijos lleve todas las cosas necesarias para el colegio, entre medio se visten y arreglan como pueden para salir corriendo a su trabajo. Hay otras mujeres que seguramente se quedarán en casa para ponerla en orden y preparar las cosas para recibir con amor el regreso de su familia ese día.

Día a día estas mujeres se levantan por amor a los suyos. A veces ocurre que las penas, el desgaste, las desilusiones, les pesan, pero aún así levantan su cabeza heroicamente, salen de su cama y ponen manos a la obra. No tanto por ellas, sino por los suyos.

Chile es la suma de cada uno de nosotros. Lo grande bueno que cada uno aporta es lo que hace de nuestro país un lugar más humano. Es gracias a estas madres qué con cuyo amor abnegado cuidan de los suyos que muchos hijos y maridos pueden realizar con tranquilidad sus tareas y trabajos. ¡Cuántas veces no han salido a última hora a comprarle el “útil” o “ material” que el niño o la niña avisó a última hora que tenía que llevar a colegio al día siguiente.

Ellas son las que logran que una casa se transforme en un lugar. Su presencia cálida y acogedora hace que cada joven, cada hijo, cada marido quiera volver al final del día con ansiedad a su hogar. Porque saben que ahí encuentran alguien que los complementa, que le muestra una visión distinta de la vida, que está ahí fielmente para apoyarlos y acompañarlos; que los ama con todo lo que son: sus grandezas y pequeñeces.

En este mes que celebramos a nuestra patrona, la Virgen del Carmen, queremos destacar los rasgos que de ella vemos en los rostros de cada una de las mujeres de nuestra patria. Son ellas las que ayudan a gestar un mundo nuevo, más humano, más hermanable, donde el hombre pueda vivir en paz.

Los quiero invitar a que al menos una vez a la semana le dediquemos un tiempo especial a algunas de las mujeres con las cuales compartimos nuestras vidas. En cada mujer por joven o vieja que sea late un corazón maternal, incluso en la pequeña de tres años. Demos gracias ese día por algo concreto que esa mujer nos haya regalado y que nos haya permitido abrirnos un poco más a una realidad más humana, más afectiva y menos competitiva.

Hagamos de este tiempo una oportunidad el para crecer en nuestro tesoro de ser hombres y mujeres que saben complementarse mutuamente.

alli_donde_esta_tu_tesoro.jpgComunidad es una palabra que expresa muy bien lo que todos queremos experimentar: una común unidad en torno a lo que toca lo más profundo de nuestro corazón. Comunidad es la familia cuando ella tiene una base sólida que permite que cada uno de sus miembros pueda desarrollarse en plenitud. Comunidad es el grupo de amigos que se junta para poner en común los tesoros que hay en sus corazones y que se ayudan mutuamente a multiplicarlos. Comunidad puede ser un colegio donde alumnos, padres y profesores miran hacia un mismo horizonte y trabajan por hacerlo realidad.

Comunidad implica saber vivir con otros haciendo cada día un esfuerzo para quererlos y acogerlos tal como son. Implica sacrificios de unos por los otros para que todos puedan realizarse. Es el esfuerzo de hacerse partícipes de lo que lo bulle en el interior del otro, de poner en común tiempos y vivencias que marquen a cada uno. Implica también buscar los sueños que se comparten y que se quisieran poder realizar juntos. Es proyectarse, compartir, cargar, afrontar, soportar, potenciar, educar, etc. para que cada uno de los miembros que la conforman pueda ser quien es en plena libertad.

Esta comunidad es el lugar donde nos sentimos cómodos y experimentamos la sensación de estar en casa. Es el lugar donde tenemos puesto nuestro corazón, donde sentimos que somos acogidas con todo lo que somos y tenemos, donde podemos "ser". La unidad de corazones -de estar emocionalmente conectadas- y de las tareas tienen que ir de la mano para poder hacer que este grupo humano tenga vida y vida abundante.

Revisémonos a lo largo de este mes preguntándonos dónde está nuestro corazón, cuál es nuestra comunidad principal, cuáles son las otras que se nos han confiado y que libremente hemos asumido, y cómo estamos desarrollando las tareas a las que nos hemos comprometido para que ellas desarrollen en plenitud su vida. Comprometámonos personalmente a cultivar una actitud en nosotros que ayude a nuestra comunidad (ej.: más atención al escuchar, mejor disponibilidad para realizar alguna tarea específica, etc.). En la medida que orientemos bien nuestras fuerzas para hacer crecer la comunidad de tareas y de corazones podremos vivir menos angustiadas porque sabremos qué es lo que se nos está pidiendo y qué es lo que tenemos que hacer.

El Patito Feo

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Últimamente me he topado, en al menos en tres oportunidades, con el cuento del "Patito Feo" y en dos de ellas era citado para explicar los procesos internos que vivimos. Si recuerdan bien el cuento se acordarán que el patito feo era un cisne que había sido incubado por una pata y que fue cruelmente rechazado por su familia y por todos los que vivían en el corral, por lo que huyó en busca de mejores posibilidades. Era tal su fealdad a los ojos de los demás que el pobre animal pasó un invierno muy duro y corrió varias desastrosas aventuras hasta que un día, al llegar la primavera y ver su rostro reflejado en la laguna, descubrió que él era un cisne y, por lo demás, el más hermoso que había en el lugar.

Nosotros pasamos por lo mismo, en mayor o menor grado: nos sentimos rechazados, incomprendidos, golpeados por la vida, dejados de lado. A veces llegamos a sentir que lo mejor que podemos hacer es dejar todo como está y huir de ese color gris que está tomando nuestra vida.

Es aquí cuando tenemos que volver a recordar las primaveras que hemos tenido a lo largo de nuestras vidas. Es cuando, haciendo un esfuerzo, porque nuestro ánimo nos tira hacia abajo, tenemos que mirar a nuestro alrededor y fijarnos en las cosas lindas y agradables del día a día para agradecer, por a lo menos una cosa buena, que nos halla pasado.

Todo momento de dolor, de pascua, contiene en sí la semilla de la resurrección. Aferrémonos a los pequeños rayos de sol que penetran en nuestros momentos de dolor para poder alcanzar mañana la alegría de la resurrección.

 

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer