Novedades en la categoría Mujeres Destacadas

Maria_Eugenia.jpgMaría Eugenia lleva once años dedicada a la vida religiosa. Forma parte de una congregación de monjas italianas que se dedica además a la formación educacional de jóvenes católicas. De tez blanca, mediana estatura y un carisma receptible, dice que su vida no habría tenido sentido de haberse dedicado a otra profesión u oficio.

Lo mismo piensan sus cercanos. Su madre superiora alaba su trabajo dentro del colegio y cientos de alumnas le reconocen a diario su labor, lo que se traduce, según ella, en un buen comportamiento, aceptación y cercanía.

Pero no todo ha sido color de rosas. Cuenta que desde su niñez quiso ser religiosa, de hecho jugaba a serlo y nadie que la vio crecer podría negar su inquebrantable afinidad con la Iglesia.

monjas.jpgSin embargo, su inclinación nunca fue compatible con las proyecciones que pretendía su familia, que, si bien era cristiana, creía que otro futuro le depararía a su única hija.

"A los quince años, justo para el día de mi cumpleaños, les conté a mis padres que mi sueño era ser religiosa, y les pedí su autorización y apoyo", sostiene.

Pese a su confianza y valentía para afrontar lo que se le vendría encima, su padre especialmente, un italiano de carácter muy fuerte, reaccionó irasciblemente exigiéndole que desechara tales ideas.

"El deseaba que llevara una vida más ‘normal’, que me casara y le diera nietos. El creía que si me dedicaba a la religión, me frustraría como mujer y además truncaría el desarrollo de la familia", explica.

Fue entonces cuando se aferró a su madre, quien la apoyó incondicionalmente, y además convenció a su padre para que también lo hiciera.

En cuanto a momentos de duda, dice haber tenido muchos. Es que decidir llevar este estilo de vida es un desafío que se debe pensar bien y durante mucho tiempo. Sobre todo durante la adolescencia, que es cuando más tentaciones existen, pero María Eugenia dice que fue su fe a Dios la que la ayudó a ser firme y no sucumbir ante éstas.

"No fui una joven distinta, de hecho tuve pololos y salía con mis amigas, pero de todos modos sentía que mis intereses iban por otro lado. No era para nada retraída, pero era feliz asistiendo a misas y colaborando en la iglesia de mi barrio. En el colegio también me destaqué haciendo labores sociales", comenta.

QUE ES LA VOCACION

vocacion.jpg
No es para nada fácil determinar si es que se es o no indicado para seguir el camino religioso. El concepto de vocación se presta para diversas interpretaciones y, por lo tanto, puede provocar confusión. Para ello cabe definir su significado.

La palabra vocación proviene del latín: vocare, que significa llamado. Sentirla equivale a decir que alguien está llamando.

Ante la Iglesia Católica, es Dios el que hace este llamado, y según ésta hacer uso de esta palabra en otro contexto es abusivo o equivocado.

De esta manera, el primer llamado se manifiesta en la existencia. Para la Iglesia, Dios a través de los padres llama a la vida a los seres humanos.

El segundo llamado ocurre con el proyecto que tiene deparado Dios para cada uno de los individuos. "Cada uno de nosotros, todos los hombres y mujeres que poblamos la tierra, estamos llamados desde antes de la creación del mundo", dice San Pablo en su carta a los Efesios. Esto es denominado en el mundo católico la "gracia santificante".

De este modo, gracias al don de la fe es posible escuchar este llamado y responder acertadamente. Según el Concilio Vaticano II, en la constitución dogmática "Lumen Gentium", queda de manifiesto que "el Padre Eterno creó el Universo por un libérrimo y misterioso designio de su sabiduría y de su bondad; decretó elevar a los hombres a la participación de la Vida Divina", ratificando que cada sujeto está en la tierra para participar del mundo creado por Dios.

El mismo documento dice: "Por eso en la Iglesia todos, ya pertenezcan a la jerarquía, ya sean apacentados por ella, son llamados a la santidad, según aquello del apóstol: porque ésta es la voluntad de Dios, vuestra santificación", explicando que cualquiera puede participar de la vida religiosa.

De la misma forma con que el apóstol San Pablo invita a todos a la santidad, el ya extinto Papa Juan Pablo II, en su visita a Brasil, repitió la misma idea: "La verdad es que estamos llamados todos -¡no temamos a la palabra!- a la santidad (¡y el mundo hoy necesita tanto de los santos!) una santidad cultivada por todos, en los varios modos de vida y en las diferentes profesiones y vivida según los dones y las tareas que cada uno ha recibido, avanzando sin vacilaciones por el camino de la fe viva, que enciende la esperanza y actúa por medio de la caridad".

Lo que sí es seguro es que el consagrarse no es la única vía para obedecer "el camino del Señor". Para la Iglesia, es válido también casarse o estar soltero.

Es así como hay que estar seguros de los proyectos a los que hemos sido llamados a realizar. Y sobre todo, tener en claro qué es lo que cada uno quiere hacer de su vida, qué es lo más importante. La vida religiosa no es una vía de escape, es un estilo de vida que tiene que gustar y que más vale no escogerlo equivocadamente.

La voz del especialista: Una opción de vida

contemplacion.jpgLas decisiones de una mujer con respecto a lo que hará en el futuro se basan, por lo general, en los sentimientos y en la sensibilidad que dejamos mostrar ante determinadas tendencias o temas de la vida. La religión, al igual que otras esferas, es una opción de vida, una forma de afrontar los vaivenes que ésta tiene. No tengo dudas de que las mujeres que deciden convertirse en religiosas lo hacen por intentar ser sinceras consigo mismas.

Lo que hagas en una situación determinada es siempre el producto de una decisión que tú tomas. Muchas cosas influyen en esa decisión, pero, antes que nada, existen dos grandes grupos: Lo que has hecho antes y lo que piensas hacer después. Lo que has vivido hasta el momento condiciona lo que harás en el momento presente.

Los casos donde vemos esto son muchos. Si estás cursando una carrera universitaria relacionada con la medicina, no es probable que te encamines hacia la Facultad de Derecho. Si el único deporte que has practicado es el baloncesto, no sería de esperar que te encamines hacia una cancha de golf. Los pasos que has dado anteriormente están condicionando en gran medida los que vas a dar después.

Pero, por otro lado, también existe un futuro. Tenemos expectativas de futuro, esperamos algo del porvenir. Esto también afecta lo que vamos a hacer. Si estás estudiando, es porque te has hecho una imagen de lo que esperas llegar a ser en el futuro: Un profesional de la medicina, una persona dedicada a aliviar el dolor de los demás. Los planes que tengas para tu futuro están guiando los pasos que das en el presente. Has tomado una decisión, has dicho: Esto es lo que quiero llegar a ser.

No es lo contrario en el caso de las mujeres que eligen ser religiosas. En su etapa de preparación ellas confirman su deseo de convertirse en monjas y experimentan las mimas emociones que cualquier otra mujer.

María Santelices C.
Psicóloga

Msantelices@hotmail.com

Fuente: Diario el Día

ZONA DE ENTREVISTAS
Por: Patricia Calvert Sanhueza

jensen2.jpgEntrevista a Pilar Escudero:
¿Cómo se es mujer plena?

Cómo se debe actuar en el mundo actual para conseguir la plenitud y ser una mujer integra en todos los sentidos.

"La vida no se improvisa, se construye... Es una tarea de siempre y no la tenemos asegurada. Es un camino que nunca es fácil; es una lucha permanente para descubrir el querer de Dios, y uno es tremendamente frágil."

Pilar Escudero, miembro del equipo de la Vicaría General de Pastoral del Arzobispado de Santiago de Chile. Casada con Luis Jensen (gineco-obstetra especializado en fertilidad), mamá de 4 hijos, profesora de historia de la Universidad Católica. Miembro de la delegación de la Santa Sede a la IV Conferencia sobre al Mujer en Beijing. En relación a esta conferencia ella nos dice: "En Beijing, se tocaron temas muy centrales al "ser" de la mujer, y no sólo al "hacer". Es decir, no se vio solamente la proyección de la mujer que encuentra su lugar en la sociedad y la cultura, sino también se tocaron temas relacionados con la sexualidad, la maternidad y el matrimonio (aunque esa palabra no se mencionó en la Conferencia)".

Reconoce que el tema de la mujer siempre le ha interesado. "Desde mi juventud, cuando participaba en mi grupo de Schöenstatt nos interesaba el hecho de ser mujeres armónicas. Era nuestro ideal personal: TRATAR DE SER lo más completas posibles".

Actualmente pertenece, junto a su marido, al Instituto de Familias de Schoenstatt. ámbito en el cual siempre ha trabajado. Después de trabajar como profesora, en 1997 entró a trabajar en el Arzobispado, en la Vicaría para la Familia, y actualmente trabaja Vicaría General de Pastoral donde se vela por la pastoral de toda la ciudad de Santiago.

¿Cómo se mantiene al día con el tema de la mujer?
Especialmente a partir de la Conferencia de Beijing he podido participar y estudiar en una serie de instancias en relación con la mujer. "Mi preocupación fundamental ha sido tratar de motivar y formar a otras mujeres, para que también tomen en serio todo el tema de lo que es el ser femenino". Me ha tocado ver la evolución de distintas posturas, algunas bastante feministas, pero que hoy también las vemos como "el nuevo feminismo de Juan Pablo II", donde se plantea el significado de la verdadera feminidad y su aporte en nuestra Iglesia, nuestro mundo, nuestra cultura.

jensen3.jpg

¿Qué es ser plena en la sociedad actual?
Creo que la plenitud es válida tanto para hombres como para mujeres. Y se encuentra en esa armonía, entre lo que tu eres como persona, en el orden de ser, y esa sintonía con el querer de Dios para ti. Hoy día, en este momento, en esta situación de vida que te toca. Tiene mucho que ver con la "paz interior". Es más que equilibrio. Es armonía, entre lo que tú eres cómo Dios te creó y esa búsqueda conciente de hace su voluntad e ir descubriendo sus voces aquí en la tierra. TRATANDO, de ser consecuentes, porque ese sólo hecho tiene una validez enorme.

"Plenitud: armonía interior y sintonía en buscar concientemente la voluntad de Dios. Hoy día, aquí, en la circunstancia que estés". ¿Cómo se llega a la plenitud?

_ Es una tarea de toda la vida, no creo que haya nadie que lo pueda lograr en un 100 por ciento en esta vida.

A mi me ha marcado el cariño que me entregaron mis papás, sobre todo esa "confianza" de creer en mí. Siempre experimenté en mi casa esa confianza en mi persona, como yo era. Y además, he tenido el gran regalo de tener muchas personas y sobre todo mi marido, con las cuales yo he podido desplegarme tal como soy. Con cualidades y defectos, pero que también me han hecho crecer mucho.

"Yo creo que es difícil lograr la plenitud sola, creo que tiene que ver mucho con la experiencia de sentirse amado por otros, pero sobre todo saberme amada incondicionalmente por Dios, ese Dios que se hace palpable en lugares, en personas, en circunstancias".

"A pesar de todas las veces en que uno cae o se equivoca, hay ciertas cosas que no se mueven, fundamentos sobre los cuales hay que volver a reconstruir. Volver a poner las piedras en orden. Se te resbalan, no importa, hay que comenzar de nuevo. Y esa experiencia, tal vez en palabras muy simples, pasa por el "no sentirse sola" . A mi me impacta la tremenda soledad de tantas personas hoy. Entonces, sobre qué construyes? El tener esos pilares, me permite seguir creciendo y levantarme cuando caigo y también poder regalarme con mucha mayor libertad".

jensen1.jpg¿Cómo se es pleno en el ambiente familiar?
Cuando nosotros nos casamos, estábamos recién titulados. Vivíamos en un garage, que para nosotros era precioso. Siempre pensamos que la mejor herencia que podíamos dejarles a nuestros hijos, era que pudieran experimentaren en ellos mismos el amor nuestro y el amor de Dios. A través de nosotros, en contacto directo con la Santísima Virgen y con Dios. En la medida que nosotros pudiéramos regalarles a ellos esa vivencia, eso sería algo que nunca nadie les iba a poder quitar, fuese cual fuese el camino que ellos tomaran cuando grandes, porque ellos tienen su "libertad para optar". Pero esa vivencia de amor personal y de amor gratuito, sólo porque ellos son, es lo que quisiéramos nosotros dejarles de herencia. "Nosotros estábamos concientes que eso no se improvisa , sino que es reflejo de nuestro amor como esposos y del cultivo de ese amor".

Hay que descubrir en miles de detalles el querer de Dios para nosotros como familia. Hay que ir creando pequeñas o grandes costumbres familiares. Hay que tratar de darle sentido a la vida normal y cotidiana, donde nada es porque sí. Es como ir haciendo esta vida lo más juntos posible, con un proyecto común, que es lo que tratamos de construir juntos y ahí se va incorporando cada uno con su originalidad y su mundo.

La educación que recibimos en nuestras casas. ¿Influye en hacer a las personas más integras?
De todas maneras, tiene mucha influencia y es muy importante. Pero no creo en los determinismos. En los siempre o en los nunca, o todo blanco o todo negro. Yo conozco personas que son un ejemplo de vida en armonía, pero que han tenido una infancia muy difícil. Creo que uno puede, con la ayuda de Dios , con la ayuda de alguien, en especial en un momento que te marque; superar la historia, las falencias, los dolores. No digo que sea fácil, hay trancas personales, hay inconsecuencias, hay momentos de aridez espiritual y también humana, hay periodos de desorientación. Y eso es parte del ser humano, no creo que haya una armonía permanente, pero sí se construye y a veces con mucho dolor.

Por qué hoy en nuestra sociedad cuesta tanto ser íntegro?
Porque la atmósfera socio-cultural no nos ayuda a tener "silencio", a poder conectarnos con nosotros mismos, a tratar de conectarnos con "el querer de Dios" Poder ponderar, meditar y discernir. Todo nos dispersa, los valores, cómo te miden los demás, etc. Hay muchísimos distractores y por eso debemos buscar la esencia de lo que quiere Dios para nosotros.

¿Qué pasa con la mujer que representa un papel político?
El tema es complicado, porque pasa por las ideologías de partido y las convicciones personales. "Nosotros somos siempre una misma persona", en lo privado, en lo íntimo, en lo social, en lo cultural, etc. Muchas veces escuchamos testimonios de cosas que son validas para mí en "mi casa", pero "no lo son" en el trabajo. Esa dicotomía, en el fondo no es real porque te produce un quiebre interno.

Creo que a hombres y a mujeres nos cuesta comprometernos y mostrar o propiciar otras alternativas. Todo va en la debilidad de nuestras propias creencias, porque hay muchas cosas que heredamos pero por las que no hemos hecho una opción personal conciente. Además, nos influye mucho la cultura y el sentirnos solos en los grupos que nos desenvolvemos. "Somos nosotros, las personas y las familias, las que ayudamos a plasmar la cultura. No es la cultura la que nos dice cómo tenemos que ser".

¿En el aspecto laboral, cómo has vivido tú, el ser mujer?

Es un ámbito muy especial porque me rodeo de muchas personas de Iglesia. Lo interesante, es cómo nosotras hacemos nuestro aporte. Lo que marca a las mujeres con las que trabajo en la Vicaría es un tremendo amor a la Iglesia y una inmensa capacidad de servicio. Y lo bonito es la reflexión que hacemos en relación a nuestro aporte como mujeres trabajando en la Iglesia. Todos formamos la Iglesia, la construimos juntos, hombres y mujeres. Y eso no tiene nada que ver con el discurso feminista o el querer acceder a cargos de poder, pero si tiene que ver el reconocer que tenemos mucho que aportar.

Por último, ¿cuál es el consejo que darías a cientos de mujeres que quieren sentirse más plenas?
No me atrevo dar consejos, pero puedo compartir mi experiencia: Tratar de buscar pistas en nuestra vida. En el cómo somos, para valorarnos a nosotras mismas. Y ese valorarnos, tratar de anclarlo "NO" en el valor que las otras personas me dan a mí, o en el que yo creo que me dan. Sino que en lo más profundo, en el cómo Dios me hizo.

Para mí siempre ha sido increible el que "somos todos tan distintos". Descubrir ese proyecto de vida que se nos va mostrado a través de las personas; de la experiencia del amor y del sufrimiento; a través de nuestra vocación; de nuestro trabajo; de la familia que Dios me regaló, etc.

Valorarnos y descubrir ese nombre especialísimo que Dios me puso, porque eso lleva de la mano una misión. Sea lo que yo sea, Dios me quiere aquí por algo. Cómo poder sintonizar con esa misión especialísima es lo que en el fondo nos regala una paz enorme para saber ir construyendo la vida con todos sus desafíos.

"Hay que descubrirse, para así regalarse a los demás". Porque, qué le puedo regalar a otro, si yo misma no me conozco. Si yo misma, no estoy tratando de crecer en todos los planos, en lo cotidiano y lo extraordinario. Valorar cada vez más el ser mujer y no temer ser distinta. Gracias a Dios lo somos. Juntos, varones y mujeres, en complementación podemos construir una cultura más humana... eso es lo que anhelamos.

JANNE HAALAND MATLARY: EL NUEVO FEMENISMO
Por: Tatiana Milstein Chateau, Licenciada En Historia

matlary100.jpgHoy más que nunca, en un mundo computarizado, donde la globalización es cada vez mayor, y donde podemos ser espectadores de todo lo que sucede en él sin tener que viajar al epicentro de los hechos, es necesario replantearse el rol de la mujer y su verdadera esencia. Si nos trasladamos a la Biblia, al Génesis para ser más exactos, vemos que en los primeros relatos, Dios nos dice que creó a la mujer de la costilla del hombre, para que lo acompañara a lo largo de su vida. Pero la compañía no fue suficiente, más tarde se instauró el sacramento del matrimonio y con ello nació la familia, núcleo central de cada sociedad.

La mujer a lo largo de toda la historia ha estado ligada a la educación de los hijos y las tareas domésticas. Es ella la que lleva durante 9 meses en su vientre al niño, lo alimenta y al mismo tiempo va transmitiendo su cariño. Una vez que nace el niño, la madre centra toda su atención en esta pequeña criatura, le da de comer, lo muda, le cuida el sueño, lo protege. Si la mujer ha sido premiada por Dios con tanta maravilla, ¿por qué tenemos que luchar por ser iguales al hombre, no es mejor luchar por hacer las cosas bien, y no por querer quitarle al que está a nuestro lado -hombre- su lugar en la sociedad?

Si en la década del '70 nació el movimiento feminista, que buscaba ser igual o mejor que el hombre, hoy está comenzando a tener fuerza el Nuevo Femenismo . Éste no busca competir con el hombre, por el contrario, reconoce que hombre y mujer son distintos, su énfasis está en revalorar la maternidad y no en postergarla por alcanzar un éxito profesional. Una de sus difusoras es una noruega, casada con un médico húngaro y madre de 4 niños: Janne Haaland Matlary. Quien además es Doctora en Filosofía, profesora de Política Internacional, fue la primera mujer en ocupar el cargo de Secretaria de Estado de Asuntos Exteriores de Noruega, comisionada de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa para los Balcanes, miembro de la Delegación vaticana en la Conferencia Mundial de la Mujer en Pekín, miembro del Consejo Pontificio Justicia y Paz, y consultora del Consejo Pontificio de la Familia.

En sus múltiples conferencias, entrevistas y libros, sostiene que la mujer no debe relegar la maternidad por su profesión, por el contrario. Debe realizarse como mamá y para ello es fundamental el apoyo de la sociedad. Es ésta la que debe entender que si un país quiere salir adelante, es fundamental contar con una población que se vaya renovando constantemente, pero si el Estado no es capaz de reconocer este principio vital, que es la maternidad, y por ende, que la mujer tiene un rol específico, lo cual no significa que no pueda trabajar o realizarse profesionalmente, el nuevo feminismo no tendrá fuerza.

En la realización de este Nuevo Feminismo es fundamental reconocer tres premisas básicas que son: la tarea de la mujer como madre es irremplazable, sobre todo cuando los hijos son pequeños; que los padres deben ocuparse más de los niños y de la casa, y que los empresarios deben facilitárselo, y por último, el Estado y las empresas deben reconocer de modo efectivo el trabajo de las mujeres y su función maternal: el papel de la maternidad, específico de ellas, otorga el derecho de ser tratadas de modo diferente a los hombres, sin que esto suponga ninguna discriminación laboral.

El Nuevo Feminismo no es un movimiento organizado, sino un nuevo modo de pensar que va en busca de un nuevo florecer , donde las nuevas feministas parten de una idea fundamental: ser madres, pero para poder trabajar y a la vez ser madres, la vida laboral debe estar estructurada de modo que las mujeres sean capaces de avanzar y competir sin cargar con consecuencias negativas en su papel de madre. Esto implica que se reconozca explícitamente a las mujeres el derecho a ser diferentes, y que esta diferencia forme la base para reestructurar las condiciones de trabajo. No sólo se debe acomodar la estructura laboral de cada país, sino que también es fundamental el apoyo de la Iglesia, quien con el ejemplo de la sant5ísima Virgen María, sabe lo que es ser Madre.

Pilar Bañados

| 0 comentarios | 0 TrackBacks

M.Pilar Bañados Ortiz, 39 años, nació y se educó en Santiago de Chile, titulándose de Ingeniero Agrónomo en la Universidad Católica de Chile en 1988. Luego, en 1992 obtuvo su Master of Science en la Oregon State University en EEUU. Desde esa fecha se desempeña como profesora del Departamento de Fruticultura de la Facultad de Agronomía de la Universidad Catolica de Chile, ejerciendo además el cargo de Directora de su Departamento entre los años 1999 y 2001.

Pilar vive en el campo, en el pueblo de Nancagua, ubicado a 25 kms. al oeste de San Fernando (a 180 kms. de Santiago) y viaja 3 o 4 veces por semana a su lugar de trabajo en Santiago. Está casada desde hace 12 años con Juan Carlos Izquierdo, agricultor de esa zona, y administrador del fundo de su familia, razón que les hizo tomar la opción de vivir en el campo desde su regreso a Chile el año 1992. Tienen 4 niños, Florencia (10), Juan Francisco (8), Benjamín (6) y Rosario (5).


pilar bañados.jpgDesde hace 2 años, Pilar con toda su familia se trasladó a Oregón, EEUU, donde ella esta estudiando un Doctorado (PhD) en Fisiología de Plantas. Aun les resta 1 año más de estudio en esa ciudad para luego regresar a Chile.

¿Que significó para ti irte a vivir a Nancagua?
Yo viví toda mi vida en Santiago, y creo que en la vida uno tiene siempre tiene que tomar opciones, y esa fue nuestra opción de ese momento, de regreso a Chile, llevábamos pocos años casados y empezábamos una vida nueva juntos. Sin niños era una decisión más fácil, ya que yo viajaba más a Santiago y aprovechaba de visitar a mi familia. Además se que para Juan Carlos era una gran tranquilidad poder estar en el fundo, de donde había estado alejado por 2 años. El tiempo fue pasando, fueron llegando los niños y sin darnos cuenta habíamos seguido por 9 años en ese esquema. Confieso que el último tiempo, con todos los arreglos de la carretera, se me estaba haciendo muy pesado hacer cada viaje. Sentíamos que necesitábamos un cambio, y ahí fue cuando se nos fue dando todo para esta nueva aventura de terminar mi PhD en Oregon.

¿Como compatibilizabas en Chile las exigencias laborales con las de tu vida de pareja y de madre, etc.?
Como para toda mamá que trabaja, sin duda, es difícil compatibilizar todo. Yo me imagino que hay que ser un poco malabarista, y tratar de mantener la atención sobre todo (y todos) en el aire, sin que ni tu marido, ni cada niño, ni tu familia, ni tu trabajo se te "caigan". Es difícil, uno se cansa a veces, se requiere práctica y disciplina, pero no es imposible. Además Dios siempre te ayuda y te pone la gente apropiada en el camino y te va guiando. Por suerte los niños van llegando de a uno... (en general). Yo continuamente le estoy pidiendo señales a Dios para que me indique el camino correcto. Siempre he estado abierta a la posibilidad de dejar mi trabajo en Santiago, pero hasta la fecha Él me ha ayudado a seguir adelante con este esquema.

¿Qué opina Juan Carlos de todas las actividades que desarrollas?
El ha sido un gran apoyo para mí, sin su constante estímulo y apoyo creo que hubiera sido muy difícil. Para nosotros nuestras vidas son un proyecto que construimos juntos, y las decisiones tratamos de tomarlas en conjunto. Además como él trabaja en el fundo, puede estar más cerca de los niños cuando yo no estoy, y eso me permite a mi trabajar más tranquila. Él es un hombre alegre, muy bueno y amistoso. Muchas de mis amigas me dicen que otro hombre no me hubiera "dejado" trabajar, ni me hubiera acompañado a mis viajes, y tal vez es cierto. Nosotros "nos dejamos" ser mutuamente, sabemos que nuestra familia es lo más importante para nosotros, y que Dios nos puso donde estamos por algo y para algo. Y estamos tratando de descubrirlo juntos.

¿Crees que será posible mantener en el futuro el mismo sistema de vida?
Es algo que me pregunto con frecuencia. Sin duda esta experiencia que estamos viviendo ahora todos aquí como familia, en una ciudad universitaria como es Corvallis, donde todo te queda a 5 o 10 minutos, es mas fácil que lo que yo vivía en Chile. Todo tiene sus pros y contras, aquí estoy muy cerca de mi casa y de mis niños y eso me encanta, pero a su vez ellos extrañan su espacio y las caminatas por el fundo, compartir con sus primos y al resto de la familia. A nuestro regreso pensamos seguir adelante con nuestro esquema de vida de Chile, y seguir atentos a las señales. Sé que si viviéramos en Santiago, Juan Carlos no podría viajar como yo. Aquí en EEUU es más común que la gente se traslade mucho por trabajo, y a varios les toca manejar bastante.... Pero ya veremos

¿Cómo te proyectas en tu vida laboral para unos 10 años más?
Me encantaría seguir la carrera académica que ya empecé en la Universidad Católica de Chile, un profesor universitario demora años en formarse, es un proceso lento y complejo. La Universidad me da la oportunidad de hacer investigación, lo que me apasiona, además de enseñar y relacionarme con los alumnos, y estar vinculada al campo y a los agricultores. Realmente disfruto mucho lo que hago, y me gustaría hacerlo cada día mejor. La UC ha sido una gran escuela para mi, y siempre me han apoyado en mi esquema laboral. Para seguir la carrera académica me estoy perfeccionando en lo profesional, en las áreas en que me sentía más débil, y también en lo personal, en las relaciones humanas, que creo que son clave para el éxito en cualquier ámbito. Yo trabajo con alumnos, con profesores, con agricultores, es decir,l con personas, como todo el mundo. Para mí es muy importante poder comunicar y comunicarse del mejor modo posible, con las herramientas que la técnica y los avances nos facilitan, y de una forma que motive y entusiasme. Sé que en el pasado no siempre ha sido así. La falta de experiencia y el copiar modelos de una educación muy frontal y distante, que no me satisfacían, no siempre dieron los mejores resultados. Hoy día, con algunos años más, tengo muchas ganas de regresar y poder trasmitir lo que he aprendido, y ayudar a otros en su proceso de formación y aprendizaje.

¿Te sientes una mujer que haya alcanzado la plenitud de vida? ¿Por qué?
Creo que cada etapa en la vida es distinta y a todos nos toca vivir situaciones y experiencias distintas. Nuestras metas se van desplazando, algunas se cumplen y otras se van agregando. Me siento muy agradecida de Dios y de mi familia por lo que tengo y por todo lo que me ha tocado vivir.

Cuando uno se aproxima a la mitad de la vida, y sin querer hace evaluaciones, me siento contenta en muchos sentidos, pero sé que tengo un gran camino que recorrer, mucho que mejorar y aprender. Soy además muy inquieta y siempre me pongo nuevas metas y desafíos, y no me canso de tratar de descubrir que quiere Dios de mi cada día para mí y para mi familia.


sagrada familia.jpgEl 21 de octubre de 2001 en la basílica de San Pedro, el Papa Juan Pablo II beatificó al matrimonio de Luigi Beltrame Quattrocci (1880-1951) y María Corsini (1884-1965), siendo éste el primero que goza de ese estado. Pero si retrocedemos en el tiempo, nos hallamos con la primera familia santa: "La Sagrada Familia". Trasladémonos al 25 de diciembre, a la ciudad de Belén. Hallamos a una madre, María, a un padre, José, y a un pequeño niño que acaba de nacer, Jesús. José y María contemplan a su niño y comparten la felicidad de ser padres con unos pastores y reyes magos que vienen a conocer al niño y que le traen regalos -oro, incienso y mirra-. Jesús, María y José son la Sagrada Familia, y para nosotros como cristianos, ellos son nuestro modelo a seguir para hacer de nuestra familia un hogar santo.

María, como toda mujer, debió realizar las mismas tareas que cualquier mamá: dar de mamar, cambiar pañales, cuidar el sueño del pequeño Jesús, preocuparse de las labores domésticas, atender a José cuando llegaba al hogar después de una intensa jornada de trabajo. No sólo compartió las alegrías de este Niño, también debió compartir su sufrimiento: primero, debió aprender a ser padre y madre cuando quedó viuda, aunque el verdadero padre de Jesús era Dios, debió vivir en silencio y con mucho dolor las criticas que le hacían a Jesús y ver cómo lo crucificaban, pero al mismo tiempo fue testigo de la mayor felicidad al saber y ver, que su hijo había resucitado.

María, fue una mujer especial, que supo acatar los mandatos de Dios, sin poner quejas ni resistencia; al contrario, colocó todo su amor para cumplir lo que Dios le había mandado.

luigi y maria q.jpgRasgos de Santidad

En la Homilía celebrada en la ceremonia de beatificación, el Papa señaló, que "la existencia del hombre está orientada al encuentro con Dios" y esto se manifiesta claramente en este matrimonio italiano de la primera mitad del siglo XX.

Si nos preguntamos cuáles son las huellas que nos hacen ver en este matrimonio rasgos de santidad, observamos que muchos de ellos son aplicables a las familias cristiana, pero la diferencia está en el amor a Dios:

- El matrimonio ha sido establecido por Dios. La Biblia enseña que Dios después de haber creado a Adán, dijo: "No es bueno que el hombre esté solo. Hagámosle una compañera semejante a él" (Gn. 2,18) y añade "por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y vendrán a ser los dos una sola carne" (Gn. 2,24).

Luigi Beltrame nació en Catania, en el sur de Italia, el 12 de enero de 1880 y María en Florencia el 24 de junio en 1884. Los dos fueron criados en el seno de una familia católica y desde pequeños practicaron fervientemente su fe, asistiendo todos los domingos a Misa y participando de los sacramentos. Se conocieron en Roma, en 1899, cuando eran adolescentes y al poco tiempo, iniciaron su noviazgo. El 25 de noviembre de 1905 se casaron en la basílica romana de Santa María Mayor.Estuvieron casados durante cincuenta años.

Eran una pareja normal con las aficiones típicas de la clase media romana desde la política hasta la música, que se apoyaban el uno en el otro para sacar adelante a sus cuatro hijos. No fundaron ninguna orden religiosa, ni tuvieron experiencias místicas, pero convirtieron su trabajo en servicio habitual a los demás y volcaron todo su cariño en la vida familiar. La santidad de ambos creció en pareja -antes de casarse Luigi no vivía su fe cristiana con especial fervor-.

- La fidelidad es un gran valor humano y una gran virtud que hace posible el despliegue auténtico de la personalidad y la felicidad familiar. Uno de sus hijos, Cesare, recuerda que cuando su padre se iba de viaje a Sicilia, era suficiente que llegara a Nápoles para que enviara un mensaje a María, en el que contaba a su mujer lo mucho que la echaba de menos.

- La fertilidad es la bendición original dada por Dios al hombre y a la mujer. Es un don divino, como también lo es la maternidad, y no es solo asunto de la mujer, es una realidad que debe ser vivida en conjunto con el padre y la madre. En los primeros cuatro años de matrimonios nacieron tres hijos: Filippo (1906),Cesare(1909)y Stefania (1908-1993), pero en 1913, la joven familia atravesó un momento doloroso y bastante incierto cuando el cuarto embarazo de María tuvo serias complicaciones y los médicos pronosticaban que no sobreviría al parto, ni tampoco el hijo que llevaba en su vientre. Aunque los doctores manifestaron que un aborto podría salvar la vida de María, ésta consultando con su esposo, decidió confiar en la protección divina de Dios. Y, si bien es cierto el embarazo fue duro, tanto madre e hijo milagrosamente sobrevivieron. Esta experiencia llevó a toda la familia a consolidar su vida de fe y trabajar duro por sus anhelos de santidad. Y fue así, como nació en 1914 Enrichetta.

Luigi y María, hicieron de su familia una auténtica iglesia doméstica, abierta a la vida, a la oración, al testimonio del Evangelio. Prueba de ellos es que de los cuatros hijos que tuvieron, tres de ellos tomaron el camino del sacerdocio o la vida religiosa: Filippo(padre Tarcisio),Cesare (padre Paulino) y Stefania (Sor María Cecilia).

- La espiritualidad. Los beatos esposos, inspirándose en la palabra de Dios y en el testimonio de los santos, vivieron una vida ordinaria de modo extraordinario. En medio de las alegrías y las preocupaciones de una familia normal, supieron llevar una existencia extraordinariamente rica en espiritualidad. En el centro, la Eucaristía diaria, a la que se añadían la devoción filial a la Virgen María, invocada con el rosario que rezaban todos los días por la tarde, y la referencia a sabios consejeros espirituales. Así supieron acompañar a sus hijos en el discernimiento vocacional, entrenándolos para valorarlo todo "de tejas para arriba", como simpáticamente solían decir.

luigi y maria q1.jpgSegún Cesare "Entre papá y mamá se dio una especie de carrera en el crecimiento espiritual. Ella comenzó en la parrilla de salida, pues vivía ya una intensa experiencia de fe, mientras que él era ciertamente un buen hombre, recto y honesto, pero no muy practicante. A través de la vida matrimonial, con la decisiva ayuda de su director espiritual, también él se echó a correr y ambos alcanzaron elevadas metas de espiritualidad. Por poner un ejemplo: mamá contaba cómo, cuando comenzaron a participar diariamente en la misa matutina, papá le decía "buenos días" al salir de la iglesia, como si sólo entonces comenzara la jornada".

- La caridad es el alma de la santidad, hace más aceptable la renuncia, más ágil el combate espiritual, más generosa. La pareja era conocida en círculos de iglesia por su ayuda a disidentes políticos bajo el fascismo. Fueron miembros de numerosas organizaciones caritativas y sociales auspiciadas por la iglesia. Luigi fue vice-abogado general del Estado italiano, amigo personal de muchos de los políticos que, después de la Segunda Guerra Mundial, impulsaron el renacimiento de Italia tras el fascismo de Musolini, como Alcide de Gasperi o Luigi Gedda. Y María, era profesora y escritora de temas de educación; estuvo comprometida en varias asociaciones, como la Acción católica Femenina, y trabajó como voluntaria asistiendo a los etíopes en dicho país durante la segunda guerra mundial.

Seguramente, hay más rasgos de santidad que podríamos encontrar en este matrimonio, sin embargo lo importante hoy en día, es defender el matrimonio y vivirlo bajo el alero de Dios, y no olvidar que desde el momento que recibimos el sacramento ante el altar, Dios toma nuestros corazones y lo funde en uno solo para que corramos en un mismo sentido y dirección. Y que con esa gracia que recibimos, seamos capaces de construir nuestra propia iglesia doméstica, la cual nos ayudará a ser fuertes en la fe en Cristo.

Actualmente, la Congregación para la Causa de los Santos, señala que existe otra pareja de esposos que podrían ser elevados a los altares: Louis y Zeile Martín, los padres de Santa Teresa de Lisieux. Esto nos enseña, que como católicos, debemos seguir contemplando la imagen de la Sagrada Familia, para que ablande nuestros corazones e ilumine nuestra fe, para constituir no solo un matrimonio santo sino un hogar santo.

Bibliografía:
http://www.aciprensa.com/testigosdefe/beltrame.htm
http://www.aciprensa.com/testigosdefe/beltrame.htm
www.iglesia.org/articulos/santos/b_lym_betrameq.php

 

Entradas recientes

Violencia Intrafamiliar Ante Los Tribunales De Familia
Por Ingrid Jiménez El procedimiento de violencia intrafamiliar se encuentra regulado en la Ley Nº19.968. Será competente para conocer de…
en Todo Mujer
Declaración de Bien Familiar
Por Ingrid Jiménez La declaración de un bien en familiar tiene por objeto proteger a la familia asegurándoles a sus…
en Todo Mujer
Breve Análisis del Estado Social
Por: Ingrid Jiménez Meza Abogada El programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (2014-2018), señala dentro de sus objetivos:…
en Todo Mujer