Novedades en la categoría Editorial

Ustedes quieren la vida, y nosotros la muerte" dijo la voz del supesto portavoz militar de Al Qaeda en Europa adjundicándose el atentado de Madrid. Y esto nos abisma. Las imágenes que hemos visto estos días en la televisión, los diarios, internet, nos han calado y remecido. Son dos visiones que chocan, como el día y la noche. No pueden coexistir al mismo tiempo.

Creemos que para que exista una "cultura de la vida" debemos decir que "NO" todo aquello que atente contra ella, por muy duro que sea el asumir las consecuencias de nuestras acciones.

Nosotras creemos en la vida, desde el inicio de la concepción cuando se da paso a una vida nueva.

Así como la Virgen María asumió con entereza la vida que concibió en su seno, protegiéndola al grado de tener que exiliarse en un país que le era hostil; que acompañó a Jesús durante su vida hasta al pie de la cruz; nosotras las mujeres del siglo XXI estamos llamadas a decir que NO a la muerte para decirle que SI a la vida.

Si queremos un mundo más seguro, sin terrorismos desatados, debemos cooperar en nuestra vida diaria a que la VIDA se abra paso. ¿Cómo? Ayudando a crear ambientes más armónicos, tendiendo puentes cuando las relaciones humanas se cortan, tratando de mirar lo noble y bueno que hay en cada persona por mal que me caiga. Pongámonos el propósito, durante este mes de la mujer, de regalarle a nuestro mundo "hogar", en acciones concretas: escuchando al que me da lata, pero que tiene una honda necesidad de ser oído; ayudando a nuestro hijo por enésima vez en el mismo problema; contestando una y otra vez las mismas preguntas, pero haciéndolo como si fuera la primera vez. De cada una de nosotras depende de que este mundo sea cada vez más hogar. Si nos lo proponemos podremos entregarles a las futuras generaciones un mundo mejor.

Nobleza de Corazón

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

"Estos son tiempos difíciles..." Frase muy escuchada durante estas últimas semanas. Han ocurrido muchas cosas que nos han hecho plantearnos y cuestionarnos si aquello que damos por sentado y por obvio lo es o no. ¿Qué postura tomar? ¿Cómo protegerse de todo este vaivén que se vive? Cada hecho nuevo que aparece en las noticias es más remecedor que el anterior. ¿Cómo hacer para no vivir en un mundo quijotesco o irreal, sino más bien de hacer todo lo que es humanamente posible que nos permita aclara nuestras dudas y desconfianzas dejando lo demás en las manos de Dios?

En lo personal hemos experimentado que algo está pasando dada las preguntas que hemos recibido. A través de los emails constatamos una inseguridad profunda frente a los personas que hemos considerado como de nuestra más absoluta confianza, como es el caso de los esposos. Frente a esta inseguridad afectiva surgen muchas posturas distintas. Nosotros queremos reforzar en esta oportunidad la importancia que tiene el cultivar un corazón noble que permita construir y edificar mejores relaciones humanas.

Quizás hoy más que nunca el mundo, partiendo de nuestro pequeño y personal mundo, necesita que les regalemos ese corazón noble que tienda la mano hacia los más débiles, que sea capaz de crear espacios de intimidad y cercanía donde otros puedan desarrollarse y crecer. Se necesitan corazones fuertes y valientes, que a través de su vida, transmitan calor humano y que a través de sus manos bondadosas sepan aliviar los dolores de sus seres queridos, de sus empleados, de las personas que tienen cerca. Nuestra tierra necesita de mujeres que sean generosas y sepan comprometerse con audacia ante los desafíos que se le presentan, que busquen infatigablemente el bien de los suyos. Necesitamos de chilenas que se la jueguen por el amor y que, a través de él, puedan transformar tantas penas en alegrías.

Muchas gastamos kilos de energía protegiéndonos. Ponerse corazas es simple; pero desgastador. Hay que vivir pendiente del próximo y furtivo ataque, el que nunca se sabe cuando y cómo podrá ocurrir. Tener un corazón noble que busque la justicia, que siembre amor a su paso, que tienda a creer en el otro, puede ayudarnos a dejarles a nuestros hijos un mundo mejor. Lo primero es seguir cultivando la ley de la selva; lo segundo es tratar, al menos, de traer un trozo del cielo a la tierra.

Sembrar bondad aunque cueste, trae mayores alegrías y tranquilidades tanto para uno como para los demás que el vivir en el reino de la desconfianza. Por eso: optemos por la vida, por las personas y por gestar vida a nuestro paso.

Mujer: alma de Chile

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Somos Chilenos.jpgSeptiembre es el mes de la Patria; es el mes en que festejamos una vez más el ser nación libre, el ser un país construido por todos: hombres y mujeres. Es el mes en que volvemos a mirar nuestras raíces. En que volvemos a cantar nuestro himno nacional y en que recordamos que somos la "copia feliz del Edén".

¡Cuánto quisiéramos que cada familia, que cada chileno pueda decir que vive en un "pequeño cielo" en Chile! A esto estamos llamadas como mujeres chilenas: a gestar un pequeño cielo en nuestro interior para que cada chileno con el que nos topamos, con los que vivimos, con los que estamos pueda experimentar la alegría de vivir en un lugar que se asemeje, en parte, al paraíso.

Mujeres plenas

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

plenas.JPGSer una mujer plena parece ser un mito inalcanzable o una condición, por así decirlo, sólo para unas privilegiadas. Nosotros en TodoMujer.cl creemos que hay más mujeres plenas de lo que normalmente pensamos y que en cada una de nosotras está la posibilidad real de serlo. Está más allá de ser madre en sentido biológico y de ser esposa. Es un tesoro que Dios colocó en cada una de nosotras.

Sabemos que vivir en plenitud es el resultado feliz de haber optado por el amor, el amor que es entrega a los otros, que va más allá de nuestros estados de vida, ya sea como solteras, casadas, separadas o viudas. Más allá de si somos jóvenes, adultas jóvenes o mayores. Más allá de si somos rubias o morenas, gordas o flacas, altas o bajas, famosas o desconocidas.

La mujer plena se conoce bien a sí misma, se acepta y se quiere, hace crecer día a día la buena semilla que Dios sembró en ella. La mujer plena se abandona en el amor, porque sabe que al jugársela por el otro hace posible que éste encuentre más vida.

La mujer plena se atreve a darle al otro el cobijamiento que busca y anhela; para que luego de haber sido cobijados en ese hogar que es su corazón, puedan desplegar los tesoros que hay en ellos y, desde allí, ellos puedan emprender el vuelo hacia la vida diaria, llevando esa cuota de paz y alegría que la mujer plena les regaló.

La mujer plena es vida en sí misma, vida que se regala diariamente y en miles de detalles. La mujer plena es una luz de esperanza y de calor de hogar para este mundo, una señal viva de la huella de Dios en la creación.

Durante este mes, queremos invitarlas e invitarlos a través de nuestras distintas secciones a que vayamos profundizando en este tema. Por esto, nos gustaría que compartieran con nosotros sus experiencias personales sobre lo que piensas, sienten, ven sobre ser "mujer plena" en el mundo de hoy. Nos pueden hacer llegar sus comentarios a través de Contacto o a editora@todomujer.cl. Periódicamente iremos publicando lo que nos vayan enviando.

M. Beatriz Letelier
Editora

mujeres.jpg"Mujeres al timón” se llamó un seminario que congregó a cientos de mujeres empresarias, profesionales, con responsabilidades directivas en lo público y privado. ¡Qué signo de esperanza serán si se transforman en mujeres con corazón en el timón!

Hoy más que nunca necesitamos que la tarea de conducción se haga con inteligencia y corazón. Inteligencia para que existan objetivos y procedimientos claros, afirmados en la verdad y el bien. Y con el corazón, que significa priorizar la animación, la motivación, la cercanía vital a las personas, por encima de la organización que, a veces, desecha una persona como quien cambia un repuesto a una máquina.

Mujeres con corazón al timón es la esperanza de tener presente que toda vida crece lentamente; que pensar en éxitos inmediatos, sin recordar que la vida se gesta lentamente desde lo más interior, es el inicio de que el mundo sea más infierno que paraíso.

Mujeres con corazón al timón, por último, es la esperanza de tener presente que el centro de toda actividad humana es la persona y no la institución, la empresa o cualquiera organización, por noble que sean sus fines.

P. Carlos Cox D.
pcacox@gmail.com

Ser Mujer

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Ser mujer es algo más que una mera diferencia física con el hombre. Ser mujer involucra una forma de ver la vida, un estilo para vivirla, una manera concreta de aportar nuestra originalidad al mundo. Ser mujer es ser toda alma, toda entrega, toda pureza, características esenciales que nos permiten ayudar a gestar un mundo humano, solidario, cálido.

Vemos cómo se va generando una nueva cultura en nuestro tiempo y, por esto hemos creado este espacio, para que desde acá podamos expresar y regalar la enorme riqueza que hay en cada una de nosotras. Nuestra esperanza es contribuir en algo, para que muchas personas puedan encontrar respuestas a las preguntas y búsquedas internas que están experimentando frente a las exigencias de la vida diaria.

Queremos invitarlos, tanto a mujeres como a hombres, a que junto a nuestro equipo, podamos ir aventurándonos en la maravillosa experiencia de descubrir cómo somos realmente las mujeres, cómo enfrentamos nuestras tareas y desafíos por los que hemos optado.

Es una página que hemos diseñado, por qué no decirlo, con cariño, pensando en todos los aspectos que nos interesan, por eso contamos con que nos escriban contándonos sobre ustedes y sus inquietudes para que juntas podamos ir haciendo crecer este proyecto; para que entre todas aprendamos a conocernos y a querernos más y, así, hacer de este mundo uno mejor.

La Mujer, compañera y colaboradora de la vida

Nuestro país está viviendo tiempos fuertes, de profundos y grandes cambios culturales y valóricos, que lentamente le van dan un rostro distinto a nuestra patria. Se trata de cambios que van expresando una honda transformación de mentalidad y de la visión del ser humano, que influyen directamente en el interior de cada persona, de cada familia y en la sociedad.

¿Qué papel jugamos nosotras en todo esto? Sin duda que uno muy importante. Según las estadísticas del censo del año 2002 la población femenina es mayor que la masculina y los hogares que tienen como jefe a una mujer han aumentado hasta el 31,5% (esto incluye las familias monoparentales). ¿Cómo poder decir, entonces, que en gran parte los cambios culturales no pasan por nuestro corazón, por nuestras manos, por nuestro ser?

Si bien, a la mujer le es más difícil acceder a los más altos puestos públicos y en la empresa privada por muchos y distintos motivos, no por eso vamos a olvidar cuanta influencia tenemos en nuestro medio familiar, social, laboral y político. Mal que mal todo hombre depende en mayor o menor grado de alguna mujer y viceversa.

Por eso es de tanta importancia que cuidemos y hagamos todo lo posible por mantener y acrecentar los dones que Dios nos regaló al crearnos mujeres. Como tales tenemos la misión de humanizar y complementar al hombre ayudando a gestar una cultura con alma, donde el ser humano sea La_Madre_Cuida.gif
considerado, acogido, querido por ser quien es y no por cuánto vale o produce. Somos la compañera, muchas veces silenciosa, de muchos hombres, que desde un segundo plano estamos atentas para ayudarlos a servir a los demás. Somos esa colaboradora, siempre presente y fiel, que asume los desafíos que la vida le depara sin volverles la espalda, sin olvidar que es nuestro esfuerzo constante y muchas veces sacrificado el que hará que otros puedan tener un hogar y una vida dignas para vivir. Como madres, esposas, hijas, hermanas, primas... secretarias, asesoras, dependientes, vendedoras, gerentes, directoras, profesoras... tenemos mucho que aportar si vivimos cada día con la conciencia que somos compañeras y colaboradoras en cada tarea que Dios deposita en nuestras manos.

 

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer