Novedades en la categoría Adviento

Reflexiones de Adviento

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Por: Marta Coronado
Secretaria Ejecutiva del área Laicado
Iglesia de Santiago de Chile


Estamos viviendo el Adviento, preparándonos a la venida del Salvador, tiempo de vigilia para convertirnos cada día más al Señor y revisar nuestro actuar como cristianos, mirar y reflexionar lo que hemos vivido durante este año bicentenario, con el propósito de ser cada día mejores personas y proyectarnos al 2011, en la esperanza de que haremos realidad los propósitos ofrecidos a Dios.

Adviento es tiempo de esperanza para el mundo entero. Esperamos a nuestro Salvador, y nos detenemos para revisar y reflexionar sobre nuestras actitudes en la vida de cada día, como comunidad de Iglesia y como país, mirarnos como hermanos: en nuestra familia, en el trabajo, con nuestros vecinos, y al igual que la Virgen María que "guardaba todas esas cosas en su corazón" (Lc 2,19), tengamos presente que llevamos un tesoro en vasos de barro, pero sostenidos y guiados por el Espíritu Santo.

Calor de madre en Navidad

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

navidad3.jpg
Diciembre es un mes que evoca muchas cosas: el calor del verano y el olor a cocina de la abuela. Regresan los ruido de los niños dando vueltas y jugando por la casa ahora que terminaron el año escolar. Los jóvenes de cuarto medio están rindiendo su PSU y sienten, que tras los 12 años de estudio, ahora se juegan todo su futuro.Es también tiempo de exámenes para los que son universitarios y de planear las vacaciones. Es también el tiempo en que vivimos fuertemente el ser familia, marcado en especial por la Navidad y el Año Nuevo. Es tiempo de regalar, de gozar, de compartir.

Como mujeres vivimos este mes con una mezcla de sentimientos en el corazón. Por un lado queremos estar con los nuestros, crear hogar para ellos; pero, por otra parte, el correr de una lado a otro nos agota. Quizás por esa presión que vivimos al cumplir varias labores al mismo tiempo (trabajar, ser dueñas de casa, esposas, amigas, hermanas, hijas, compañeras) es que se acentúa aún más nuestra verdadera maternidad, si la vivimos bien, o nuestro maternalismo, que evita que estas fiestas se puedan enriquecer con la originalidad de cada uno de los nuestros.

Por ser un período más exigente es que conviene reforzar los rasgos propios de la maternidad: el acoger al otro pero, al mismo tiempo, estimularlo a que contribuya al ambiente navideño con su sello personal; el ser alma de nuestros hogares ayudando a que sea un lugar de encuentro para toda la familia sin presiones ni demandas agobiantes, el estar abierta a dar el "sí" frente a los compromisos que nuestros hijos y esposos tienen en esta época para que sientan que la Navidad y el Año Nuevo más que correr de un lado para otro es la oportunidad de dejarse tiempo para compartir con los que queremos.

En este tiempo procuremos abrir espacios, busquemos soluciones ingeniosas y sencillas, que involucren a los demás en las fiestas sin presionarlos a que realicen las cosas como yo quiero, asumiendo la realidad de ellos, volviendo a darle un significado a nuestras tradiciones familiares. Pongamos al servicio de este tiempo nuestra maternidad de manera de ayudar al crecimiento de la vida de nuestro hogar y con el fin de que todos puedan gozar de unas fiestas entretenidas, quizás no tan llena de regalos, pero sí de paz, amor y tranquilidad


29 de Noviembre

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

A D V E N T U S 2 0 0 4
V E N I T E A D O R E M U S

Lunes - Primera Semana
Noviembre 29
Haciendo vida la Eucaristía

Ritos Iniciales

Si quieres ponerle musica pincha aquí

LA SEÑAL DE LA CRUZ

La primera evidencia cierta del uso de este signo proviene del escritor eclesiástico Tertuliano ( 230 DC ), quién nos dice que los candidatos al Bautismo son marcados con una señal de la cruz en sus frentes durante la formación de su catecumenado. Esto no quiere decir que no se hacía antes, pues como les voy a señalar tiene raíces muy judías.

Los judíos del tiempo de Jesús ( y los judíos ortodoxos todavía lo hacen ) tenían la costumbre de llevar ciertos textos de las Escrituras en una pequeña caja en sus brazos y en la frente. Esta idea surge de algunos pasajes de la Ley, particularmente del Deuteronomio 6;4-8; " Escucha Israel: Yahvé, nuestro Dios, es Yahvé-único. Y tú amarás a Yahvé, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Graba en tu corazón los mandamientos, que yo te entrego hoy, repíteselos a tus hijos, habla de ellos tanto en casa como cuando viajes, cuando te acuestes y cuando te levantes, grábalos en tu mano como una señal y póntelos en la frente para
recordarlos ."

En este pasaje el primer verso ( el " Shema Israel " ) es equivalente al Credo Judío- El Señor es uno. Esta verdad básica de un Dios que es Señor de Israel colocó al Pueblo de la Antigua Alianza aparte de las naciones no creyentes o gentiles.

Después en la historia Dios dirá " Pasa por la ciudad, recorre Jerusalén y marca con una cruz en la frente a los hombres que gimen y lloran por los pecados que se cometen en la ciudad " ( Ez 9;4 ). Aquí Ezequiel está hablando del resto del pueblo de Dios que permanece fiel, para separarlos de los infieles. La palabra hebrea para la marca es la misma de la última letra del alfabeto, Tav, la cual escrita a mano tiene la forma de la cruz. Era usada en tiempos antiguos para marcar los animales. En Griego es Tau, T, una de las formas posibles de la cruz de Cristo.

En el libro del Apocalipsis los seguidores del Anticristo van a tener su propia marca particular ( Ap 14;9 ) indicando su pertenencia a él.

Así que, como los judíos llevaban su marca de creer en Dios, los partidarios del Anticristo van a llevar la suya, es adecuado también que los seguidores de Cristo lleven Su marca, como el verdadero remanente del pueblo de Dios. Esta marca es preeminentemente la adhesión bautismal a Cristo, pero la Señal de la
Cruz es un recuerdo adecuado, puesto que expresa la creencia en las
principales verdades Cristianas, la Trinidad, Cristo y la Cruz que nos trajo la salvación. Como dice San Pablo en 1 Co 1:23-24, "Mientras tanto, nosotros proclamamos un Mesías crucificado. Para los judíos, ¡Qué escándalo más grande! ¡Y para los griegos, qué locura!(24) Él, sin embargo, es Cristo, fuerza de Dios y sabiduría de Dios."

Con respecto a la práctica de hacer la señal de la cruz al pasar frente a una Iglesia Católica, esto se hace en lugar de la genuflexión que se haría si entrara en la Iglesia ante la Real Presencia. Como las Iglesias Protestantes no tienen la Presencia Real sería inapropiado hacer la señal al pasar frente a ella.

Meditación para Adviento - Mt. 8, 5-11

Cuando la oración y la humildad se juntan es para revelar una fe firme y sincera, capaz de obtener de Dios todo lo que espera. Dios sabe lo que más necesitamos, pero desea que seamos nosotros mismos los que se lo pidamos con fe.

28 de noviembre

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Primer Domingo de Adviento
Noviembre 28

Haciendo vida la Eucaristía
Ritos Iniciales

Si quieres ponerle musica pincha aquí

Subimos a tu Monte Santo, venimos a ti Señor, a encontrarnos contigo, como quien visita a quien tiene en sus manos su salvación, como quien visita al familiar más querido, como quien viene a renovar fuerzas, como quien llega al hogar después de un largo viaje. Como lo hizo Moisés, nos quitamos las sandalias ante tu presencia santa, te bendecimos y nos alegramos. Hemos llegado a tu casa Señor, a cantar juntos, a alabar juntos, a agradecer juntos, a compartir el pan y el vino, tu cuerpo y sangre. Venimos a una fiesta, a tu fiesta, somos tus amigos, tu familia, tus elegidos.

¿Quién nos une sino tú, quién nos hace hijos, sino Tú, Jesucristo, el Hijo Amado del Padre?

Meditación para Adviento - Mt. 24, 37-44

El tiempo de Adviento que hoy estamos empezando, es una invitación a dejar de lado las cosas pasajeras y fijar nuestra mirada en aquellas que perduran para siempre… todas las cosas pasarán, menos el amor… intentemos vivir este tiempo haciendo del amor nuestra única norma.


Nos disponemos a iniciar el Adviento, ese tiempo de preparación que los cristianos anteponemos a la Navidad. Pero no debemos dejar que sea simplemente 'un año más', debe ser como todos los Advientos, todas las Navidades, todas las Cuaresmas,... debe ser un Adviento diferente, porque estamos en un tiempo diferente, en el que se renueve por sobre todo el amor por nuestro Dios.

Este tiempo litúrgico se extiende a lo largo de cuatro Domingos previos a la Navidad. El primer Domingo de Adviento es considerado como el principio del año litúrgico cristiano. Durante todo el año litúrgico, los cristianos seguimos, semana a semana, la historia y obras de nuestro Salvador Jesucristo. La cristiandad no sólo conmemora estos eventos sino que los revive. Durante el Adviento, la Iglesia se prepara para celebrar la conmemoración del nacimiento de Jesucristo, y al mismo tiempo nos recuerda que igual que Jesús vino a la tierra en el momento de su nacimiento, volverá cuando llegue la plenitud de los tiempos. El Adviento es por tanto el tiempo litúrgico que prepara la celebración de la Navidad así como la segunda venida de Jesucristo.

El inicio del Adviento significa una nueva llamada del Señor. Llama a las puertas de la Iglesia, como fue llamando a las puertas de Belén. Llama a las puertas de tu corazón. Quiere nacer de nuevo en ti, en los creyentes, en cada comunidad, en el corazón del mundo. Es verdad que puede llamar en cada momento, pero en este tiempo reitera sus llamadas.

¿Te imaginas? Jesús llamando de verdad a tu puerta. ¿Qué crees, que viene a regalarte o a pedirte? Piensa que Él es un príncipe y llega ahora mismo del cielo. Así que vendrá cargado de tesoros y de gracias. Haz una lista de lo que más te conviene y preséntale tus peticiones, en las que se recojan los mejores deseos y esperanzas del Adviento.

No vayas a pedir las cosas de siempre, esperanzas pequeñas: que las cosas te salgan bien, que no te pase nada ni te duela nada, que te quieran, que te admiren, y lo mismo para los tuyos. Apunto un poco más alto: que haya paz, que se erradique la pobreza, que se termine con el terrorismo, que se venza la falta de fe, y la falta de moral. Que este tiempo te ayude en la superación de tus defectos, el crecimiento de tus virtudes, el vivir una fe más auténtica y comprometida, una vida nueva; una Alianza de amor renovada.

Pide, por ejemplo, algo así:

? Primera semana de Adviento: Necesito más paciencia y esperanza. Paciencia sin límites, esperanza hasta el fin. Esperar en el Dios de la promesa. ¡Ven, Señor!

? Segunda semana: Necesito más fe y confianza. Una fe como la de Abraham, como la de José, como la de María. A ver si puedo rezar en verdad eso de "Padre, me pongo en tus manos...”

? Tercera semana: Necesito amor, mucho amor, más amor. Capacidad para perdonar, para compartir, para servir, para entregarme. Que sea hijo del Amor. ¡Ven Señor Jesús!

? Cuarta semana: Necesito docilidad, la posibilidad de decir siempre Sí. Sí, Padre, hágase tu voluntad en mí. Que pueda rezar sinceramente el Padre Nuestro.

Ya has preparado tus peticiones. Ahora debes arreglar un poco la casa y preparar la mesa, porque la Escritura dice que el Señor quiere cenar contigo. Todo está a punto. En cuanto el Señor venga y llame, le abrirás.

"Estoy a la puerta y llamo". Le abres y ¡oh sorpresa ! es un mendigo. Viene realmente pobre y no tiene nada que ofrecer. Viene con las manos vacías y extendidas, que le des algo, por amor de Dios. Dice que a lo mejor te sobra alguna cosa o muchas cosas o todas las cosas. Está dispuesto a pedirte todo: tus riquezas, tus valores, tus "virtudes", tu posición, tu prestigio, tu comodidad. Lo que realmente quiere el Señor es que seas pobre, como él, que abras las puertas a los pobres, que vivas la humildad de Belén con radicalidad.

Si le das todo, si te das del todo, si te vacías de ti, si todo lo esperas del Señor, entonces se sentará contigo y podrá en la mesa su pan y su vino... Será una cena de Nochebuena inolvidable.

Y, ¿qué significa amar a Dios? Amar a Dios con todo el corazón significa decir un “Sí”, incondicional a la vida y a todo lo que la vida trae consigo. Aceptar sin reservas todo lo que Dios ha dispuesto en relación a la propia vida. Tener la actitud que tenía Jesús cuando dijo: “No se haga mi voluntad, sino la tuya”. Amar a Dios con todo el corazón significa hacer propias las palabras de la Hna Emilie “Dios es Padre, Dios es bueno, bueno es todo lo que El hace”. Que este adviento nos sirva para conocer un poco más a Dios y así seamos capaces de entregarle nuestro corazón.

PROPUESTA PARA LAS CASAS

Ir construyendo el pesebre con los hijos durante las 4 semanas. Cada semana se van agregando los personajes mas importantes con una Ave María y la invocación Ven Señor Jesús!

1 semana: MARIA ¿Qué actitud de Ella nos sirve para preparar la Navidad?

2 semana: SAN JOSE ¿Qué actitud destacamos de Él?

3 semana: REYES MAGOS Y LA ESTRELLA ¿A que estrella seguimos nosotros hoy? Los Reyes Magos: Se ponen en camino para adorar al nuevo Rey que va a nacer. Estamos en ese camino en esta Navidad?

4 semana: JESUS EL NIÑO. Dios hecho hombre. ¿Por qué viene Dios a nosotros de esta manera?

Hna Eugenia María Muñoz

Mi cumpleaños

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Mi_cumpleanos_1.jpgComo sabrás, nos acercamos nuevamente a la fecha de mi cumpleaños.

Todos los años se hace una fiesta en mi honor y creo que este año sucederá lo mismo. En estos días la gente hace muchas compras, hay anuncios en la radio, en la televisión y por todas partes no se habla de otra cosa si no de lo que falta para que llegue el día.

Es agradable saber que al menos un día al año algunas personas piensan un poco en mí.

Como tú sabes hace muchos años comenzaron a festejar mi cumpleaños, al principio parecían comprender y agradecer lo que hice por ellos, pero HOY en día nadie sabe para que lo celebran.

La gente se reúne y se divierte mucho pero no sabe de que se trata.

Recuerdo el año pasado, al llegar el día de mi cumpleaños hicieron una gran fiesta en mi honor. Habían cosas deliciosas en la mesa, todo estaba decorado y habían muchos regalos, pero ¿sabes una cosa?...

Mi_cumpleanos_2.jpgNi siquiera me invitaron, yo era el invitado de honor y no se acordaron de invitarme, la fiesta era para mi y cuando llegó el gran día... me dejaron afuera, me cerraron la puerta... yo quería compartir la mesa con ellos.

La verdad no me sorprendió porque en los últimos años todos me cierran la puerta. Como no me invitaron, se me ocurrió estar sin hacer ruido, entré y me quedé en un rincón.

Mi_cumpleanos_3.jpgEstaban todos brindando, había algunos ebrios contando cosas, riéndose, la estaban pasando en grande, para colmo llegó un VIEJO GORDO, VESTIDO DE ROJO con BARBA BLANCA y gritando ¡¡¡¡JO,JO,JO!!!!, parecía que había bebido de más... se dejó caer pesadamente en un sillón y todos corrieron hacia él diciendo ¡¡¡Santa, Santa!!!, como si la fiesta fuera en su honor.

Dieron las doce de la noche y todos comenzaron a abrazarse, yo extendí mis brazos esperando que alguien me abrazara... y ¿sabes? Nadie me abrazó.

De repente todos empezaron a repartirse los regalos, uno a uno los fueron abriendo hasta terminarse. Me acerqué a ver si de casualidad había alguno para mí, pero no había nada. ¿Que sentirías si el día de tu cumpleaños se hicieran regalos unos a otros y a ti no te regalaran nada? Comprendí entonces que yo sobraba en esa fiesta, salí sin hacer ruido, cerré la puerta y me retiré.

Mi%20_Cumpleanos_4.jpgCada año que pasa es peor, la gente solo se acuerda de la cena, de los regalos y de las fiestas y de mí nadie se acuerda.

Mi_cumpleanos_5.gifQuisiera que esta navidad me permitas entrar a tu vida, que reconocieras que hace dos mil años vine a este mundo para dar mi vida por ti en la cruz y de esta forma poder salvarte. Hoy sólo quiero que tu creas esto con todo tu corazón.

Padre Fernando Chomali:

"El trabajo humano no es una mercancía"

El padre Fernando Chomali, docente del centro de bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica y además profesor de ética en la empresa en la Clase Ejecutiva, considera que la celebración del nacimiento de Jesús en Belén "demuestra que todo lo que tiene que ver con el hombre le interesa y le importa a Dios. Dios se hace hombre y comparte en todo nuestra condición humana, menos en el pecado". Junto con eso plantea que los temas sociales no nos pueden dejar indiferentes.

-¿La Navidad es un momento para que los empresarios y los chilenos en general adopten ciertos desafíos como combatir la pobreza o humanizar el trabajo?

"El sentido más profundo de la Navidad es que Dios se acerca al hombre y que todo lo que tiene que ver con éste le interesa a Dios. Y ese mensaje los cristianos tienen que acogerlo en su corazón en el sentido de que todos los grandes temas sociales que tenemos, como la pobreza y la inequidad en la distribución de los bienes, no nos pueden dejar indiferentes. Por lo tanto, el empresario cristiano debe mirar su responsabilidad más allá del hecho de producir bienes y servicios, y ver de qué manera contribuye para generar un mundo más digno del hombre y de Dios".

"Por eso se le exige que en primer lugar sus productos sean beneficiosos. Se exige mucha responsabilidad respecto de sus trabajadores, justamente porque el trabajo humano no es independiente de la fe que profesa, sino que la fe tiene mucho que decir respecto del trabajo humano, porque tiene mucho que decir respecto del hombre".

"El gran regalo para Chile es que con el trabajo humano la materia salga ennoblecida y el hombre salga ennoblecido y no embrutecido. Eso significa salarios justos, con horarios adecuados de trabajo, tiempos de descanso y sobre todo un trabajo que se ponga al servicio de la familia y no la familia al servicio del trabajo".

-Y esto en la práctica, ¿cómo se puede lograr considerando la fuerte competencia que existe?

"El Estado tiene una gran responsabilidad en cuanto a los marcos de referencia en los cuales se va a mover la competencia dentro de las empresas, y por supuesto ser muy estricto para todo lo que tiene que ver con la competencia desleal que quiebra el sistema".

"También es fundamental ser diligente en el pago de los impuestos y, sobre todo, promover en todos los niveles las virtudes humanas, como son la austeridad, la justicia, la verdad, la magnanimidad, porque las empresas son grupos donde las personas pasan mucho tiempo trabajando y donde van generando vínculos que siempre tienen que ser fuente de humanización y no de deshumanización".

-¿Evitar la deshumanización del trabajo es parte de la responsabilidad social empresarial?
"El tema del trabajo es fundamental. De hecho, es la clave de la cuestión social. La dignidad del trabajo radica en que lo hace una persona y, por lo tanto, siempre el primer beneficiario del trabajo tiene que ser el mismo trabajador, porque sería absurdo que una empresa, que humaniza la materia, que ennoblece la materia para que se ponga al servicio del hombre se haga justamente denigrando al propio trabajador".

"Entonces se debe tomar conciencia de que el trabajo humano no es una mercancía, que se transa según la ley de la oferta y la demanda; tomar conciencia de que la dignidad del trabajo radica en que la hace una persona y que es un modo privilegiado de colaborar para la construcción de un mundo mejor. O sea, para juzgar la bondad del trabajo no sólo hay que fijarse cómo lo hace, sino que también la intención que hay detrás de ese trabajo".

-Precisamente el verlo como mercancía es habitual hoy en día.

"Ése es un problema. Creo que el gran trabajo que tienen que hacer los empresarios es determinar cuál es la riqueza, lo propio, lo genuino de cada trabajador y eso que lo desarrolle dentro de la empresa. O sea, la empresa como un lugar donde cada uno pueda desarrollar sus capacidades y sus habilidades. Una empresa que es capaz de generar tal entusiasmo es lo que hace que las personas realmente se desarrollen como tales y que no vean el trabajo como una mera forma de obtener recursos, sino que también lo vean como una forma de crecimiento personal, de humanización".

"Es decir, el trabajo no solamente hace cosas, sino que también hace a la persona. Nosotros somos lo que hacemos y hacemos lo que somos. Por lo tanto, la responsabilidad de la empresa es descubrir quién es la persona para que de ahí saque toda su riqueza. Y por otra parte, entender que el trabajo no sólo viene de una dimensión transitiva, es decir, lo que tú haces, sino que también de una dimensión intransitiva, que es la que queda en la persona. Y después del trabajo la persona tiene que sentirse siempre dignificada, agradecida. Por eso, en vez de hablar del trabajo humano, prefiero hablar del hombre que trabaja, porque pone la centralidad no en lo que hace, sino en quién lo hace".

"El empresario cristiano debe mirar su responsabilidad más allá del producir bienes y servicios"

Padre Juan Díaz:

"El desafío es llevar una vida austera"

Al padre Juan Díaz le toca directamente trabajar con jóvenes y no solamente ahora que se desempeña como vicario para la Educación, antes también lo hacía cuando era rector del Colegio San Ignacio El Bosque. Por eso en esta Navidad este sacerdote jesuita llama la atención acerca de la pobreza que ve en muchos jóvenes, que "sigue manifestándose en toda su crudeza y dureza, en cosas concretas. Por ejemplo, el otro día le hice leer una lectura a un chiquillo y leía prácticamente con la Biblia al lado de los ojos. Él necesitaba comprarse anteojos y no tenía plata. Era hijo de un obrero de la construcción que está cesante". También alerta sobre las pocas posibilidades que los jóvenes de escasos recursos tienen para continuar estudiando luego del colegio.

Junto con esto plantea: "Hay mucha gente que sufre y entonces el mensaje de Navidad debiera ser aterrizado a toda esta gente que está sufriendo, ya sea la pobreza, la soledad, las malas noticias, la enfermedad y decirles que Jesús viene a nacer para ellos, precisamente para aquellos que tienen el amor cansado, el corazón triste, para los que sienten que se les cierran las oportunidades, el Señor viene para ellos".

-Como país, ¿el mensaje es abordar más el tema de la pobreza en esta Navidad?

"Ése sería el tema, decirle a la gente, a los políticos, empresarios, economistas que tienen una gran responsabilidad, que queda mucho que hacer por superar la pobreza. Son muchos los niños y jóvenes que ven cerradas sus puertas para seguir estudiando a pesar de todos los esfuerzos. Yo sé que está haciendo esfuerzos el Gobierno, el Ministerio de Educación, muchos empresarios, que nos están colaborando en los colegios y hay que seguir trabajando, no hay que cansarse. También el desafío es llevar una vida austera. No hay derecho a derrochar en estos momentos cuando hay muchos que están sufriendo".

-¿Cómo cree que los empresarios pueden acercarse más a la educación?

"Están apoyando. Una gran opción que nosotros hemos hecho en el Arzobispado de Santiago en educación es construir colegios en las comunas más pobres de la ciudad. Entonces ahí se da una educación de calidad, donde realmente los más pobres tengan la posibilidad de estudiar bien con toda la tecnología, computación, inglés, con muy buenos profesores. Ésta es la Fundación Belén Educa. Ahí creo que el empresariado nos está ayudando mucho, porque no bastan los recursos que ofrece el Estado, sino que necesitamos mucho de la colaboración de los particulares y de las empresas".

"La educación es el lugar donde los economistas y empresarios pueden hacer mucho, porque además es una apuesta a futuro. Dar educación, es apostar a favor de Chile, de su crecimiento".

-Además del aporte económico, ¿los empresarios deberían tener otro tipo de acercamiento con los jóvenes?

"Eso sería lo interesante. Hay muchos profesionales que podrían hacer mucho. De partida, por ejemplo, economistas que nos ayudaran a administrar bien las instituciones. También hay otros profesionales como sicólogos, asistentes sociales. Cualquier profesional que quisiera dar parte de su tiempo en los colegios sería bienvenido. Hay que unir los mundos, el mundo de las personas con dinero que han tenido grandes posibilidades, con este mundo de los más pobres".

-¿Cómo se puede lograr que los jóvenes de hoy cuando trabajen en el futuro eviten una deshumanización del trabajo?

"Ése es el gran desafío, no es fácil, porque vivimos en un mundo muy competitivo. Hay que preparar bien a los chiquillos para que sean competentes. La competencia y la eficiencia tienen que estar dentro de nuestro discurso, pero que la competencia sea leal, que no sea 'el fin justifica los medios' y yo voy a hundir al otro. Ésa es nuestra gran responsabilidad en los colegios, por eso la formación de valores ha pasado a ser una prioridad. En los colegios católicos queremos impregnar todo el currículum con la formación de valores y virtudes".

-¿Cuáles cree usted que son los grandes problemas a los que se ven enfrentados los jóvenes cuando ingresan al mundo del trabajo?

"El primer problema es ver si encuentran trabajo. La cesantía es muy fuerte. Feliz aquel que encuentra un trabajo y que pueda entonces desarrollarse en éste. Uno en los colegios ve que los chiquillos quieren trabajar en vacaciones para sacar alguna platita y eso me parece bien. No encuentro malo que trabajen, especialmente en vacaciones, lo importante es que después estudien algo, no basta con la secundaria. Ahora, cuando se ponen a trabajar, siempre está el gran peligro del uso que van a hacer del dinero".

-¿Cuál debe ser el rol del dinero?

"Vivimos en un mundo como en un supermercado grande donde uno encuentra todo para ser feliz y una estantería grande es el tema del dinero, ten plata y se feliz o aparenta y se feliz. Pero el dinero es un medio para ser feliz, no es la finalidad de la vida, no puede construirse en el objetivo sí o sí para mi felicidad. Si uno tiene dinero y ha tenido el privilegio de tener una buena educación, debe ser solidario con los demás".

"Hay que unir los mundos, el mundo de las personas con dinero, con este mundo de los más pobres"

Fuente: El Mercurio
Periodista: DANIELLA ZUNINO

Abecedario para la Navidad

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

Agradecer a Dios el habernos regalado las personas con las que convivimos.

Buscar el bien común por encima de los intereses personales.

Corregir con esmero a aquel que se equivoca.

Dar lo mejor de uno mismo, poniéndose siempre al servicio de los otros.

Estimar a los otros sabiendo reconocer sus capacidades.

Facilitar las cosas dando soluciones y no creando más problemas.

Ganar la confianza de los otros compartiendo con ellos sus preocupaciones.

Heredar la capacidad de aquellos que saben ser sinceros con valentía y respeto.

Interceder por los otros a Dios, antes de hablarle de nuestras cosas.

Juzgar a los otros por lo que son, no por lo que tienen ni por lo que aparentan.

Limitar las ansias personales frente a las necesidades del grupo.

LLenarse con lo mejor que uno encuentra en el camino de la vida.

Mediar entre los compañeros que no se entienden.

Necesitar
de los otros sin ningún prejuicio.

Olvidar el miedo al qué dirán dependiendo de la opinión de los demás.

Preocuparse por los más débiles o más necesitados.


Querer
siempre el bien de las personas.

Respetar
las opiniones de los demás, los derechos de las personas y de los animales.

Salir al encuentro del otro, no esperando que él dé el primer paso.

Tolerar los defectos y límites propios y ajenos con sentido del humor.

Unirnos todos para vivir en paz y armonía.

Valorarse con realismo sin creerse superior a los demás.

X es una incógnita que invita a la búsqueda constante de la verdad con mayúscula.

Yuxtaponer ilusiones y esperanzas, trabajos y esfuerzos por crear fraternidad.

Zambullirse sin miedo en el nuevo día que Dios regala cada mañana.

 

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer